13/06/2019
Comenzó la temporada de langostino 2019

Luego de idas y vueltas en una prospección que no arrojó resultados uniformes, el Consejo Federal Pesquero decidió dar inicio hoy a la pesca del crustáceo en aguas nacionales en tres subáreas: una al norte de Puerto Madryn y otras dos que se ubican de Camarones hacia el sur. Se requerirá uso de artes selectivas para un área pero nadie garantiza el cumpliento.

Revista Puerto - Langostino 01
Por Karina Fernández

Los datos que arrojó la prospección de langostino, a diferencia de lo que ocurrió en otros años, fueron dispares. Mientras algunos barcos no registraron capturas, otros obtuvieron magros resultados con ejemplares de tamaño muy chico y otro grupo buenos rendimientos con ejemplares de buen porte. Un área demasiado grande para ser abarcada por 41 barcos, sumando a ello malas condiciones climáticas, dificultó la tarea de los investigadores que debieron arribar a una conclusión respecto de las zonas que podrían ser habilitadas sin poner en riesgo el langostino ni la merluza hubbsi como especie acompañante. El Consejo Federal Pesquero decidió dar inicio a la temporada habilitando tres subáreas; en una de ellas será obligatorio el uso de artes selectivas dada la alta presencia de merluza en las capturas, pero esta limitante no garantiza la reducción de bycatch y descarte, dado que la autoridad no tiene capacidad de control.

Se comenzó la temporada 2019 dando apertura a una reducida zona: la subárea 4B al norte de Puerto Madryn en el cuadrante que se encuentra entre el paralelo de 42º y 43º S sobre el meridiano de 60º O; la subárea 3A, a la altura de Camarones, sobre el meridiano de 62º y la subárea 5A afuera del Golfo San Jorge entre los meridianos de 62º y 63º Oeste. En este último caso se exigirá el uso de dispositivos de selectividad, algo que difícilmente estén las autoridades en condiciones de controlar.

Como ya habíamos adelantado, en algunas de las áreas prospectadas, especialmente aquellas a las que pueden tener acceso los fresqueros, se había dado la situación de presencia de langostino pero con un mayor tiempo de arrastre y con un nivel de bycatch considerable. El área A5 es la más cercana a la costa y es a la que seguramente se dirigirá ese estrato de flota que hasta ahora no ha sido obligada a llevar siquiera observador a bordo.

El nivel de bycatch de merluza en el área A5 fue del 46% durante la prospección; pero a partir de datos de último momento se confirmó que habría bajado al 25%. Como seguía siendo superior al permitido se accedió a exigir el uso obligatorio de artes selectivas para contar con el apoyo del Representante de Medio Ambiente.

El control del uso de artes selectivas en ese contexto parece una mera excusa para dejar contentos a todos. Según se informó a la Prefectura ningún barco que despache con destino al área A5 podrá hacerlo sin dispositivo Disela II o Hargril, pero no habrá quien controle su uso a bordo, con lo cual la efectividad de la medida es muy baja o nula.

Desde el INIDEP habían sugerido a las autoridades que una vez que los barcos se encuentren en la zona de pesca se fuera evaluando la posibilidad de dar apertura a otras áreas o incluso ir cerrando algunas de estas para preservar juveniles o evitar la captura de merluza. Pero eso solo será posible si se da estricto cumplimiento al embarque de observadores y se toman decisiones bajo criterios precautorios con agilidad.

Sin un sistema de control efectivo en marcha, al menos por ahora, desde el Consejo Federal Pesquero contemplaron la opción de solicitarle al INIDEP que realice una nueva prospección para determinar la apertura de otras zonas, pero no hubo acuerdo por el momento.  Es evidente que este año se requerirá de conocimiento e inteligencia para administrar exitosamente el langostino. Hasta ahora ha sido sencillo, porque el recurso pudo suplir las falencias con abundancia.

Mañana el Consejo volverá a reunirse y se espera que pueda definir algunos aspectos de relevancia como los controles, el embarque de observadores en la flota fresquera y la puesta a disposición de los Consejeros, de forma inmediata, de la información científica del INIDEP para poder tomar resoluciones con la agilidad que el recurso requiere.

Hasta ahora, lo que ha demostrado la autoridad de aplicación es que cuando los informes le son adversos, especialmente aquellos que afectan a la provincia de Buenos Aires, se ocultan y se toma conocimiento de ellos cuando ya no se está a tiempo de evitar manejos irresponsables. Este es uno de los mayores temores que tienen hoy los armadores que se han dedicado históricamente a la captura de langostino: “Los fresqueros entraron por la ventana y se van a cargar el recurso”, es la frase que más se ha escuchado en el último tiempo.