20/06/2019
Con más recaladas de barcos se exportó menos desde Mar del Plata

En los primeros cinco meses del año hubo 26 escalas de barcos de contenedores que cargaron 35 mil toneladas rumbo al exterior. El año pasado habían sido casi 47 mil toneladas, en 18 escalas. Menos calamar e incentivos. Nuevo escenario con Terminal Portuaria habilitada.

Revista Puerto - Comercio exterior MdP 01
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Más buques portacontenedores para remover menos carga. A grandes rasgos con esa ecuación podría resumirse el movimiento del comercio exterior en Mar del Plata en los primeros cinco meses del año.

Entre enero y mayo de 2019 llegaron al puerto 26 barcos pertenecientes a las navieras Maersk y MSC, las dos que periódicamente ingresan a la terminal marítima desde hace cuatro años, cuando se terminó de regularizar el servicio tras la obra del dragado con los equipos chinos de 2014 y las tareas complementarias a bordo de las dragas Mendoza y Victory I en 2015, que profundizaron el área de maniobras y la celda frente al muelle de ultramar.

En esas escalas subieron a la bodega del Paul Russ y el Algol, los buques que dispuso Maersk en esta ruta y el Lena de MSC, 2.687 Teu que representan 35.154,76 toneladas. En tanto las importaciones registraron 1.287,2 toneladas (140 Teu).

Las cifras fueron difundidas por Terminal de Contenedores 2 (TC2) el operador logístico sobre el muelle 2 encargado de prestar el servicio a ambas navieras en los dos predios que acaba de habilitar el Consorcio Portuario como Terminal Portuaria.

En el mismo período del año pasado las escalas de los barcos habían sumado 18 pero generaron un mayor movimiento de la carga removida. Entre enero y mayo de 2018 se exportaron desde el puerto local casi 47 mil toneladas y se importaron 3.458 toneladas.

El calamar parece explicar todos los números. El año pasado hubo mayor abundancia pero también desde el operador logístico repitieron un esquema de bonificaciones e incentivos a las empresas poteras que vaciaban sus bodegas en Mar del Plata y completaban contenedores para exportarse desde el muelle de ultramar.

Este año faltó calamar pero también los incentivos para que la flota potera se arrime a descargar a Mar del Plata. Mientras se desarrolló la zafra se mantuvo el cortocircuito entre el operador y la autoridad portuaria que terminó con la habilitación de los predios para Hipoute SA, una de las empresas de TC2.

Los vientos de cambio soplaron enseguida. En una de las últimas escalas del Lena, además de productos de origen pesquero congelado también se exportó kiwi y parrillas ensambladas rumbo a España, y productos químicos de la empresa Materia hacia México.

“Será difícil repetir los números del año pasado cuando removimos más de 110 mil toneladas desde la terminal pero lo intentaremos”, dijo Emilio Bustamante, uno de los directores de TC2.

“Sigue habiendo mucha carga que sale por camión para la Autovía, no hay políticas que estimulen el transporte marítimo pero seguiremos trabajando para diversificarla y ampliarla todo lo que podamos”, anticipó el directivo.