04/07/2019
Error humano provocó colisión de buques en la rada de Madryn

Los congeladores Codepeca III y el Puente San Jorge protagonizaron un abordaje en la madrugada del miércoles. No hubo heridos ni consecuencias personales en ambas tripulaciones. El oficial de puente de uno de los barcos admitió haberse quedado dormido.

  • Revista Puerto - abordaje Codepeca III y Puente San Jorge - 02
  • Revista Puerto - abordaje Codepeca III y Puente San Jorge - 03

    El Puente San Jorge también atracó en el muelle Piedra Buena.

  • Revista Puerto - abordaje Codepeca III y Puente San Jorge - 04

    Descargan la materia prima del Codepeca III.

Por Nelson Saldivia

Los buques pesqueros Codepeca III (MN 0506) y el Puente San Jorge (MN 0207), ambos congeladores tangoneros, protagonizaron un abordaje mientras permanecían en la rada de Puerto Madryn a resguardo del temporal de viento que azota la región patagónica.

Alrededor de las 3:40 AM de este miércoles, el barco Codepeca III impactó con el puente de mando, sobre su banda de babor, con uno de los tangones que tenía desplegado el Puente San Jorge. El arte de pesca ingresó a la cabina del otro y al engancharse ambas embarcaciones, el Codepeca III termina impactando con su proa en la popa de la otra embarcación.

A consecuencia de la colisión, el primero sufrió averías importantes en el puente con rotura de la estructura de la cabina, daños en la timonera y gran parte de los instrumentales. En tanto, el Puente San Jorge quedó con uno de sus tangones inutilizable por la torsión que generó el impacto sobre el arte de pesca.

El Codepeca III es un barco de 38 metros de eslora, propiedad de la empresa Pesquera Olivos S.A., del Grupo San Isidro, mientras que el Puente San Jorge de 36 metros de eslora pertenece a la firma Altamare S.A., ambas empresas de Puerto Madryn.

A raíz de la colisión, la Prefectura Naval Argentina inició las actuaciones de rigor y las dos embarcaciones fueron llevadas al muelle Comandante Luis Piedra Buena para la realización de peritajes y evaluaciones de daños. En ambos casos las averías serían sobre la obra muerta del barco, es decir sobre su línea de flotación.

A partir del sumario iniciado por la PNA en el marco del Reglamento Internacional para Prevenir Abordajes (RIPA), para deslindar responsabilidades del siniestro que solo arrojó daños materiales, sin que ninguno de los miembros, de las dos tripulaciones, sufrieran ningún tipo de lesiones, se llevó a cabo la toma de declaraciones del personal que estaba en las guardias de los dos congeladores tangoneros.

El oficial de puente del pesquero Codepeca III declaró que se durmió durante su guardia, y esa distracción fortuita fue la causal del abordaje, al tiempo que afirmó que el funcionamiento del barco y sus instrumentales estaban en óptimas condiciones.

Los peritajes de rigor para aplicación de la cobertura de los seguros y los trabajos de reparación de los dos barcos demandarían varias semanas, por lo que perderán parte de la temporada en aguas nacionales. Ayer, en el muelle Piedra Buena empezaron a desembarcar el langostino de sus bodegas para acelerar los trabajos de reparación. Al cierre de esta edición permanecían alrededor de 70 buques en el Golfo Nuevo y de a poco comenzaban a volver a zona de pesca, ya que empezaba a bajar la intensidad de los vientos.