05/07/2019
La pesca en el nuevo mapa productivo de Mar del Plata

La industria pesquera ocupa un rol menos preponderante de lo imaginado aunque el puerto es el sector con mayor concentración industrial. Innovación tecnológica, financiamiento propio y dificultades para encontrar personal calificado, algunas características comunes a todas.

Revista Puerto - Puerto de Mar del Plata - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

El mapa productivo marplatense fue elaborado a partir de encuestas por miembros de la Universidad Nacional para el Consejo Federal de Inversiones a solicitud de la Provincia de Buenos Aires con el objetivo de caracterizar la estructura productiva industrial del Partido de General Pueyrredon, analizar la distribución territorial de las empresas industriales y obtener información actualizada sobre su situación productiva.

El trabajo se realizó en dos etapas el año pasado con la identificación de 1220 empresas industriales radicadas en el Partido, donde el 62% tienen hasta cinco empleados y el 33% restante tiene hasta 50 empleados. El 2% tiene más de 50.

El único punto que llama la atención es el porcentaje de ese total que corresponde a la actividad pesquera, apenas el 14%. Lo preponderante son las industrias de alimentos y bebidas, con el 36%; y metalmecánicas con el 9%.

En las zonas de mayor concentración industrial el puerto cobra más relevancia. Luego el mapeo sigue un eje urbano marcado por las avenidas Juan B. Justo y Champagnat, en tanto se observa otra pequeña concentración en el Parque Industrial.

En una segunda etapa se sumaron empresas de tecnología y se extrajo una muestra representativa de 575 firmas industriales a partir de la realización de 296 encuestas que tuvieron una tasa de respuesta del 74%.

El informe revela que el 72% de las empresas son familiares, el 7% pertenece a un grupo económico y el 95% de las empresas locales cuenta con capital accionario nacional.

Las empresas industriales locales no tienen un fuerte vínculo con el exterior. Solo el 23% dijo exportar en los últimos 12 meses, aunque el 82% lo realiza en forma continua y el principal destino es Brasil. Un 65% reveló que el principal problema para exportar reside en los altos costos de transporte y logística. Luego mencionan la importancia de acceder a insumos mejores y más baratos y por último, a la necesidad de aumentar la capacidad operativa.

El 73% de las firmas realizó inversiones en los últimos 3 años; el 61% aseguró que fue para aumentar la capacidad productiva y modernizar la maquinaria que interviene en los procesos productivos. El 70% consideró que sus herramientas son modernas.

Un dato que se destaca en el estudio es que entre 2015 y 2018 aumentó la capacidad productiva instalada entre las empresas industriales del Partido, anticipándose a un aumento de la demanda que no se produjo.

“Así, la capacidad instalada utilizada (CIU) en 2018 es, para el promedio de las empresas, del 69%, mientras que en el año 2015 era del 76%. Un 40% de las empresas está operando con la misma CIU que hace tres años”, señala el documento en el que se presentaron los resultados.

Las firmas industriales locales se financian fuera del sistema bancario, que ofrece tasas exorbitantes. El 87% aseguró que usa fondos propios para financiar inversiones productivas. “El crecimiento en base a recursos propios encuentra límites y por ello la importancia de desarrollar y facilitar el acceso a otras fuentes de financiamiento para las PyMEs”, señala el informe al respecto.

Por último, la innovación parece marcar cierta tendencia. El 32% de las empresas desarrolló un producto nuevo en el último año y el 29% ha mejorado al menos uno de sus productos. El 84% del total de las empresas reconoció que la demanda de los clientes es el principal factor que los motiva a diversificar producción.