04/07/2019
Presentaron documento del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea

Convocadas por el presidente Mauricio Macri, unas cincuenta cámaras empresarias asistieron a la presentación. Se confirmó la liberación de aranceles para algunos productos desde la entrada en vigencia que incluyen a la pesca y anunciaron un fuerte apoyo a las PyMEs. Los empresarios piden soluciones a problemas de fondo.

Revista Puerto - Empresarios con Presidente Macri - 02
Por Karina Fernández

El presidente Mauricio Macri recibió al sector empresario en la Quinta de Olivos. Unas cincuenta cámaras que representaron los sectores industriales y productivos del país, fueron convocados para conocer en rasgos generales los alcances  del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea. Por el sector pesquero estuvieron presentes CAPECA y CAIPA. Durante el encuentro se anunció que habrá un fondo específico de la UE para PyMEs de Argentina y el Mercosur. El canciller Jorge Faurie y el ministro Dante Sica hicieron una presentación general del acuerdo y escucharon los planteos de los presentes. Desde el sector empresario plantearon cuatro puntos a solucionar en los campos laboral, jurídico y económico para poder pensar en el éxito del acuerdo. Para profundizar en los detalles se realizarán reuniones por sector.

“El acuerdo Mercosur-Unión Europea es mucho más que un acuerdo comercial: es un avance estratégico para lograr una economía competitiva y dinámica y, con esto, promover grandes objetivos como impulsar la economía, generar empleo de calidad y reducir la pobreza”, comunicó Cancillería mediante un documento que resumió los alcances del acuerdo sobre el que se basó la presentación que hicieran ayer ante el sector empresario nacional.

“La UE es un mercado con 500 millones de habitantes que representa el 20% de la economía mundial, es el primer inversor con un stock que supera el 30% de las inversiones globales e importa el 17% del total de las compras mundiales de bienes y servicios”, informaron desde el gobierno. A su vez destacaron que el acuerdo “no solo permitirá igualar las condiciones de acceso que gozan los competidores”, sino que también les “otorgará acceso preferencial de una escala o profundidad que la Unión Europea no otorgó jamás a un socio comercial”.

A partir de la entrada en vigencia del acuerdo, la UE elimina los aranceles para el 92% de las exportaciones del Mercosur y otorga acceso preferencial para otro 7,5% (cuotas y otras modalidades de acceso que no implican eliminación total de aranceles). Menos del 1% quedó excluido. En contrapartida, el Mercosur eliminará aranceles para el 91% de las importaciones desde la UE y dejará excluido un 9% de productos sensibles de nuestro bloque, informaron.

Señalaron que con el acuerdo se reducirán las inspecciones físicas y se establecen criterios claros para una operatoria comercial simplificada, indicando a la vez que se reducirá la discrecionalidad al establecer compromisos de transparencia en cada capítulo y previendo sistemas de consultas.

Desde el gobierno aseguraron que se incrementarán y diversificarán las exportaciones de las economías regionales al mejorar las condiciones de acceso de varios productos. En el caso de los productos de pesca, los aranceles en la actualidad van del  8 a 15%. La liberación arancelaria se realizará para algunos productos desde la entrada en vigencia del acuerdo mientras que para otros la quita será paulatina y se completará dentro de siete años.

Los funcionarios confirmaron que habrá arancel cero desde la entrada en vigor del acuerdo para la merluza hubbsi congelada entera y filets;  las vieiras y  los calamares. En cuanto al langostino se vería beneficiado con el restablecimiento de las condiciones que tenía bajo el Sistema Generalizado de Preferencias europeo, del que fuimos excluidos hace cinco años.

En 2013 Europa excluyó a la Argentina del Sistema Generalizado de Preferencias europeo (sistema de aranceles más bajos otorgados unilateralmente por la Unión Europea a países de menor desarrollo). Esto afectó principalmente a bienes exportados por Argentina como biodiesel, aceite de soja, langostinos, uvas frescas, naranjas, mandarinas, aceite de girasol, carne caballar, pescados, calabaza y tabaco. El acuerdo permitirá restablecer las condiciones de ingreso para estos productos y así recuperar USD 600 millones de exportaciones, se expuso en el resumen del acuerdo”, señala el documento.

En cuanto a las medidas sanitarias y fitosanitarias, anunciaron que se acordó la creación de un mecanismo de consultas bilateral en materia sanitaria y fitosanitaria “que permitirá resolver problemas comerciales en forma expedita, preferencial y periódica”. Además, “se crearon diálogos especializados en temas centrales como la biotecnología y la inocuidad alimentaria”, informaron.

“Oportunidades para las PyMEs”. Así titularon el apartado en el que se informa que el acuerdo contará con una sección específica destinada a las pymes, “cuyo objetivo es alentar su participación en el comercio mundial y ayudarlas a beneficiarse de las oportunidades creadas por el acuerdo”.

“El acuerdo prevé desarrollar programas que faciliten la integración de las pymes en cadenas globales de valor, proveer asistencia técnica en las áreas de reglamentos técnicos, normas, evaluación de la conformidad, acreditación, metrología; facilitar la participación de las pymes en los procedimientos de compras gubernamentales y acceso a la información sobre los requisitos de contratación y promover la cooperación a través de la asistencia técnica, joint ventures, transferencia de conocimientos y tecnología”, indica el documento.

“Al comprarnos más, vamos a tener que producir más. Ahí tenemos un desafío: para producir más vamos a necesitar más trabajadores, más empresas, más PyMES, más inversión”, indicaron desde el gobierno.

Al finalizar la reunión en Olivos, Gerardo Díaz Beltrán, presidente de CAME, le confirmó al El Cronista que “va a haber un fondo específico de la UE para las pymes de la Argentina y el Mercosur. Es en general, no por rubro y el objetivo es nivelar y que haya competitividad de las PyMEs del Mercosur”.

De la reunión participaron más de cien empresarios; por lo tanto no hubo espacio para despejar dudas. Sin embargo hubo una serie de puntos en los que la mayoría concordó y hubo acuerdo en que se tiene que trabajar para poder pensar en los beneficios del acuerdo.

Resolver los problemas de financiamiento de los sectores productivos y especialmente de los industriales fue uno de los puntos básicos. La revisión de los convenios colectivos de trabajo y políticas de Estado que generen mayor formación para un empleo calificado, fueron considerados clave. También se refirieron a la necesidad de estructurar un orden jurídico que allane el desarrollo. Por último, los empresarios les comunicaron a los voceros del gobierno que si no se solucionan los problemas inflacionarios y la inestabilidad cambiaria, es imposible pensar en el éxito del acuerdo.