01/08/2019
Clausura y decomiso en establecimiento clandestino

El Departamento Pesca de la Municipalidad de General Pueyrredon intervino en un predio ubicado Bermejo al 1160. Secuestraron más de una tonelada de pescado.

  • Revista Puerto - Clausuran planta clandestina en Mar del Plata - 02
  • Revista Puerto - Clausuran planta clandestina en Mar del Plata - 03

Inspectores del Departamento Pesca de la Municipalidad del Partido de General Pueyrredon clausuraron en la mañana del miércoles un establecimiento ubicado en Bermejo al 1160 donde se realizaban tareas de fileteado de pescado sin contar con habilitación municipal y sin las condiciones higiénico sanitarias básicas para desarrollar la actividad.

Tras el operativo el personal municipal secuestró y decomisó 30 cajones de 30 kilos de merluza entera, 20 cajones con 30 kilos de pescados varios y 12 cajones de 20 kilos de filet de merluza preparados para enviar al mercado interno.

“El destino final de toda la mercadería decomisada fue la fábrica de harina de pescado  Agustiner SA en la jurisdicción del puerto”, informó el Departamento Pesca a través de un comunicado.

No es la primera vez que la Municipalidad interviene en este tipo de establecimientos que funcionan sin habilitación, en lugares impropios para el desarrollo de una industria en que se manipulan alimentos, en condiciones precarias tanto para el tratamiento de la materia prima como para los propios trabajadores.

En alguno de ellos, luego de la clausura, el emprendimiento volvió a funcionar a las pocas cuadras, en las mismas condiciones y bajo los mismos parámetros de la precariedad más absoluta.

“El procesado de productos alimenticios en lugares como el que se clausuró pone en riesgo la salud de la población debido a que no se cumplen las normas exigidas para el manipulación, procesado y conservación del producto alimenticio que es altamente sensible a la perdida de la cadena de frío. Además de la falta de higiene, vestuarios y baterías sanitarias adecuadas”, aseguró el comunicado.

En ese sentido reportaron que la existencia de estos sitios “que buscan instalarse en lugares abandonados o en viejas plantas cerradas genera perjuicios a los vecinos por los vuelcos a la red cloacal sin tratamiento previo”.

También los industriales legalmente constituidos han planteado a las autoridades la proliferación de este tipo de establecimientos que representa una competencia desleal en la producción de pescado para mercado interno.