07/08/2019
Datos económicos oficiales de la pesca argentina

En el primer semestre del año los desembarques aumentaron casi un 9% respecto de igual período del año pasado. La especie que muestra mayor crecimiento es la merluza hubbsi. Las exportaciones acumuladas a mayo no muestran variaciones en el volumen pero sí en el ingreso de divisas que cayó un 3%.

Revista Puerto - Calamar - 02
Por Karina Fernández Fotos de archivo

En el informe de coyuntura del mes de junio se brindan datos sobre los desembarques registrados oficialmente hasta el 30 de ese mes. La merluza hubbsi es la especie que más creció en desembarques, mientras el langostino y el calamar illex bajaron respecto del mismo periodo del año pasado. Las exportaciones analizadas hasta el 31 de mayo no tuvieron variaciones en cuanto al volumen pero sí se registró una baja en el ingreso de divisas. En este caso también fue la merluza hubbsi una de las pocas especies que registraron alzas en las ventas; el langostino, en cambio, sufrió una leve baja al igual que el calamar. En el caso del illex se destaca que el 92% del total vendido salió del país sin ningún tipo de procesamiento.

En el primer semestre los desembarques aumentaron un 8,8%, sostenidos especialmente por la merluza hubbsi. También aumentaron otras especies mientras el calamar y el langostino bajaron las capturas. En total se declararon 412.730 toneladas del 1 de enero al 30 de junio.

De merluza hubbsi en todas las áreas habilitadas para la pesca se han capturado 169.661 toneladas, un 32% más que el año pasado. Los desembarques que aumentaron considerablemente fueron los provenientes del sector Sur, que tuvo un crecimiento del 52% con sus 143.221 toneladas declaradas.

El langostino tuvo una baja en los desembarques del primer semestre del 8,6% respecto del año pasado, llegándose al 30 de junio con 75.669 toneladas. El calamar también tuvo un desempeño más bajo, las 93.786 toneladas registradas representan una caída del 13% frente a las cifras de 2018.

La merluza negra tuvo mejores capturas en comparación con el mismo período del año pasado: se llevan descargadas 2.177 toneladas cuando en 2018 para esta época se habían declarado 1.762 toneladas. Por el contrario el abadejo, sobre el que pesan medidas restrictivas de captura, ha bajado los desembarques un 48%, registrándose 1.440 toneladas desembarcadas.

De corvina blanca se llevan descargadas 7.721 toneladas y más de la mitad se obtuvo en la Zona Común de Pesca; esta cifra representa un crecimiento del 5% comparando con 2018. Las rayas, sobre las que existen restricciones de acceso, disminuyeron los desembarques en un 34,5%.

En el caso de la vieira se observa un crecimiento en las capturas del último mes que repercutió en la cifra total en un aumento del 15%; al 31 de junio se desembarcaron 2.408 toneladas. Los desembarques de centolla también crecieron, a razón de un 5% con 1.452 toneladas; y por último los de merluza de cola han mostrado una importante alza del orden del 58,5%, desembarcando 24.855 toneladas.

Distribución de desembarques por flota y puerto

El análisis que realizan los responsables de Economía de la Subsecretaría de Pesca, muestra que la flota congeladora arrastrera es la que más ha crecido en la participación de las capturas, pasando de 59.496 toneladas en 2019 a 93.785 toneladas este año. Para quienes también creció la participación pero en menor proporción fue para los fresqueros, que tienen una diferencia de 14.000 toneladas en comparación con el año pasado. Los costeros, al igual que los tangoneros, se mantuvieron relativamente estables, como el resto de las flotas.

En el puerto de Mar del Plata se desembarcaron 183.034 toneladas; como ya se ha informado en estas páginas, lo desembarcado aumentó en 13.000 toneladas, un volumen poco significativo para modificar la realidad de las plantas procesadoras. En Puerto Madryn se descargaron 54.949 toneladas, en Puerto Deseado 48.926; en Ushuaia 28.590; en Comodoro Rivadavia 14.989 y en Caleta Paula 17.720 toneladas, dándose en todos crecimientos de distintas magnitudes.

Los puertos que redujeron su participación en las capturas fueron Rawson; San Antonio Oeste y Camarones. En estos últimos dos casos, la caída fue de casi un 50% respecto de los desembarques en igual período del año pasado. El retraso de la temporada de langostino podría explicar las bajas, especialmente en Camarones, donde al 31 de junio se llevaban desembarcadas 2.972 toneladas.

Exportaciones de mayo

El informe de coyuntura muestra que al 31 de mayo se llevaban vendidas 210.173 toneladas por un valor de 780.258.000 dólares, lo que representa un crecimiento de solo el 0,3% en volumen y una caída en recaudación del 2,9% respecto de igual período del año pasado.

El único producto de relevancia que tuvo un aumento en las exportaciones fue el filet de pescado. Creció un 24% en volumen y un 22% en dólares; se llevan vendidas 34.104 toneladas por 110.555.000 dólares. El pescado congelado no fileteado creció en volumen de ventas un 6% pero cayó en recaudación un 5,5%. El resto de los productos sufrió bajas en mayor o menor medida.

De crustáceos se vendieron 48.465 toneladas que representan una caída del 1,8%. Por esta partida ingresaron al país 351.225.000 dólares, lo cual implica una baja del 1,3% en recaudación. De moluscos se exportaron 81.191 toneladas por 211.665.000 dólares, una caída del 6% en toneladas y del 11,4% en divisas.

En la descripción por especie y producto se observa que las ventas de merluza hubbsi no fileteada aumentaron un 41% en volumen y un 30% en dólares debido a una caída del precio del 8%. Los filets, en cambio, aumentaron en toneladas un 28% y un 31% en recaudación gracias al aumento del precio en un 2,4%. En total se llevan exportadas 39.127 toneladas por 101.703.000 dólares, lo que arroja un crecimiento del 30,6% en volumen y del 29% en divisas.

De langostino se llevan vendidas 47.371 toneladas por 332.539.000 dólares, lo que representa una caída en volúmenes del 2% y del 1,5% en divisas, gracias al aumento del valor promedio de las colas. De langostino entero se exportaron 23.163 toneladas por 142.757.000 dólares, mientras que de colas u otras presentaciones distintas al entero, 24.209 toneladas por 189.782.000 dólares.

El calamar illex registra ventas por 79.975 toneladas y 197.173.000 dólares, cifras que representan una caída del 5,3% en volumen y del 8,7% en dólares, dado que el precio promedio bajo un 3,5%. El 92% del calamar vendido al exterior salió del país sin procesar.

En el acumulado de exportaciones de merluza de cola se registran 2.270 toneladas por 5.573.000 dólares, evidenciando una caída del 28% respecto del año pasado en el período analizado. De merluza negra se vendieron 1.635 toneladas por 32.088.000 dólares; si bien aumentó el volumen un 21% la recaudación cayó un 4,9%, producto de una baja en el precio promedio del 21,4%. En el caso de la centolla las 1.094 toneladas vendidas por 18.685.000 dólares equivalen a un aumento en volumen del 10,8% y un 3,5% en dólares. La diferencia también se explica por la caída del precio promedio de casi el 7%.