26/08/2019
Desde el SOMU piden más inclusión de mujeres en buques pesqueros

La Secretaría de la Mujer del gremio busca terminar con la segregación ocupacional, basada en estereotipos de género que no se corresponden con la realidad actual y cumplir con la introducción de la figura femenina en forma participativa sin distinción de sexo.

Revista Puerto - SOMU - Mujeres marineras

Mariel Betina Santillán, secretaria Nacional de la Mujer del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), envió cartas a las cámaras empresarias CEPA, CAPECA, CAPA, CAPIP, CARPROPES y a las empresas Argenmar y Estremar solicitando una mayor inclusión de la mujer. Pide se contemple la posibilidad de otorgar más plazas femeninas en los buques pesqueros, ya que las leyes de capacitación marítima nacional e internacional no discriminan por sexo, sino que apuntan a un trato igualitario para hombres y mujeres, brindándoles la misma formación y capacitación con idénticas obligaciones y responsabilidades.

En el documento se destaca que en tratados internacionales, de la OIT, en la Constitución Nacional, en las leyes laborales, convenios colectivos de trabajo y en la Prefectura Naval Argentina ya se incluye la figura femenina en forma participativa sin distinción de sexo.

Lo que la Secretaria Nacional de la Mujer busca es terminar con la segregación ocupacional, basada en estereotipos de género que no se corresponden con la realidad actual. Remarca también que la capacidad de realización de tareas y capacitación profesional para la tarea a bordo, es la misma que para los hombres.

“De igual manera, sostenemos firmemente nuestra convicción de que un marco más equitativo de igualdad de oportunidades redundará en condiciones laborales más seguras para las/los trabajadoras/es marítimas/os, poniendo fin a la discriminación y precarización”, sostienen desde la Secretaría en el escrito.

Mariel Betina Santillán concluye la misiva enviada a los empresarios afirmando que “desde la secretaría mi cargo, somos conscientes de que la inclusión de las mujeres a bordo no se puede hacer compulsivamente, por lo que sugerimos que se las incluya de a una por barco, para ir abriendo poco a poco a sus pares y puedan equipararse en forma laboral como personal, con sus pares masculinos; derribando las barreras existentes en cuanto a capacidades profesionales”.