02/08/2019
El Promarsa III, más cerca de volver a pescar

El Consorcio Portuario de Mar del Plata accedió, tras negociaciones de la empresa Red Chamber y el astillero TPA para que pueda ingresar y ser subido a dique seco. Pero la autoridad portuaria no permite tomar posesión del Promarsa I y el Cabo Vírgenes por una deuda de Alpesca.

Revista Puerto - BP Promarsa III

El Promarsa III ya está en dique seco en TPA.

Por Nelson Saldivia

El buque congelador tangonero Promarsa III (MN 02096) finalmente logró ingresar al puerto de Mar del Plata para su puesta a punto en el astillero TPA, donde se prevé unas últimas reparaciones, para que luego se practiquen las revisiones e inspecciones a fin de obtener todos los certificados de navegación exigidos por la Prefectura Naval.

La demora de más de un mes de la fecha que el barco tenía turno en astillero se debió a que el Consorcio que regula dicho puerto impedía el ingreso del tangonero en reclamo por la deuda que dejó Alpesca, por el uso del muelle de los buques Cabo Vírgenes y Promarsa I, “y en una maniobra extorsiva intentó frenar el atraque del Promarsa III que no mantiene ninguna deuda con ese organismo portuario”, hizo saber la compañía Red Chamber Argentina.

Pero mediante numerosas gestiones, la empresa logró sortear el impedimento del puerto marplatense y después de nueve años sin entrar a dique seco, el barco recibirá las últimas reparaciones que le permitirán volver a Puerto Madryn y sumarse a la temporada de pesca en aguas nacionales.

Esta es la segunda fase de reparaciones del buque tangonero, al que primero le realizaron numerosos arreglos mecánicos y cambios de chapas internas en Necochea. Ahora en Mar del Plata, el astillero TPA completará los trabajos externos para lograr las últimas certificaciones de navegabilidad exigibles por la Prefectura Naval Argentina.

“Mientras Red Chamber Argentina intenta avanzar con la recuperación de la flota de la ex Alpesca, hoy el Consorcio Portuario de Mar del Plata no le permite tomar posesión de los barcos Cabo Vírgenes y Promarsa I, que se encuentran allí desde el año 2013 cuando el grupo Baldino los abandonó antes de vender la fallida empresa a Omar ‘Cura’ Segundo”, explicó RCA en un comunicado.

En este contexto, admiten que “la situación es compleja porque los buques fueron desmantelados en el puerto de Mar del Plata y hoy se encuentran en precarias condiciones que representan un inminente peligro de hundimiento. Es por ello que Red Chamber Argentina junto al gobierno de Chubut trabajan para tomar posesión de los barcos e iniciar su reparación lo antes posible”, anticiparon.