05/08/2019
Esperan mejorar las ventas de langostino a China por el año nuevo

El mercado chino está copado por el vannamei que llega a bajo precio y todavía tienen en stock langostino entero argentino de 2018. Esto afectó la venta y aunque se espera un repunte no se llegará a los niveles del año pasado. En contrapartida las colas para reproceso mantienen buen nivel de exportaciones.

Revista Puerto - Langostino - 02
Por Karina Fernández Fotos de archivo

China no ha dejado de comprar langostino. Por el contrario, ha ingresado más que el año pasado; pero están interesados en el langostino de cultivo, especialmente el de Ecuador, y así lo demuestran las estadísticas: en 2018, desde enero a junio, ingresaron al mercado alrededor de 28.000 toneladas y en el mismo período de 2019 unas 117.000 toneladas.

Una de las explicaciones de este crecimiento está dada por un aumento del 25% de la producción acuícola ecuatoriana en 2019, que permitió superar las 600 mil toneladas. Este es el resultado de una mejora en la tecnología aplicada a los cultivos y la expansión de las áreas cultivadas. Hasta hace dos años, Ecuador destinaba 140.000 hectáreas al camarón, pero a partir del interés que generó la apertura del mercado chino ha llegado a destinar 240.000 hectáreas.

Hace siete años los ecuatorianos solo podían colocar en China el 2% su producción pero hoy destinan el 42%, convirtiéndose el gigante asiático en su principal mercado. Pero lamentablemente este crecimiento fue acompañado por la caída del precio que comenzó a evidenciarse hace dos años. De julio de 2017 a julio de 2019, el precio promedio del vannamei cayó de 7,75 dólares a 5,90 dólares el kilo.

Los especialistas indican que “sobra vannamei y deben colocarlo sí o sí, por lo que bajan los precios”. Pero el importante crecimiento de la producción no es el único motivo de la baja del precio; otra situación que ha influido es el cierre de la vía ilegal de comercialización del camarón ecuatoriano a través de Vietnam.

Ecuador ingresaba habitualmente el camarón desde el puerto de Hai Phong, al norte de Vietnam, para evitar pagar impuestos del 2 al 12% que implicaría la venta directa a China. Pero a partir de fines del año pasado esa vía quedó cerrada luego de que quedaran detenidos 25 empresarios chinos tras una serie de operaciones contra el contrabando.

La consecuencia fue una baja en los precios para absorber la carga de impuestos y evitar perder los clientes. Ecuador consiguió su objetivo y este año logró convertirse en el mayor proveedor de camarón de China, con 117.111 toneladas en lo que va de enero a junio.

Esta sucesión de hechos fundamenta en parte la baja en las ventas del langostino entero argentino, pero no sería la única explicación que existe: hay hoy en China un exceso de stock, producto del boom del crustáceo en nuestro país, especialmente a partir de los grandes volúmenes de los últimos tres años.

Cuentan los especialistas que muchos compradores chicos e inexpertos en el negocio se hicieron de volúmenes importantes de langostino salvaje a un precio alto que no lograron vender con la facilidad que esperaban. El año pasado, a esta altura del año, el langostino entero tenía un valor de entre 1 dólar y 1,50, superior a los valores actuales.

La competencia con los grandes operadores chinos que consiguieron un mejor precio y supieron colocar el producto dejó en desventaja a los pequeños comercializadores. No lograron vender sus existencias y esperaron poder hacerlo este año a mejor precio, pero ocurrió todo lo contrario y hoy les resulta muy difícil asumir las pérdidas. Ahora, de a poco, lo van vendiendo, y son ellos los que bajan cada vez más el precio.

Esta situación solo se da con el langostino entero. La venta de colas de tierra para reproceso, en contrapartida, aumentaron y sin sufrir una baja considerable del precio. Las estadísticas lo demuestran: de enero a junio de 2018 se vendieron 15.800 toneladas entre entero y colas; en 2019 se llevan vendidas 16.200 toneladas conformadas casi en su totalidad por colas.

En el sector no hay esperanzas de recuperar las ventas de langostino entero a los niveles del año pasado. Al contar todavía con stock no han realizado compras para el famoso Día de los Solteros, que se festeja el 11 de noviembre, un evento que genera grandes volúmenes de ventas on line del estilo Black Friday.

En los últimos dos años las provisiones de langostino argentino se agotaron en las primeras horas del Día de los Solteros y se espera que lo mismo ocurra este año. Asesores comerciales de Argentina creen que los comercializadores chinos no correrán el riesgo de quedarse sin langostino después de la mencionada celebración y deberán asegurarse provisiones para el Año Nuevo chino, que se festejará el próximo 20 de enero.

Esta sería la última oportunidad del año para colocar el langostino entero salvaje y natural en China y los operadores nacionales mantienen las esperanzas de mejorar el nivel de ventas en los próximos meses. Aunque también saben que eso no mejorará los precios y que quizás deban incluso seguir cediendo. A fines de la semana pasada ya se estaba ofreciendo L1 por 6 dólares el kilo, una señal de las condiciones en las que se podrá comercializar con el gigante asiático.