21/08/2019
La Cámara de Armadores alerta por tratado internacional que podría afectar a la pesca local

Expresó su preocupación en torno a un nuevo convenio sobre biodiversidad en alta mar que se está discutiendo en Nueva York en el marco de Naciones Unidas, pero que podría tener consecuencias perjudiciales para la industria pesquera según los armadores.

Revista Puerto - Diego Garcia Luchetti - CAABPA

Hasta el 30 de agosto se desarrolla en el país del norte la tercera y penúltima discusión en torno a la formulación de un nuevo tratado sobre biodiversidad en alta mar. Se trata de la Conferencia Intergubernamental sobre biodiversidad marina de áreas más allá de la jurisdicción nacional.

Desde la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura indicaron que la comunidad internacional debate un instrumento “jurídicamente vinculante” sobre conservación que a su entender, de avanzar en los términos propuestos, afectaría el desarrollo de la actividad a nivel local.

“El texto en cuestión, sin importar que la actividad pesquera ya está regulada y sometida a una gestión responsable, desarrolla una nueva gobernanza, prevaleciendo la conservación por sobre el uso sostenible de los recursos”, alertó el presidente de CAABPA, Diego García Luchetti  través de un comunicado.

La aplicación del acuerdo se está proyectando en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar relativo a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional.

Sin embargo, las eventuales nuevas Áreas Marinas Protegidas, previstas como instrumentos de protección para las distintas especies fuera de las 200 millas, podrían estar interconectadas en red con zonas similares dentro del Mar Territorial”. Este último aspecto aumenta la inquietud de los armadores de Mar del Plata.

“Directamente se implantan sobre los órganos y marcos jurídicos existentes y desplazan la soberanía del Estado en el acceso a la alta mar, depositando las facultades de decisión hacia un nuevo grupo de poder –el Grupo Científico y la Conferencia de las Partes– en detrimento de los Estados ribereños”, detalló García Luchetti.

El dirigente, además, criticó la influencia de grupos radicalizados en la iniciativa: “Evidentemente sectores conservacionistas radicalizados han estado liderado el proceso en Naciones Unidas, facilitando que el pretendido tratado prevea la creación de extensas Áreas Marinas Protegidas en los caladeros de pesca”, sostuvo el dirigente empresario.

Para 2020, la Argentina deberá cubrir, al menos, un 10% de su superficie marina con áreas protegidas, según el compromiso que adoptó el país frente a la Convención sobre Diversidad Biológica.

“Sin embargo, la superficie actual de mar y costa con algún grado de protección, representa apenas el 4%”, alertó Vida Silvestre en tanto advirtió que de las 54 áreas protegidas costero-marinas en nuestro país, menos del 15% cuenta con planes de manejo vigentes, y “más del 80% no tiene los recursos suficientes para cumplir con sus objetivos básicos de conservación”.

En la Cámara de Armadores entienden que si la Argentina y los países con una industria pesquera fuerte no negocian correctamente el texto, podrían verse afectadas miles de personas que dependen económicamente de la actividad de manera directa o indirecta.

“Confiamos en que nuestra Cancillería y demás autoridades en materia pesquera, como la Subsecretaría de Pesca y el Consejo Federal Pesquero, estén a la altura de las circunstancias y no pongan en jaque al desarrollo pesquero argentino”, cerró García Luchetti.