23/08/2019
Se canceló la campaña global de merluza por falla mecánica en el Holmberg

Lo confirmó Marcelo Lobbosco, interventor del INIDEP. El buque recientemente reparado en Tandanor tiene un problema en la línea de eje de la hélice detectado en el viaje de regreso a Mar del Plata.

Revista Puerto - INIDEP - BIP Eduardo Holmberrg

BIP Eduardo Holmberg.

Por Roberto Garrone Fotos de archivo

La campaña global de merluza que según el cronograma del INIDEP estaba prevista que se inicie en estos días fue cancelada por problemas mecánicos en el buque de investigación Eduardo Holmberg. Ahora en el instituto trabajan en la programación de una evaluación de juveniles de merluza dentro del golfo San Jorge una vez que se repare la embarcación.

La noticia fue confirmada por el propio interventor del organismo, Marcelo Lobbosco. “Hay una falla persistente en la línea de eje de la hélice y creímos conveniente no sacarlo a una campaña de 60 días por temor a que el problema se agrave”, dijo el funcionario ante la consulta de REVISTA PUERTO.

A principios de este mes el buque regresó a Mar del Plata luego de estar cuatro meses en las gradas del astillero en el puerto de Buenos Aires.  “El INIDEP vuelve a contar con un buque insignia que permitirá complementar las campañas científicas que actualmente viene realizando de forma intensa el BIP Víctor Angelescu”, señaló el organismo en un comunicado que anticipaba la realización de la campaña global de merluza, un estudio que hace más de cuatro años no se hacía, según reconoció el propio Interventor.

En el viaje de regreso de Tandanor el capitán del buque notó una falla en la línea de eje. Los cojinetes trabajaban con una significativa diferencia de temperatura por lo que ya amarrado en la Base Naval, Tandanor envió un equipo de ingenieros para determinar si podía enfrentar el desafío de la campaña.

Se hicieron unas pruebas de mar pero la falla persistía mientras los días avanzaban y se iban cumpliendo los plazos como para poder iniciar la campaña. El buque cuenta con 40 personas a bordo: 26 tripulantes y 14 del plantel científico técnico.

“Nos dijeron que podía trabajar así pero no pudimos darle la carga exacta que lleva cada cojinete porque no tenemos el manual del buque. Charlé con el Capitán y el Jefe de Buques y no los noté convencidos de salir”, reconoció Lobbosco.

“El buque hace años que no sale de campaña y enfrentar un desafío de 60 días en continuado con esta anomalía quizás nos generaba mayores problemas. El viernes pasado era el último día para definir la campaña y decidir salir implicaba apurar tiempos para la compra de víveres, combustible… decidimos solucionar el problema y pensar en otro estudio”, amplió el Interventor.

El dato alentador es que el buque no debe ser puesto otra vez en seco para solucionar el problema. Por estas horas regresaron los técnicos mecánicos de Tandanor y ajustarán la carga de los ejes en los cojinetes a flote. En las reparaciones realizadas en el astillero se sacó la línea de eje, se colocaron palas nuevas y se alineó todo el circuito.

“Este ha sido un problema persistente en la historia del barco. Quienes se han embarcado en distintas campañas han advertido que el barco vibraba más de lo habitual”, dijo Lobbosco, en tanto adelantó que aprovecharán estos días para sumar pruebas y lances de práctica. “El barco hace más de tres años que no completa una campaña y vendrá bien para poner a punto todo el trabajo a bordo”.

Tachada del calendario importante campaña global, en el Proyecto Merluza le sugirieron al Interventor poder realizar una campaña de evaluación de juveniles en el Golfo San Jorge, que si se soluciona la falla, se iniciaría a bordo del Holmberg el mes que viene.