05/09/2019
La Flota Amarilla de Chubut selló acuerdo con el SOMU

El sueldo básico y garantizado aumenta 26%, retroactivo al 1 de mayo, y en octubre se actualiza por la inflación resultante entre mayo y septiembre del corriente. El precio del langostino sube un 26%, y en octubre se actualiza por inflación interanual sobre el valor inicial.

Revista Puerto - Acuerdo Somu-Cafach - 02
Por Nelson Saldivia Fotos de archivo

Un inédito acuerdo salarial antes del vencimiento del convenio se firmó en Rawson entre la cámara de la flota amarilla y el gremio de los marineros. Por primera vez en años, las negociaciones arribaron a un acuerdo antes del inicio de la temporada de la zafra de langostino de aguas provinciales. La traumática experiencia de 2018, con un conflicto que perjudicó a todos los sectores, fue lo que llevó a que esta vez primara la madurez tanto de la dirigencia sindical, como del empresariado, en mantener al diálogo y la predisposición a encontrar puntos de entendimiento, buscando evitar por todos los medios un escenario de conflicto, y preservar la paz social.

El presidente de la Cámara de la Flota Amarilla de Chubut (CAFACH), Pablo Novello, y en representación del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), Ramón Vera y Cristian Colín y por la Agrupación de Marineros Unidos, Javier Sanzana, suscribieron este miércoles un acuerdo paritario que regirá para la próxima temporada.

Concretamente, se acordó un incremento del 26 por ciento del Sueldo Básico, Franco Compensatorio, Sueldo Garantizado y Desarraigo, y ese aumento se implementa a partir del 1 de mayo de 2019, respecto a los montos fijados en la paritaria anterior del 29 de noviembre de 2018. En este contexto y a los efectos de abonarse la suma denominada «retroactiva», se acordó que la misma será abonada conjuntamente con la próxima liquidación salarial, según establece el acta a la que accedió Revista Puerto.

Precio del langostino

Asimismo, se pactó incrementar el precio del kilogramo de la especie «langostino al barrer» puesto en banquina a la suma de $ 52,92, representando ello un incremento en razón del 26 por ciento sobre el precio actual de la misma especie ubicado en 42 pesos. Se tomará de referencia que los cajones deberán contener 18 kilos de langostino y 17 kilogramos de langostino para las denominadas cajitas.

Retroactivo

Las partes acuerdan que la retroactividad de este acuerdo al 1 de mayo de 2019, y en virtud de ello, conjuntamente con la próxima liquidación salarial se deberán cancelar íntegramente las diferencias que puedan surgir en virtud de lo abonado y lo que se pautó ahora.

Referencia inflacionaria

Por otra parte, la CAFACH y el SOMU dejaron constancia que se tomó como referencia la inflación habida y que pudiera existir desde octubre de 2018 hasta octubre 2019, partiendo de la base de un precio de langostino al barrer puesto en banquina de 42 pesos y sobre eso se fija un incremento del 26 por ciento.

No obstante, la CAFAH se obliga a actualizar a partir del 30 de septiembre de 2019 el precio del kilo de langostino en virtud de los índices inflacionarios que existan entre el periodo octubre 2018/octubre 2019, siempre y cuando dicho valor exceda el 26 por ciento acordado.

Hasta abril de 2020

De forma tal, que al 1 de octubre de 2019, el valor final del kilogramo de langostino al barrer será el equivalente a 42 pesos más la inflación entre octubre pasado y mismo mes de este año, y ese precio quedará firme hasta el 30 de abril de 2020.

Algo similar se aplica para los conceptos: Sueldo Básico, Franco Compensatorio, Sueldo Garantizado y Desarraigo. El 30 de septiembre se actualizarán de acuerdo a la inflación existente entre mayo 2019 y septiembre 2019, y esos importes quedarán firmes hasta el 30 de abril venidero.

Garantía de paz social

Como cláusulas adicionales «los firmantes se obligan a garantizar la paz social como mínimo hasta el día 30 de abril de 2020, lo que significa la no iniciación de cualquier tipo de medidas de fuerza o retención de servicios o negación de cumplir con sus tareas normales y habituales siempre y cuando se respete lo establecido. Las partes acuerdan que ante la necesidad de buscar marineros para cualquier B/P se priorizará la bolsa de trabajo que actualmente tiene el SOMU. En tanto, antes de iniciar la zafra de merluza, las partes acuerdan sentarse a conversar el precio de dicha especie”, pautaron.

Madurez de los sectores

Al respecto, Gustavo González, secretario de la CAFACH, expresó que “firmamos con el SOMU –y previamente, quince días atrás, con el Sindicato de Conductores-, la paritaria correspondiente a la próxima zafra en aguas provinciales”, y destacó que “si bien el acuerdo suscripto estaba vigente hasta el 1° de octubre del corriente, lo que hicimos fue adelantar la paritaria con el fin de no negociar al inicio temporada de pesca como venía sucediendo y que, en muchos casos, comenzaba con un paro; por lo que este 2019 tenemos otras herramientas para que sea una buena temporada”.

En este sentido, González explicó que “esta temporada viene con paz social, lo que habla de la madurez de los dos sectores -trabajadores y empresas- que han hecho un acuerdo paritario anticipado, esto es lo que merece ser resaltado, porque todo este movimiento económico genera importantes ingresos para la Provincia, y empleo de forma directa e indirecta, en distintas áreas”.

Acompañamiento del Gobierno

A su vez, el dirigente de CAFACh, quien participó de la gran concertación que realizó el Gobierno de la Provincia, puso de relieve el diálogo con el Gobernador Arcioni y con el secretario de Pesca, Adrián Awstin, señalando que “todas las inquietudes que tiene el sector son atendidas por el gobierno provincial, entendiendo que la pesca genera un importante movimiento económico en otras áreas, y se le dio la relevancia que merece, por lo cual estamos agradecidos por este acompañamiento”, y sumo que “las gestiones y acuerdos alcanzados ante la Secretaría de Pesca de la Nación por parte de los funcionarios provinciales nos estarían dando un colchón más de previsión de capturas, de resguardo del recurso pesquero para la provincia”.

En tanto, Gustavo González recordó que año a año los volúmenes de captura se fueron incrementando, “salvo 2018, donde estuvimos un mes y medio sin capturas por un conflicto, en el que pierden el sector empresario, las tripulaciones, las plantas de procesamiento, los comercios y todos los que se encuentran ligados con esta importante actividad”, reflexionó.