15/10/2019
El CFP toma decisiones arbitrarias sobre langostino y cuotas de merluza

Continuó el reparto de cupos de merluza proveniente de cuotas con medidas judiciales y se extendió el cierre de la temporada de langostino contra las recomendaciones del INIDEP. También se aplicó un nuevo criterio para justificar la falta de explotación de cuota en barcos con más de siete años de inactividad.

Revista Puerto - BP Don Luciano
Por Karina Fernández Fotos de archivo

El Consejo volvió a reunirse después de un receso que solo encuentra explicación en la participación de algunos de sus miembros en la Feria Conxemar, en Vigo. El jueves pasado, además de seguir repartiendo cuota de merluza judicializada, establecieron un nuevo y extraño criterio de justificación de falta de explotación de cuotas, que se aplica a barcos con más de siete años de inactividad. También decidieron extender la temporada de pesca de langostino dentro de la Veda de Merluza pese a que las recomendaciones biológicas indican lo contrario por haber comenzado el ciclo reproductivo de esta especie.

Reparto de cuotas judicializadas

Luego de que los miembros del Consejo decidieran hacer uso de las cuotas de merluza bajo proceso judicial en el Acta 28, quedando “al borde” de la legalidad, según manifestara el propio subsecretario de Pesca, Juan Bosch, en el Acta 29 procedieron a dar continuidad al reparto de este cupo extra de la Reserva de Administración. Con el objeto de cubrir “las necesidades de abastecimiento de las plantas para mantener el trabajo en tierra”, se repartieron 390 toneladas de las 2.940 disponibles, lo que muestra que no existe un gran interés por capturar esta especie.

Justifican falta de explotación de cuota en barcos con hasta siete años de inactividad

La falta de explotación de cuota durante tres años consecutivos implica la pérdida de ese activo para la empresa, según establece el Régimen Federal de Cuotas. Pero haciendo otra vez una extraña interpretación de la norma, asociada a una resolución transitoria, el Consejo decidió que la justificación de inactividad implica la justificación directa de la falta de explotación por largos períodos. Incluso aunque contradigan la norma que invocan.

Este nuevo criterio se aplicó sobre el buque Don Luciano de la firma Taturiello, inactivo desde febrero de 2015 y sobre el barco Wiron IV, de la misma firma, que realizó su última marea en noviembre de 2012. El dato surge de las propias actas del Consejo Federal Pesquero.

“La justificación de la inactividad comercial de un buque con permiso de pesca y con CITC determina la exclusión del cómputo del período justificado como falta de explotación. Es decir que la justificación de la inactividad comercial acarrea la suspensión de la carga de explotar la cuota durante el período justificado –sea durante el año completo o bien en su parte proporcional”, según el artículo 48 del Régimen General de CITC, indica el Acta.

El argumento resulta válido para los casos en que el barco por problemas operativos se encuentra inactivo por un período superior a 180 días y pueden acreditarlo con documentación, pero el mismo Régimen que citan establece la pérdida total de la cuota para quien no haga uso de ella por un período superior a tres años, lapso que ambos barcos han superado ampliamente.

A la vez, los consejeros señalaron que “la Resolución CFP N° 8/19 estableció un dispositivo transitorio que permite a los buques inactivos, con solicitud de justificación presentada en tiempo y forma pendiente de resolución, volver a operar en el plazo allí fijado, o bien transferir el permiso de pesca o incluirlo en una reformulación de proyectos pesqueros” y que por lo tanto si cumple con estas condiciones de inactividad comercial también queda justificada la falta de explotación.

Con este argumento los consejeros pretenden dar la oportunidad al propietario de los buques de vender o reformular su permiso; pero casualmente la misma resolución transitoria que citan establece que transcurridos dos años sin actividad el barco perderá el permiso. Habrá que sentarse a esperar para ver a quién buscan beneficiar con esta manida interpretación de la norma, además de al propietario original de los buques.

El manejo biológico, a discreción de la autoridad

Al no existir planes de manejo para la merluza y el langostino y no respetarse las recomendaciones que realizan los distintos programas del INIDEP, las decisiones sobre apertura y cierre del área de veda queda sujetas a la discrecionalidad del Consejo Federal Pesquero.

La temporada fuerte de langostino se desarrolla dentro del área de veda permanente para la preservación de juveniles de merluza, cuyo proceso reproductivo comienza aproximadamente a fines de septiembre. Para preservar la actividad reproductiva, los investigadores han establecido el 1 de octubre como fecha límite para permitir el arrastre dentro del área.

Este año se esperaba que por fin se respetara la recomendación del INIDEP, gracias a una situación complicada en los mercados de falta de ventas y cámaras llenas. Pero un repunte en las ventas de las últimas semanas tiró por tierra la posibilidad de ajustarse alguna vez al criterio precautorio y al manejo responsable.

Primero la autoridad decidió extender el plazo al 15 de octubre y ante una solicitud de CaPeCa, el Consejo amplió la posibilidad de pescar dentro de la veda por 10 días más, concluyendo la temporada finalmente el 25 de octubre, un mes después de haber comenzado el ciclo reproductivo de la merluza.

Desde la Cámara de Congeladores argumentaron que por las malas condiciones climáticas no habían podido pescar en las últimas semanas y que habían observado una alta presencia de langostino. Eso bastó para que el Consejo accediera al pedido, sin pedir opinión técnica al INIDEP y sin contemplar que el nivel de bycatch aumenta considerablemente en esta época del año.

El alto nivel de bycatch y descarte del año pasado quedó registrado en imágenes de video que se viralizaron y generaron gran estupor en la sociedad. “Es un escándalo que tiremos comida al agua”, había dicho el Subsecretario de Pesca, precisamente en las jornadas sobre bycatch de la FAO, celebradas el mes pasado en el INIDEP; pero el jueves de la última semana se olvidó y promovió la extensión de la temporada.