04/10/2019
Mujeres piden igualdad de oportunidades en la flota pesquera

Se realizó el Primer Foro Profesional de Mujeres Marítimas en la sede de la UTN en Mar del Plata. Oficiales, marineras, cocineras y enfermeras se refirieron a la estigmatización del género en el sector de la pesca. “Podemos demostrar que somos capaces”, coincidieron.

  • Revista Puerto - Congreso de Mujeres Maritimas - 02
  • Revista Puerto - Congreso de Mujeres Maritimas - 05
  • Revista Puerto - Congreso de Mujeres Maritimas - 04
  • Revista Puerto - Congreso de Mujeres Maritimas - 03
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El rol de la mujer a bordo, o su ausencia, en realidad, toma mayor relevancia en los últimos tiempos a partir de distintas actividades y políticas sindicales que buscan revertir la situación. En este caso el Primer Foro Profesional de Mujeres Marítimas que organizó Prefectura y la UTN en su sede de Mar del Plata, le dio marco a una exposición de la que participaron distintas mujeres con roles diversos a bordo, quienes contaron la estigmatización del género en el sector pesquero.

Participaron Nancy Jaramillo, la única mujer que ocupa el rol de capitán en un barco a la vieira; Mónica Belizán, enfermera en buques factoría; Roxana Mencia, jefa de Cocina con experiencia en barcos de Wanchese, Romina Paredes, motorista naval con experiencia en la zona fluvial y ahora embarcada en barcos fresqueros. Ofició de moderadora Susana Benítez, oficial de planta en tangoneros y estudiante de piloto de pesca.

Cada una contó su experiencia con los motivos que las llevaron a tomar la decisión de trabajar en alta mar. “La necesidad tiene cara de hereje”, confesó Benítez, para resumir todos los obstáculos y dificultades que debieron sortear para poder conseguir un lugar en un mundo de hombres.

“La única vez que navegué con mujeres fue con una Observadora del INIDEP y con una moza. Arrastraba una historia de violencia en tierra y me gustó que no había límite de edad para sacar la libreta”, contó Belizán con una tonada salteña que la delata. “Los marineros no son rudos, menos cuando tienen que ponerse una inyección”, dice y con la risa muestra una gran sonrisa.

Las mujeres coincidieron en la necesidad de que se rompan las estigmatizaciones hacia el género. “Se puede, con capacidad y empoderamiento hoy hay más posibilidades, más puertas que se abren y debemos ser muchas más”, dijo la enfermera.

Jaramillo reconoció que sufrió discriminación al momento de querer probar suerte en otro tipo de barcos, al punto de no conseguir ningún viaje. “Trabajamos como todos los hombres y tenemos las mismas capacidades. Queremos iguales oportunidades”, pidió la oficial.

Mariana Volter se ligaba a sus compañeras de panel por el amor al agua. Es profesora de educación física y entrenadora del equipo nacional de saltos ornamentales. Ha impulsado proyectos para que todos quienes saquen la libreta no solo sepan nadar sino que actualicen sus conocimientos con prácticas frecuentes.

“No somos iguales”, dijo la docente. “Pero podemos sacar provecho de esas diferencias. No tenemos la misma fuerza pero sí contamos con mayor resistencia para sostener el esfuerzo”, acota.

Benítez le da la razón a los pocos minutos. “He estado trabajando 22 horas seguidas empaquetando langostino en la planta de un tangonero. La resistencia se entrena; al primer viaje después de un franco me costaba volver pero después te vas acostumbrando. Somos capaces y queremos poder demostrarlo”, resumió.

Mencia consideró que muchas mujeres no se insertan en la actividad por temor a no poder cumplir con el trabajo y otras porque no tienen la información para iniciar los cursos de capacitación. “Creo que también hay una estigmatización de los hombres; que porque te subís a un barco te van a faltar el respeto… no me pasó nunca”; aseguró.

“Arriba del barco soy una más y guardo lo femenino para evitar problemas. Nunca los tuve pero porque cumplo con mi trabajo; soy uno más a bordo”, completó Paredes.

Al momento de las preguntas, Bettina Santillán, secretaria de la Mujer del SOMU, informó que el pedido por más lugares en buques pesqueros para mujeres no solo lo han formulado a las cámaras armadoras sino también a la propia OMI.

Roberto Pennisi tomó la palabra para invitar a las expositoras y el abundante público que completaba el auditorio en la Universidad, a la presentación de su libro con la historia de los capitanes de pesca que presentará el próximo 10 de octubre. “Acá hay 146 historias de los oficiales que engrandecieron a la pesca nacional. Solo la de una mujer. Ojalá en diez años haya muchas más mujeres a bordo”, dijo el empresario.