23/10/2019
Negociación que no cierra y subsidios que se demoran

La activación de la cláusula gatillo está trabada entre CaIPA y el SOIP por el plazo del acuerdo. Intranquilidad entre los trabajadores porque no llegaron los planes acordados tras la toma en la delegación del Ministerio de Trabajo.

Revista Puerto - Fernando Rivera - CAIPA - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

La negociación por la activación de la cláusula gatillo entre dirigentes de CaIPA y el SOIP pasó a un nuevo cuarto intermedio el lunes por la tarde pero no asoman señales de un pronto acuerdo a partir de la brecha que separa a ambos sectores.

La paritaria 2019 se acordó con una actualización del 35% y luego de la devaluación y rebrote inflacionario que se desató tras el resultado de las PASO, en el gremio pidieron que se atienda la necesidad de los trabajadores para que no se siga deteriorando su poder adquisitivo.

Las charlas entre el sindicato y la cámara patronal arrancaron el mes pasado y en el medio el gobierno anunció el bono de 5 mil pesos y elevó el salario mínimo vital y móvil que impacta en el salario garantizado de los efectivos en el convenio PyME.

“El 35% de la paritaria no ha sido consumido por la inflación”, dijo Fernando Rivera, ante la consulta de REVISTA PUERTO, luego de la reunión del lunes.

En realidad entre enero y septiembre la inflación marca un incremento del 37,7% y octubre cerrará con un mínimo del 4% adicional. “Nuestra propuesta es entregar el bono de 5 mil pesos en dos cuotas y un 10% adicional en noviembre para cerrar el año”, especificó el Presidente de CaIPA.

En el SOIP buscan otras alternativas como una suma fija y un porcentaje más amplio que incluya parte del 2020. “Son meses de incertidumbre y queremos lograr una cobertura para los compañeros hasta febrero del año que viene”, dicen cerca de Cristina Ledesma, aunque prefieren mantener en reserva el porcentaje solicitado.

“No estamos de acuerdo con esa alternativa porque es posible que quien asuma el 10 de diciembre fije un acuerdo que contemple el congelamiento de tarifas, precios y salarios”, razonan en la cámara patronal.

La brecha que mantiene con los empresarios para redondear la paritaria 2019 no es la única preocupación que tienen los trabajadores. Pese al compromiso de las autoridades bonaerenses de prorrogar la vigencia del subsidio para efectivos e incluir a obreros precarizados, el dinero no apareció la semana pasada.

Lo mismo les pasa a los estibadores. Desde el SUPA reconocieron que la ayuda esta “demorada” aunque descartan visibilizar el malestar entre los muelles antes de las elecciones.

En el SOIP no piensan quedarse de brazos cruzados y al cierre de esta edición evaluaban realizar una manifestación en la marcha del “Sí se puede” que traerá este miércoles a Macri y Vidal a la costa de Mar del Plata.

En la sede sindical los dirigentes completaban más y más planillas para responder a los pedidos del Ministerio de Trabajo. No es la primera vez que envían los padrones de todos los beneficiarios pero los fondos no aparecen.