10/10/2019
Ordenan el rescate de los cuerpos del pesquero Rigel

El juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, ordenó al Estado nacional que disponga de los medios para recuperar los cadáveres de los náufragos del buque Rigel. Familiares de las víctimas marcharon por la capital de Chubut.

Revista Puerto - Hundimiento del Rigel - 02
Por Nelson Saldivia

Han transcurrido 487 días de inconmensurable dolor e inclaudicable lucha por parte de las familias de los nueve tripulantes del pesquero Rigel. Al cumplirse 16 meses de la tragedia, la Justicia Federal ordenó al Estado nacional que disponga de los medios necesarios para que buzos desciendan hasta el lugar del hundimiento y procedan al rescate de los cuerpos.

La medida es una consecuencia directa de los permanentes y sostenidos reclamos que han venido visibilizando las familias de las víctimas desde junio del año pasado.

Ahora, restará por delante las evaluaciones que disponga el gobierno nacional para determinar si hay recursos materiales tecnológicos en el país y recursos humanos especializados para realizar la tarea encomendada por el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral.

No se trata de una simple exploración de buceo a grandes profundidades, ya que el operativo especial además de realizar un descenso a 93 metros de profundidad en mar abierto, deberá incluir el ingreso al casco del buque naufragado para determinar si hay restos humanos dentro del mismo, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde el acaecimiento del siniestro.

A 110 millas de la costa

La Prefectura Naval Argentina certificó que el casco del Rigel se encuentra a 93,30 metros de profundidad, en la posición 44º 06’.197 latitud Sur y 062º 49’.077 longitud Oeste. Esto es a aproximadamente 110 millas náuticas de la costa a la altura de Punta Tombo.

El cuerpo sin vida del capitán Salvador Taliercio fue el único hallado tras el naufragio. El resto de la tripulación la conformaban Rodrigo Javier Sanita, Néstor Fabián Rodríguez, Nahuel Jonatan Navarrete Godoy, Carlos Daniel Rodríguez, Pedro Luciano Mieres, Rodrigo Javier Blanco, Jonatan Javier Amadeo y Cristian Maximiliano Osorio.

“Con carácter de urgente”

Este miércoles, como cada día 9, los familiares volvieron a marchar; esta vez fue en la capital de Chubut. Fueron hasta el Juzgado Federal y allí fueron anoticiados sobre la resolución del magistrado en la que ordena al jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña,  que con carácter de urgente se realicen inspecciones completas en torno al barco y se recuperen los cuerpos de las víctimas. Varias familias habían llegado hasta la capital provincial en un nuevo capítulo de su peregrinar y recibieron con mesura y alivio lo resuelto por el magistrado.

La resolución de Lleral contiene un importante número de considerandos, pero la parte resolutiva está sustentada en sólo dos incisos: “Recabar toda la información inherente en torno a las causas y demás circunstancias que rodearon al siniestro que aquí se investiga”, dice el primero.

“Rescatar los cuerpos de las víctimas de dicho siniestro que allí (en el barco) pudieran encontrarse (artículos 79, 80, 81, 193, 194, 199, 216, 222, 253 y concordantes del Código Procesal Penal de la Nación y la disposición de la Ley 27.372)”, precisa el segundo.

“Para el cumplimiento de lo ordenado, se deberán adoptar todas las medidas de seguridad que resulten necesarias para preservar la integridad de los buzos y demás profesionales intervinientes”, añade la resolución de Lleral.

“Asimismo se le informa (al ministro Peña) que en la diligencia ordenada deberán tomar intervención los integrantes de la Junta de Peritos conformada en estos autos por Antonio Amílcar González, Emilio Fermín Vandenberghe, Carlos Daniel Rubino, Aníbal Cabrera, Leonardo Luongo y Carlos Alberto Bertelotti”, dispuso el magistrado.

Ningún desaparecido más

“Nos llevamos una sorpresa, no hubiera sido necesario marchar, confrontar, gritar porque se libró la orden para que los buzos bajen a buscar los cuerpos de nuestros hijos”, dijo conmovida Guillermina Godoy, mamá de Nahuel Navarrete Godoy. “Somos cinco mamás que estamos representando a ocho de esta tripulación y a muchas otras, porque una vez que se sienten los precedentes y busquen a uno, van a tener que buscar a todos. Y una vez que responsabilicen a uno van a tener que responsabilizar a todos porque no siempre fueron culpables el mar y el temporal”, reflexionó la madre, que sigue buscando el juzgamiento de la cadena de responsabilidades que coadyuvaron a que se produjera el naufragio.

“No puede haber un desaparecido más, con esto hay un cambio en la historia, cada mamá, cada familiar, tiene el derecho de pelear por sus desaparecidos, el mar es de todos, y seguiremos trabajando para que el Ejecutivo arbitre de una vez por todas los medios para recuperarlos», aseveró la mujer.

487 días de dolor

Entre lágrimas vuelve a recordar el último instante que tuvo contacto con su hijo: “Yo estuve esa noche que salió el barco, en el vídeo que está en Youtube se escucha mi voz despidiendo a mi hijo. El barco salió roto, tenemos las pruebas de que estaba roto y necesitamos identificar a los culpables de antes de lo que pasó. A las 22:40 estaba roto y a las 23 lo dejaron salir, Prefectura no subió nunca a inspeccionar el arreglo, entonces el Estado es responsable y los empresarios son responsables, pero para que eso se cumpla deben tener condenas, no es solamente rescatar los cuerpos”, lanzó Guillermina, dejando claro que su lucha no termina con esta medida judicial y con el eventual recupero de los cadáveres.

“Llevamos 487 días de pelea por ellos, sabemos que el rescate no será mañana ni pasado, pero seguiremos reclamando a los ministros y a quienes corresponda para que sea cuanto antes, sabemos que acá por el clima es muy difícil. La lucha no es mía, es de todos, los que sufrieron fueron ellos y también siguen sufriendo nuestros marineros vivos”, dijo esa sufrida madre que lleva los días contados desde que su hijo no volvió.