22/10/2019
Resurgen diferencias entre la industria naval y la pesca con Sica de testigo

El Ministro de Producción y Trabajo se reunió en Mar del Plata con industriales de distintos sectores para analizar la coyuntura pero brotaron las diferencias entre ambos sectores por los aranceles a la importación de buques.

Revista Puerto - Ministro Etchevehere en Astillero Contessi

Etchevehere de campaña en Astillero Contessi. Hoy no tiene tiempo para recibir a los industriales navales.

Por Roberto Garrone

Lo que parecía anestesiado por la coyuntura compleja que atraviesa la economía argentina luego de las PASO, cobró vigencia en las últimas horas a partir de un encuentro que el ministro Dante Sica mantuvo con distintos sectores productivos de Mar del Plata para analizar su situación en este presente con indicadores en rojo e imaginar el futuro.

En ese contexto resurgieron las diferencias que mantienen actores de la industria naval y armadores pesqueros en relación a los derechos de importación para barcos pesqueros que se construyan en el extranjero.

La puja no impidió que el Poder Ejecutivo pudiera elaborar y oficializar el Decreto 145/19 que plantea la modernización de la flota pesquera en astilleros nacionales, el cual se ha convertido en una herramienta que está dinamizando la actividad.

Durante la reunión Domingo Contessi ponderó el impacto que la norma ha tenido en el sector, con nuevas construcciones y órdenes de nuevos buques que generaron mayor inversión en bienes de capital y la generación de nuevos empleos.

Del otro lado, Fernando Rivera, presidente de CaIPA, le recordó al Ministro que el decreto presidencial formó parte de un acuerdo alcanzado con las cámaras armadoras al que entienden le falta la otra parte. “Necesitamos que se cumpla ese compromiso, que salga la resolución de la rebaja de los aranceles para los buques importados de más de 40 metros”, dijo el dirigente.

Si llega a firmarse la resolución en esos términos, los dos barcos que Moscuzza trae desde Vigo quedarían posiblemente fuera de norma. Porque el José Marcelo que reemplaza al Don Luciano, según lo firmado por el propio Bosch, mide 39,90, aunque en realidad mide 47 metros. Del Graciela l todavía no hay detalles pero es un buque similar a estos otros dos.

“De eso no puedo hablar porque no conozco los detalles”, se excusó Rivera cuando se le preguntó por esta posibilidad. “Sica nos dijo que convocaría a una reunión para analizar esta situación pero le dijimos que estaba de más. Ya está todo acordado; solo falta la parte de la rebaja de aranceles”.

En la FINA todavía no encuentran espacio para reunirse con el ministro Etchevehere que prometió al Presidente de la Xunta de Galicia una rebaja de aranceles para barcos mayores de 30 metros. El titular de Agroindustria estuvo en Mar del Plata donde visitó el INIDEP pero esquivó caminar por el varadero de Contessi, desde donde en alguna reciente botadura, ponderó el trabajo argentino y la recuperación de la industria naval como motor del crecimiento que el país necesitaba (ver El triste papel del gobierno argentino ante la Xunta de Galicia).

Dante Sica dijo que estaban negociando un esquema de reducción de aranceles pero no dio ningún otro detalle e insistió con la posibilidad de que ambos sectores se junten para limar las diferencias.

Entre los industriales navales van a insistir con el pedido de explicaciones a Etchevehere y si bien dudan de que el gobierno rubrique un acuerdo tal como lo anunció el Presidente de la Xunta de Galicia, creen necesario volver a sentarse con los armadores (ver El Presidente de la Xunta de Galicia agradeció a la Argentina la baja de aranceles).

Sería muy desprolijo que las autoridades rebajen los aranceles en el momento justo en que los barcos de Moscuzza cruzan el Atlántico, señaló un industrial. Pero lamentablemente esta administración, en estos casi cuatro años, ha coleccionado actos de gobierno al servicio de intereses particulares.

Del encuentro también participaron representantes de CAFREXPORT quienes junto con los referentes del sector pesquero recordaron a Sica los problemas que tienen al mandar mercadería a Brasil.

Los empresarios contaron los casos más emblemáticos del rebote de merluza hubbsi por supuestas causas sanitarias. “Entendemos que son barreras paraarancelarias”, le dijeron al Ministro, quien escuchó y asintió cuando le contaron de las graves consecuencias que genera esta situación en la economía de algunas pymes.

Por último los industriales reconocieron la tarea de SENASA pero solicitaron que tenga una participación más activa para intentar revertir la situación.