03/10/2019
Suben los desembarques y bajan las exportaciones

Los datos oficiales muestran que las capturas aumentaron en casi todas las especies salvo el langostino y el calamar. La descarga de merluza creció un 33%. Las ventas en cambio cayeron, más en divisas que en volumen. El informe devela que el 92% del calamar sale del país sin procesamiento.

Revista Puerto - Calamar - 02

El calamar, como llega a puerto, se va en contenedores sin que se cumplan los porcentajes de procesamiento.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

El informe de Coyuntura de la Subsecretaría de Pesca muestra un aumento en los desembarques acumulados al 31 de agosto comparados con el mismo periodo de 2018, sostenido especialmente por la merluza hubbsi. Se destaca una baja de casi el 10% en los desembarques de langostino. Las exportaciones al 31 de julio, en cambio, registraron bajas comparativas con el año pasado, siendo más marcada la producida en recaudación que la operada en volumen. Es llamativo el dato que se arroja sobre el calamar: de las 81 mil toneladas vendidas, 74 mil no tuvieron ningún procesamiento y las autoridades siguen mirando para otro lado pese al claro incumplimiento de los acuerdos de explotación vigentes.

Desembarques

Los desembarques del mes de agosto muestran un crecimiento del 4,4% con 550.831,6 toneladas descargadas. Se destaca el crecimiento en las capturas de merluza que ascienden a 209.747 toneladas, representando un aumento del 33% respecto de 2018. En el caso del langostino, a diferencia de lo que ocurrió en los últimos años, se registró una baja del 9,6% con descargas por 144.283 toneladas. Para el calamar, la tercera especie en importancia del caladero argentino, el informe también muestra una caída, en este caso del 11%, con un volumen de 95.915 toneladas, siendo un año comparable a 2017.

Otras especies que muestran una suba en los desembarques son la merluza de cola, que con 30.468 toneladas creció un 28,7%; y la merluza negra que con 2.204 toneladas aumentó un 24,7% en relación con igual período del año pasado. La centolla llegó a los valores de 2017 con 1.543 toneladas, lo que implica un aumento del 11,6% comparado con 2018.

La mayoría de las especies registran aumento en los desembarques, salvo aquellas sobre las que existen medidas restrictivas como el abadejo o los condrictios; claro que ante la falta de controles es difícil saber si ello responde a una reducción real de las capturas o a subdeclaración. La otra especie que registró bajas fue la vieira, ya que las 2.268,5 toneladas descargadas implican una caída del 14,3% respecto del año 2018 y del 55% respecto de 2017.

En la participación por puerto se observa una leve mejora en las descargas de Mar del Plata, que con 232.272 creció un 6% aunque se mantiene por debajo de los desembarques de 2017.   Puerto Madryn muestra un tercer año consecutivo de crecimiento con 91.435 toneladas; Puerto Deseado en cambio tuvo una leve caída, registrando 59.985 toneladas en muelle. Rawson detuvo el crecimiento de los últimos años y con 41.934 toneladas cayó un 13% respecto de 2018. Camarones, el puerto estrella de los desembarques de langostino, con 11.804 toneladas, redujo su participación en un 42% en comparación con los últimos dos años. Ushuaia mejoró en 5.000 toneladas los registro de 2018, Comodoro en apenas 1.600 toneladas y San Antonio Oeste tuvo el peor de los últimos tres años, pasando de casi 7.000 toneladas a solo 2.274 toneladas.

Exportaciones

Las ventas al exterior cayeron en volumen un 2,5% y en recaudación un 9,9% marcando una constante del 2019. En total se llevan exportadas 277.146 toneladas por 1.029.859.000 dólares. Se observan bajas más marcadas en divisas que en volumen y aquellos que tienen cifras positivas, de todas formas mantienen esa característica.

Las ventas cayeron un 15,3% en volumen y un 16,7% en dólares para los crustáceos y un 11,3% en volumen y un 15,3% en dólares para los moluscos. En el caso de los pescados congelados aumentaron un 10,6% en volumen pero cayeron un 3,5% en divisas y los filets aumentaron un 28,8% en volumen y un 26,5% en recaudación.

La merluza hubbsi es la que más ha crecido en ventas, un 33,4% en toneladas y un 29,8% en dólares; la diferencia se sustenta en una baja del 2,7% en el precio promedio. En total se vendieron 61.295 toneladas por 157.416.000 dólares.

En el caso del langostino, con 67.497 toneladas exportadas por 458.043.000 dólares, se observa una baja del 15,8% en volumen y un 17,8% en divisas, como consecuencia de una caída en el precio promedio del 2,4%. Las cifras reflejan un año complicado desde el punto de vista comercial.

De calamar se llevan exportadas 81.267 toneladas por 200.932.000 dólares, lo que implica una caída del 11% en volumen y del 14% en divisas, con una baja del precio promedio del 3,4%. Los informes de coyuntura siguen mostrando la falta de procesamiento en tierra: casi el 92% del calamar sale de la Argentina sin recibir ningún proceso, violando los compromisos asumidos y sin que la autoridad de aplicación se inmute.

La merluza de cola también mostró bajas en las exportaciones del orden del 22% con 3.585 toneladas vendidas por 9.125.000 dólares. De merluza negra se exportó un 22,5% más en volumen pero la recaudación cayó un 4,9% dado que tuvo una baja del precio del 22,4%. La centolla también aumentó el volumen de ventas en un 22,3% pero un 13,7% en dólares, como consecuencia de la caída del precio en un 7%.

En cuanto al destino de las exportaciones, al 31 de agosto China ocupa el primer puesto con 69.644 toneladas por 230.539.000 dólares; la sigue España con 41.295 toneladas por 201.059.000 dólares y en tercer lugar Estados Unidos, que pese a comprar un menor volumen que Brasil lo superó en divisas.