27/11/2019
Cuestionan al SOMU por favorecer a Conarpesa

Denuncian “acuerdos espurios” entre la conducción de Chubut del sindicato y la empresa de Álvarez Castellano. La CAFACh firmó con el gremio que el precio del kilogramo de la especie Pleoticus muelleri se liquide a $ 60,85. El SOMU aceptó que Conarpesa les pague $ 58.

Revista Puerto - Gobernador de Chubut Mariano Arcioni con Alvarez Castellano de Conarpesa

Denuncian que el acuerdo del SOMU beneficia a Álvarez Castellano. Foto de archivo.

Por Nelson Saldivia

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) suscribió con Conarpesa un acuerdo de actualización salarial diferente que para el resto de las empresas con barcos de la flota amarilla. Denuncian que el acuerdo es abiertamente beneficioso para la empresa y lesivo para los intereses de los marineros, ya que al pactarse un precio inferior del langostino, esos trabajadores percibirán menos que otros tripulantes del resto de las pesqueras.

El referente de la “Agrupación Marítima 25 de Noviembre”, Javier Monroy, alertó sobre esta situación y criticó a la conducción del sindicato que encabeza Raúl Durdos a nivel nacional y Víctor Valdés, en Chubut. “Tengo vergüenza ajena por todo lo que pasa en nuestro querido SOMU; el mes que viene se cumplen dos años que está esta conducción y puedo asegurar que no hicieron nada por el bienestar de los marineros”, reprochó. “Es una vergüenza los acuerdos que hacen. Empresas que pagan más, otras menos, según la cara y el poder que tenga el empresario”, enfatizó Monroy.

“Sin ir más lejos, lo que pasó hace unos días en Rawson. Cómo puede ser que toda la flota pague 61 el kilo de langostino y el gallego de Conarpesa (Fernando Álvarez Castellano) los haga firmar por 58 pesos”, criticó al sembrar sospechas sobre el acuerdo del gremio con Agropez.

“Los marineros no se merecen ser bastardeados por un empresario con poder”, manifestó el referente de la “Agrupación Marítima 25 de Noviembre”. “De los dirigentes que están en Rawson no tengo nada que decir porque tratan de hacer las cosas bien, pero los dejaron solos. Estos acuerdos los tienen que firmar la gente que está en Pesca como el señor Juan Navarro y su asesor José David Valderrama, y el otro asesor Mario Valenzuela, alias tito; esta gente perjudica a los marineros con sus ideas mágicas. No tienen ni idea de negociar acuerdos”, cuestionó.

Javier Monroy se identificó como el afiliado Nº 0001312 y con Libreta de Embarque Nº 151606, y sostuvo que “desde que navego, ya más de veinte años, nunca vi que nuestro gremio sea tan inoperante y tenga que depender de otro gremio como el de Camioneros.

Es muy triste todo esto, en el SOMU de Puerto Madryn tenemos siete personas que cobran sueldo y esos sueldos salen de todos los afiliados. Gente que ni siquiera estuvo en una lista y violan el estatuto de la forma más vergonzosa pagando a gente que no corresponde. Los apoderados de las listas no percibirán sueldo del gremio y sin embargo cobran y se creen delegados”, afirmó.

Asimismo, ventiló que “hasta algunos hijos de dirigentes cobran sueldo y nunca vieron ni un barco de papel. Todo sigue igual: aguinaldos mal pagos, impuesto a las ganancias sigue igual, en los barcos no tenemos los delegados abordo, se sigue trabajando a destajo y la parte más triste, les dan trabajo a sus conocidos nomas. Esto no tiene perdón”, reflexionó el hombre de mar. “Detrás  de cada marinero hay una familia para mantener. En Madryn, Valdés por razones de salud no está nunca y Luis Kohen se la pasa de paseo por los shoppings. El resto va y cumple horario y espera que la semana pase rápido así se van con los amigotes al campo del SOMU en Península Valdés”, denunció.

Por otro lado, dijo que “en dos años nunca hicieron una asamblea y el estatuto dice que cada 6 meses se hace una. Los marineros de los poteros los tienen en el olvido, ganando dos mangos. Cómo puede ser que gente que hacía 5 años que estaba dado de baja del SOMU, hoy sea asesor. El abogado que tiene el SOMU de Madryn les hizo perder la demanda a la familia del Repunte. Eso no tiene perdón. Usaron esa familia para ir a manifestarse al SOMU cuando pasó la tragedia. Kohen y Valenzuela fueron a dos marchas y nunca más; hoy que tienen poder no son capaz de ayudar a esa familia de Arias donde quedaron desamparados por culpa de un abogado de Camioneros que está dentro de nuestro gremio. Ni una ayuda para que esas chichas puedan terminar sus estudios, pero tenemos memoria”, advirtió.