07/11/2019
El puñado de nombres en danza para la Subsecretaría de Pesca de Nación

En un mes se conformará el gabinete de Agroindustria y el exsubsecretario de la cartera, Miguel Bustamante y el asesor del senador Pino Solanas, Cesar Lerena, son los que suenan con más fuerza. Con menos posibilidades se colocan el subsecretario de Pesca de Santa Cruz, Carlos Liberman y exdirector de Fiscalización, Mauricio Remes.

Revista Puerto - Bustamante - Lerena

Miguel Bustamante y César Lerena.

Tiempo antes de que se celebraran las elecciones, desde el espacio “Todos” estaban trabajando en los posibles gabinetes y los cuatro nombres que comenzaron a circular para ocupar la Subsecretaría de Pesca de la Nación fueron los de Carlos Liberman, exdirector de Pesca y actual subsecretario de la Provincia de Santa Cruz; Mauricio Remes, quien fuera director de Fiscalización durante el gobierno de Cristina Fernández y casi toda la gestión macrista; Miguel Bustamante, que se desempeñó como subsecretario de Pesca durante el último mandato del kirchnerismo y Cesar Lerena, que ha sido el asesor en temas pesqueros del senador Fernando ‘Pino’ Solanas.

El exsubsecretario de Pesca Miguel Bustamante es quien se mantiene con mayores posibilidades por sus condiciones y por haber trabajado anteriormente con quien sería el futuro ministro de Agroindustria, Gabriel Delgado, economista del INTA y exsecretario de Agricultura, Ganadería y Pesca. Bustamante es un prestigioso abogado del sector que tuvo un buen paso por el cargo, del que se retiró sin mácula en el último mandato de Cristina Fernández. Es considerado como uno de los que tiene mayores pasibilidades, dado que es visto por el futuro gobierno como la persona capaz de reacomodar el desaguisado que deja la gestión macrista en la administración pesquera nacional.

Claro que un perfil técnico y con vasto conocimiento en materia legal pesquera, no es lo que esperan quienes se beneficiaron con los favores del actual subsecretario, Juan Bosch, y es en ese punto donde Bustamante encuentra la mayor oposición: el grupo de empresarios favorecidos con permisos de pesca ilegales y prebendas varias en estos cuatro años, y que temen se revisen dichas irregularidades. Otra oposición al nombramiento de Bustamante la ejerce el SiMaPe, ante el temor de perder la caja de los controles en el puerto de Mar del Plata, que el gremio regentea desde hace varios años.

Otro candidato a ocupar el cargo de Subsecretario de Pesca es el profesor y consultor César Lerena, un experto en Atlántico Sur y en pesca, que ha ocupado cargos en la función pública como secretario de Bienestar Social y ha escrito 24 libros entre los que figura “Atlántico Sur, Malvinas y Reforma Federal Pesquera”, recientemente editado. Es conocido en el ambiente por sus vastos escritos sobre actualidad pesquera y por su rol de asesor del senador Pino Solanas, con quien trabajó en la redacción de la Ley de la Industria Naval que otorgaba un plazo de cinco años para renovar la flota pesquera y fuera rechazado por armadores e integrantes de la industria naval.

Es precisamente por su vínculo con el senador Solanas que el nombre de Lerena llega a la mesa de los “candidatos” a través de Felipe Solá, un viejo y tristemente conocido en la industria pesquera, quien lo habría propuesto para ocupar el cargo de Subsecretario de Pesca. El sector empresario mira con recelo su nombramiento por considerarlo una persona de posturas inflexibles y por venir de parte de quien viene.

Carlos Liberman llega de la mano de La Cámpora y con el apoyo de algunas empresas de Santa Cruz. Su perfil se fue desdibujando con el correr de los días, una vez que Alberto Fernández logró convertirse en el presidente electo. Principalmente porque durante los cuatro años de mandato de Mauricio Macri, el representante de Santa Cruz apoyó cada una de las iniciativas del Ejecutivo nacional sin hacer ningún tipo de cuestionamiento desde su cargo en el Consejo Federal Pesquero, incluso cuando se trataba de situaciones claramente ilegales. Si bien hay que destacar que Liberman logró dar impulso a la pesca en Santa Cruz, no es menos cierto que ha permitido varias irregularidades en esa provincia, como por ejemplo avalar la pesca de langostino con barcos que carecen de permiso nacional para dicha especie.

Mauricio Remes Lenicov, durante su gestión en tiempos de Cambiemos en la Dirección de Fiscalización, ejecutó la desarticulación de los controles; tiempo después se fue en malos términos con el subsecretario de Pesca, Juan Bosch. Su nombre cobraría cierta relevancia si se le diera la pesca al gobernador Arcioni como pago de favores a Sergio Massa, aliado del chubutense y de Alberto Fernández. Si como se especuló en algún momento la pesca queda en manos del massismo, Remes Lenicov sería el hombre elegido para conducirla a nivel nacional. Por el momento parece bastante improbable que Massa logre imponer algún nombre, pero siendo siempre la pesca una histórica moneda de cambio en la política argentina, nada está dicho.

A un mes de que Alberto Fernández asuma la presidencia, el gabinete de Agroindustria comienza a tomar forma. De los cuatro nombres iniciales los que hasta aquí continúan sonando con fuerza son los de Miguel Bustamante y Cesar Lerena. Ahora comienza el tiempo de descuento para el lobby pesquero, que buscará colocar a sus candidatos o tratará de dejar afuera a aquellos que puedan impulsar un proceso de revisión de lo actuado por las gestiones de Tomás Gerpe y especialmente de Juan Bosch.

Hay un quinto nombre que suena despacito en algunos pasillos y es el de Lisandro Belarmini, abogado, familiar y candidato apadrinado por el empresario José Moscuzza, con la aspiración de que no se revisen las ilegalidades más groseras cometidas por el macrismo, que tienen en ‘Pototo’ a su principal beneficiado. Aunque esta última es la más improbable y menos seria de las posibilidades.