22/11/2019
Lento avance de las causas civiles por los últimos naufragios

El representante legal de familiares de víctimas de los buques Repunte y Rigel admite las dificultades para determinar los montos de los resarcimientos en los casos en que los tripulantes cobraban la mayor parte del sueldo “en negro”.

Revista Puerto - Nicolas Schick - abogado victimas del Repunte - 02
Por Nelson Saldivia Fotos de archivo

Nicolás Schick es abogado laboralista especializado en el sector pesquero, representante en el fuero civil de familiares de víctimas de los naufragios de los barcos Repunte y Rigel, y admite que una de las dificultades que enfrentan en los procesos judiciales de reparación civil, es que muchos de los tripulantes percibían ‘en blanco’ solo una parte de la remuneración. Sostiene que ‘por necesidad’ algunos optaban por cobrar ‘en negro’ la mayor parte de sus ingresos.

Independientemente de la cuestión penal, sobre la cadena de responsabilidades que provocaron los hundimientos, que se debate en el juzgado Federal de Rawson, Schick, señaló que  hay mucha prueba por producir, como son acciones civiles hay que demostrar todo. “Uno tiene que demostrar hasta el último detalle de lo que pasó para que el juez tenga los elementos para condenar”, precisó.

“También hay una realidad: en Buenos Aires, a diferencia con el resto del país, es donde se está a la vanguardia a nivel de jurisprudencia. Los jueces son más abiertos, más protectores de derechos, donde las empresas no son locales. Ejemplo de ello es que tenemos causas que están en Mar del Plata y la verdad que es muy complicado litigar contra empresas locales, es un circuito muy cerrado, también por el círculo de abogados”, ventiló el abogado al apuntar contra la corporación judicial marplatense.

“Mientras que litigando en la Ciudad de Buenos Aires, tenemos la mejor tasa de interés que está en un 106%. O sea, ese tiempo que se está tardando después va a ser parte de la condena”, puso de relieve.

En otro aspecto, Schick reconoció el grado de ansiedad y premura que tienen muchos de los familiares por obtener sentencia, en el fuero civil, y acceder a las indemnizaciones. “Es cierto que la situación de los familiares de las víctimas no es de todos iguales. Tengo una cliente que tiene ocho hijos y sus apremios son muchos y tenemos que sostenerlos”, expresó en declaraciones a Canal 12 de Puerto Madryn.

El letrado hizo hincapié en uno de los factores determinantes a la hora de hacer el cálculo de los resarcimientos económicos, y tiene que ver con el monto del ingreso que cada tripulante tenía según su recibo de sueldo. “Uno de los grandes problemas, a los que quería llegar, es el gran porcentaje de pago en negro que se da en Mar del Plata a diferencia del resto del país. Cuestión que no se ve en Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia o Puerto Deseado. Acá en el sur hay pocos casos donde haya irregularidades registrales”, comparó.

Nicolás Schick citó casos de víctimas de los barcos Rigel o el Repunte, “tenían entre un 70 por ciento y un 80 por ciento del sueldo en negro. Y, esto no es un dato menor, porque va a significar un 70 por ciento menos de indemnización, y no hay forma de revertirlo si no es con testigos que debo presentar en el juicio”.

En este contexto, “está muy difícil llegar al monto que corresponde del que hay en los recibos. Las empresas y las ART se basan en los salarios que figuraban de 20 mil pesos, y las familias quieren que sea en función de lo que cobraban realmente que era entre 80 y 100 mil pesos mensuales”, describió sobre una situación que se repite. “Esa diferencia abismal no solo impacta en la indemnización, a través de la Ley de Riesgo de Trabajo, como en la indemnización por fallecimiento, y después también en las pensiones”, alertó.

Atribuyó al comportamiento de relación laboral a que “los trabajadores aceptan cobrar menos en el recibo para que al menos los embarquen. Y las empresas pagan menos cargas sociales. Como la situación está muy mal, los trabajadores en Mar del Plata aceptan estas condiciones de liquidación de cobrar la mayor parte en negro porque si no, no trabajan, no los embarcan”, reprochó sobre el accionar empresarial y de los armadores.