26/11/2019
Zarpó el Holmberg para evaluar especies demersales costeras

En su tercera campaña del año, luego de la reparación en Tandanor, el buque de investigación del INIDEP investigará en aguas bonaerenses en los próximos 27 días.

Revista Puerto - BIP Eduardo Holmberg

Este lunes desde la base naval del puerto marplatense, el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) puso en marcha una campaña de investigación de especies demersales Costeras que se inició a bordo del buque Eduardo Holmberg.

El jefe de la campaña es Claudio Ruarte y el relevamiento tendrá una duración aproximada de 27 días.  “El área de estudio comprenderá al ecosistema costero bonaerense, entre 34° S y 42° S; entre la costa y la isobata de 50 metros de profundidad e incluye a las aguas jurisdiccionales de la provincia de Buenos Aires”, según informó el propio instituto de investigación.

Es la tercera campaña del año para el Holmberg, luego de su paso por el Astillero Tandanor entre los meses de marzo y agosto. Participarán doce investigadores del INIDEP y uno de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), de la República Oriental del Uruguay. El relevamiento científico se realiza en el marco de la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo (CTMFM).

El objetivo principal del crucero es estimar las densidades de especies demersales costeras óseas y cartilaginosas: corvina rubia (Micropogonias  furnieri), pescadilla de red (Cynoscion guatucupa), gatuzo (Mustelus schmitti), pez palo (Percophis brasiliensis), lenguados, rayas y otras especies integrantes del variado costero.

De acuerdo a lo informado por el organismo, los investigadores también trabajarán para caracterizar las concentraciones de las especies objetivo y otras integrantes del variado costero, en cuanto a longitudes, sexos, y posteriormente composición por edades.

Además, entre los objetivos de la campaña se destaca “determinar el estado reproductivo de todas las especies integrantes del variado costero; localizar de áreas de mayores rendimientos de juveniles; obtener muestras de ictioplancton para su posterior análisis e identificación de áreas de puesta y cría; caracterizar oceanográficamente el área y su relación a los recursos pesqueros”.

En los últimos años, a partir de la sobreabundancia del langostino, ha disminuido la presión pesquera sobre este conjunto ictícola, con desembarques totales que se han reducido más del 30 por ciento en los últimos cinco años y se ubicaron el año pasado por debajo de las 70 mil toneladas.