18/12/2019
En Chubut el SUPA cerró 24 por ciento de aumento para el ‘congelado’

Se trata de la aplicación de la cláusula gatillo de revisión por inflación. Ese porcentaje es retroactivo al 1 de diciembre y se suma al 25,5 por ciento pautado en julio del corriente en paritarias. El incremento se trasladaría a tarifas.

Revista Puerto - SUPA Chubut - 02
Por Nelson Saldivia

El Sindicato Unido de Portuarios Argentinos (SUPA) de Chubut logró acordar con las empresas de estibaje que operan sobre pescado “congelado”, una actualización salarial de fin de año en base a la pauta inflacionaria anual proyectada para 2019. La negociación paritaria celebrada a mitad de año había estipulado un incremento del 25,5 por ciento, más una “cláusula gatillo” de revisión para el mes de diciembre en función del IPC (Índice de Precios al Consumidor) que mide el INDEC, que es lo que ahora se acordó con el sector privado.

A ese 25,5 por ciento del mes de julio de este año, ahora se le suma una actualización del 24 por ciento retroactivo al 1 de diciembre. Estos términos de revisión en base a inflación alcanzan a la estiba del aluminio, es decir, para los que operan con materia prima y productos exportables de Aluar en el muelle Storni de Puerto Madryn, y los mismos porcentajes para el sector del “congelado” de la industria pesquera, es decir para los trabajadores que realizan descargas de buques poteros, congeladores merluceros y la flota congeladora tangonera.

Las negociaciones con esos dos sectores industriales están cerradas y ahora resta que dicho acuerdo sea homologado por la cartera laboral para su efectiva implementación, retroactiva al 1 de diciembre del corriente año.

En tanto, el SUPA Chubut que conduce Ricardo Franco mantiene conversaciones abiertas con el sector del “fresco” de la pesca, principalmente de las empresas de estibaje que operan en Puerto Rawson, donde se concentra la operatoria de descarga de la temporada de langostino de aguas provinciales.

El sindicato de los estibadores señala que lo acordado con el aluminio y el congelado es el parámetro de negociación, en función de lo acordado en paritarias, y que la actualización se calcula sobre la base de los índices inflacionarios, de modo que los ingresos salariales no queden por detrás de la evolución de ese índice.

Con todo, la semana pasada se conoció que los precios al consumidor (IPC) subieron 4,3% en noviembre de 2019 respecto de octubre pasado, lo que suma un 52,1% interanual (al mismo mes, pero de 2018), según reportó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

La Patagonia, la región pampeana y la de Cuyo fueron las áreas del país donde se registraron los porcentajes más altos de incrementos en precios con una inflación del 4,5% en noviembre. En lo que va del año los precios subieron un 48,3% en todo el país y un 52,1% desde noviembre de 2018; cuando aún resta la medición de diciembre en curso.

El SUPA como otras organizaciones sindicales viene acordando, en los últimos años, una paritaria anual con cláusula gatillo sobre el IPC. En el caso de la estiba el gremio cierra los porcentajes con las empresas de estibaje, pero las que terminan pagando los aumentos son las empresas pesqueras y del aluminio, en este caso. Los aumentos salariales a la estiba se traducen casi siempre en un traslado directo a tarifas.