23/12/2019
Hasta el año que viene

Dejamos atrás un año complicado para el sector pesquero: ilegalidades, irregularidades, caída de ventas y precios más pérdidas de empleo. Cerramos con un cambio de gobierno, de reglas de juego y de funcionarios. El nuevo Subsecretario no accedió por el momento a una entrevista.

Revista Puerto - Subsecretario de Pesca Carlos Liberman - 02
Por Karina Fernández Malena Nahum

Terminamos otro año con REVISTA PUERTO, más de 21 desde que comenzamos a hacer una forma de periodismo que no existía hasta entonces en el sector. Nos hubiera gustado concluir con una entrevista al nuevo Subsecretario de Pesca, como hacemos cada vez que un flamante funcionario viene a dirigir el destino de esta industria.

Lamentablemente esa oportunidad nos fue negada. A pesar de que el funcionario ya había dado entrevistas a otros medios, nos dijo que el Ministro había pedido que no hiciera el reportaje con nosotros hasta tanto no fuera nombrado por decreto. De ser verdad sería un acto discriminatorio por parte de Luis Basterra y si no es cierto habla muy mal del nuevo Subsecretario.

Por otra parte adujo necesitar tiempo para responder a nuestras preguntas, siendo que solo llevaba tres días en el cargo. La excusa nos pareció improcedente, dado que lleva seis años en la administración pesquera, dos como director de Pesca y cuatro como secretario de Pesca de Santa Cruz y representante de esa provincia en el Consejo Federal Pesquero. Justamente sobre su actuación en ese cuerpo colegiado pretendíamos hablar, como así también del futuro del sector.

Liberman no fue llamado para ocupar el cargo, él mismo se postuló y uno debería esperar, de quien busca dirigir la pesca nacional por propia decisión, preparación y una idea cabal de la política que piensa implementar. Pero si ni siquiera habláramos de futuro y nos refiriéramos únicamente a cada una de las veces que levantó la mano para apoyar las decisiones adoptadas por el Consejo Federal Pesquero, más sencillo aún debería ser dar una respuesta, porque no pudo ni debió decidir sobre la administración pesquera nacional sin un conocimiento acabado de las consecuencias de sus actos.

Desde estas páginas siempre hemos animado a las nuevas autoridades a difundir sus planes, incluso hasta cuando dudamos de las cualidades de los funcionarios. Preferimos que los primeros en hablar de ellos sean ellos mismos; pero en esta oportunidad, no fue posible. Se ha comprometido a dar la entrevista dentro de un mes cuando regresemos del receso, veremos si cumple.

Con o sin Liberman el sector necesita resolver cuestiones de fondo importantes como el estricto cumplimiento de las normas, la observancia de las recomendaciones biológicas y la generación de empleo. Las dos primeras son resortes exclusivos de la autoridad de aplicación, la tercera puede verse seriamente afectada por las recientes medidas económicas tomó el gobierno.

Las primeras señales no son alentadoras para el sector exportador y para revertirlas se necesitaría contar, al frente de la cartera, con un funcionario capaz de enfrentar a las máximas autoridades ante la asfixia que provocan a la industria. El sector no necesita aprendices, necesita personas formadas que tengan claro el perfil que quieren darle a la pesca y los mecanismos que implementarán para llevarlos a la práctica.

Desde estas páginas siempre acompañaremos las decisiones de gobierno que busquen el manejo sustentable de los recursos, estimulen la productividad y generen empleo en el país. Pero seguiremos siendo lapidarios con el incumplimiento de las leyes, con la burla a las recomendaciones biológicas, la precarización laboral y la pérdida de empleos cuando abundan los recursos.

Este perfil nos ha permitido ganar el respeto de hasta quienes han sido objeto directo de nuestras denuncias. Las repercusiones de nuestras notas tanto en el país como en el extranjero nos han sorprendido gratamente y desde REVISTA PUERTO queremos agradecerle a cada uno de ustedes por leernos, por apoyarnos y por colaborar para hacer un producto del que estamos orgullosos.

Deseamos que el 2020 sea un año en el que podamos darles mejores noticias. Un año en el que logremos avanzar varios casilleros en la generación de una política pesquera amarrada a la legalidad, sustentable, viable económicamente y con una matriz de inclusión social, como gusta decir el kirchnerismo.