13/12/2019
Igual trabajo, distinta remuneración en el SiCoNaRA de Mar del Plata

El gremio de conductores navales acordó con CAIPA un reajuste por inflación del 15% retroactivo a noviembre como suma remunerativa. Pero con menores valores en básico, francos y día de trabajo que en el firmado con la Cámara de Armadores. “Siguen pagando mucho en negro”, dijeron desde el sindicato para justificar la diferencia.

Revista Puerto - SiCoNaRA - Daniel Flores - 02
Por Roberto Garrone

El 10 de diciembre el Sindicato de Conductores Navales (SiCoNaRA) rubricó un acta acuerdo con CAIPA por el reajuste inflacionario de la paritaria 2019 la cual consistió en una recomposición salarial del 15%, remunerativo, retroactivo al mes de noviembre, que incluye el bono de 5 mil pesos dispuesto por el gobierno nacional.

El acuerdo fue rubricado por Daniel Flores, secretario General del gremio en la Seccional Mar del Plata y Fernando Rivera, gerente de la cámara patronal que agrupa a buques fresqueros de las principales firmas armadoras como Solimeno, Moscuzza, El Marisco e Iberconsa, a instancias de Jorge Errea, referente de la Delegación local de la Agencia Territorial del Ministerio de Producción y Trabajo.

El mismo acuerdo fue firmado con la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura días antes, aunque al observar las dos escalas salariales conformadas luego del reajuste por inflación, asoman algunas diferencias notorias entre uno y otro acuerdo, tanto en el básico de los conductores como en los días de trabajo, las tareas específicas y los francos.

El sueldo básico firmado por Armadores es de 23 mil pesos mientras que el firmado por CaIPA es de 21.960 pesos. Si bien el garantizado es igual, 34.500 pesos, las diferencias asoman en los días de trabajo.

Un Jefe de máquinas que se embarca en un buque asociado a la Cámara de Armadores, cobra 1.380 pesos. Uno de CaIPA, por la misma tarea, 1.308 pesos. Los valores mantienen diferencias para el Segundo conductor, el Tercero y el Cuarto.

Por tareas específicas también hay diferencias. Un oficial que se embarca en buques de hasta 540 HP, percibe 8.107 pesos en un buque de la cámara de Armadores y 7.745 pesos uno asociado a CaIPA. Para los buques más grandes de más de 800 HP la diferencia es mayor: 14.605 pesos contra 13.950 pesos.

Los francos compensatorios también marcan una diferencia entre los anexos firmados por ambas cámaras empresarias marplatenses. Un Jefe cobra 2.081 pesos mientras que otro de un barco de Solimeno, por ejemplo, cobra 1.988 pesos.

En el único punto en que CaIPA aporta más que Armadores es en el rubro “contribución por farmacia”, donde paga 2.000 pesos por trabajador, mientras que los socios de Armadores abonan 1.750 pesos. Ese dinero no lo percibe el trabajador sino la obra social del gremio, OSCONARA.

Daniel Flores, ante la consulta de REVISTA PUERTO, reconoció la disparidad de valores pero lo vinculó a la modalidad de pago entre los socios de la cámara de armadores. “Vos sabés cómo liquidan; hacen un conformado por viaje y siguen pagando una proporción importante en negro”, dijo el dirigente.

Más allá de las argumentaciones del gremio, las actas con las escalas salariales demuestran de manera tangible la diferencia en los valores que perciben los oficiales.

Y resulta extraño a esta altura que para el mismo tipo de flota, que parte del mismo puerto y a las mismas especies, el trabajo de unos, los francos, las tareas específicas, valgan menos que en el buque que tienen a la par, haciendo las mismas tareas.