16/12/2019
Subastas del Mar, una aplicación pulida por los propios actores de la industria

Se presentó en la UTN la plataforma digital a través de la cual los actores de la pesca, la oferta y la demanda de productos, encontrarán un precio real. Sugerencias para fomentar y premiar la calidad.

Revista Puerto - Presentan Subastas del Mar - 02 - Antonio Solimeno

“Va a premiar la calidad”, dijo Antonio Solimeno que siguió la presentación desde las primeras filas.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El viernes en el auditorio de la UTN se realizó una charla explicativa de Subastasdelmar.com, una plataforma digital cerrada para que los actores de la industria, oferta y demanda, encuentren un espacio donde poder comprar y vender sus productos de origen marino. “Un tinder de precios”, resumió Julio López, director del proyecto digital en el que viene trabajando desde hace más de un año y ha sido casi que adoptado por algunos empresarios quienes le han ido contando detalles particulares de esta industria tan especial.

A Subastas del Mar podrán ingresar como vendedores de fresco empresas armadoras certificadas para no distorsionar las operaciones. Durante la charla, López realizó una simulación de transacción y las distintas alternativas que tiene quien compra.

El vendedor pone una subasta con precio máximo, por ejemplo, $ 33 y va decreciendo en la medida que pasa el tiempo, con un precio mínimo de $ 28, valor que nadie conoce. El comprador puede ordenar la compra de manera inmediata si el producto llega a $ 30 o incluso hacer una oferta por $ 27, que le llegará al vendedor en caso de que la subasta quedara desierta”, explicó el Director de la plataforma.

En la subasta el vendedor puede mencionar la cantidad de cajones, la calidad del pescado, condiciones de pago y puerto de descarga entre otros detalles adicionales.

Desde la plataforma se designó a Giuliano Falconnat, técnico en alimentos, como “perfeccionador” de las operaciones para certificar que lo convenido en el precio se ajuste al producto. Este servicio adicional está pensado para clientes del interior.

Cada subasta que se inicie se informará a la comunidad cerrada vía whatsapp y ante dos ofertas de igual valor, tiene prioridad la que llegó primero. “Ya hemos cerrado la primera operación pero seguimos puliendo detalles para que contenga la mayor cantidad de variables”, contó López, quien adelantó que la plataforma será lanzada oficialmente en marzo del 2020.

“Ante el primer incumplimiento de cualquiera de las dos partes, que no estén los productos o que no se pague en los plazos acordados, se le da de baja inmediatamente”, reveló el Director. Los operadores del sitio podrán ponderar a sus proveedores y éstos a sus clientes.

“Es bueno que se pueda saber el nombre del barco que ofrece los cajones de merluza porque no todas las empresas lo trabajan igual y no todos los barcos de la misma empresa trabajan con la misma calidad”. “Por qué tengo que venderle a alguien que quizás no me pague”. “Hay que poner en qué turno retirás los cajones de la bodega porque la calidad del pescado no será la misma”. Fueron algunas de las premisas que surgieron del encuentro.

“Va a premiar la calidad”, dijo Antonio Solimeno que siguió la presentación desde las primeras filas. “El que tenga buen pescado, lo trate bien, podrá venderlo más caro que el que lo mete en cajones de 35 kilos”, dijo el industrial, quien se mostró preocupado por las formas de pago y los antecedentes de los compradores de su pescado. “El vendedor debería poder validar la oferta para evitar estos problemas, pero al tratarse de productos frescos es complicado”, reconocieron los actores pesqueros.

Desde la plataforma reconocieron que todavía evalúan las comisiones que se aplicarán a las dos puntas de la operación comercial concretada en función de su valor. Para pertenecer a la comunidad de Subastas del Mar se cobrará una membresía anual que se descontará de las comisiones por las operaciones.

“Queremos que sea un club, que eleve el conocimiento de todos. Brindaremos charlas y conferencias con especialistas económicos, en seguridad, inversiones. La idea es que todos podamos crecer a partir de encontrar un precio real de los productos pesqueros”, concluyó López.

“Se podría especificar el orden de la descarga. Si el barco entra a la medianoche, no es lo mismo el pescado que sale a las 2 de la mañana que el que sale a las 6”, reconocía uno de los presentes. “A esa hora mejor ni vengas”, ironizaba Solimeno desde la otra fila de sillas.

Las preguntas y sugerencias siguieron una vez terminada la presentación de López, en un ágape servido en otro sector de la UTN. Encontrar precios reales también debería ayudar a fomentar su consumo.