23/01/2020
Distribuyen cuota de merluza y dan el primer guiño a Moscuzza

La correspondiente al año 2020 son 201.463 toneladas para 152 barcos entre los que se cuentan tres del Grupo Moscuzza, sobre los que pesa un fallo judicial de 2018 que debiera mantenerlos amarrados a muelle.

Revista Puerto - Jose Moscuzza

No le costó demasiado al empresario marplatense acomodarse al nuevo gobierno.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

Se distribuyeron las cuotas de merluza hubbsi para el 2020; en base a las recomendaciones del INIDEP y a la decisión del Consejo Federal Pesquero, la Captura Máxima Permisible se estableció en 290.000 toneladas. Según la legislación vigente el 69,47% de esa cifra debe distribuirse entre los barcos que cuentan con cuota individual de captura. El total a distribuir entre 152 barcos es entonces de 201.463 toneladas.

De ese volumen unas 3.263 toneladas le fueron otorgadas al buque Stella Maris I; 2.483 toneladas para el buque Don Cayetano y 2.187 toneladas al barco Itxas Lur, todos del Grupo Moscuzza. Sobre estos barcos existe un fallo judicial de primera instancia del año 2018 que ordena la suspensión de los permisos por haberse obtenido de forma ilegal en la década del noventa.

El Stella Maris I, el Don Cayetano y el Itxas Lur obtuvieron sus autorizaciones de captura del buque Santa Eugenia, cuyo permiso fue declarado nulo de nulidad absoluta en el año 2003 por la entonces interventora de la Dirección de Pesca Nélida Videla, ratificado ello por la Auditoría General de la Nación (AGN) y por el informe de revisión de permisos de pesca encargado por aquellos años a la Universidad de Buenos Aires. (Ver Desoyen un fallo de la justicia para beneficiar al Grupo Moscuzza).

A partir de dichos informes el entonces subsecretario de Pesca ordenó la suspensión de las autorizaciones de captura generadas por el barco Santa Eugenia, derogó las resoluciones que lo habilitaron y generó acciones de lesividad en sede judicial. Seguidamente la firma Moscuzza accionó contra el Estado Argentino y finalmente en 2018 se obtuvo un fallo de primera instancia contrario a los intereses del empresario.

El juez  Enrique Lavié Pico ordenó declarar el permiso nulo de nulidad absoluta y lo mismo indicó para las resoluciones que le dieron vida a la transferencia del barco, indicando que lo actuado por el subsecretario de Pesca en 2003 era lo correcto, habiendo realizado además un impecable procedimiento administrativo.

Juan Bosch, quien fuera subsecretario de Pesca hasta diciembre de 2019, tuvo en sus manos el fallo pero no actuó en defensa de los intereses del Estado sino de los del empresario. Bosch no realizó ninguna acción para impedir la zarpada de los buques que tomaron sus autorizaciones de captura declaradas ilegales por la justicia: Don Cayetano, Itxas Lur y Stella Maris I.

Moscuzza apeló el fallo y hoy la causa se encuentra en Cámara. No obstante y según lo expresara el juez en su fallo, las autoridades pesqueras se encuentran en condición de ordenar la suspensión de los buques en sede administrativa. Esto podría realizarse interponiendo una medida cautelar que retuviera en muelle a las embarcaciones hasta tanto se tenga una sentencia definitiva.

Juan Bosch se fue sin hacerlo y lamentablemente tampoco  lo ha hecho la nueva gestión kirchnerista en Pesca. No solo se sigue actuando a favor de un empresario con permisos de pesca ilegales, sino que tampoco se defienden los interese del Estado Argentino. Tanto durante la administración del macrismo como en la actualidad, se sigue beneficiando a Moscuzza con cerca de 8 mil toneladas de merluza hubbsi que engrosan su patrimonio de forma ilegal.

Será interesante ver hasta dónde está dispuesto a diferenciarse el actual gobierno. Por lo pronto, se los ve actual de forma idéntica a sus antecesores.