31/01/2020
El Millennium activó la estiba en Mar del Plata

El potero de Cruz del Sur descargó 350 toneladas de calamar en la sección 13 de la terminal marítima local. Demora cinco días en ir a zona de pesca y volver a puerto pero el armador prioriza otros servicios.

  • Revista Puerto - Calamar - Descarga del BP Millennium - 02
  • Revista Puerto - Calamar - Descarga del BP Millennium - 03
  • Revista Puerto - Calamar - Descarga del BP Millennium - 04
  • Revista Puerto - Calamar - Descarga del BP Millennium - 05
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El Millennium parecía un hormiguero recién pateado cuando las hormigas comienzan a salir en todas las direcciones. Ubicado en la sección 13 del muelle 3 del puerto marplatense, era el único barco en los más de 200 metros de extensión que tiene el espigón, que promovía una actividad inusitada en este sector.

Estibadores cargando pastillas en las tarimas de madera que luego son transportadas hasta los contenedores vacíos que esperan un poco alejados. La grúa de Pequeña Marina levantando carga desde la bodega, marineros esperando poder subir como relevos, otros estibadores descansando bajo la sombra del elevador. Todo en torno al primer barco que descarga illex en Mar del Plata en esta temporada 2020 que puede interrumpirse el lunes si CAPA y el SOMU no sellan el acuerdo con la actualización salarial.

“Somos 40 estibadores, la mitad de Pequeña Marina y la otra mitad del Centro de Contrataciones”, dice el encargado de la troupe de botines, guantes y fajas, pero sin cascos. “Los tenemos en ese trailer, nadie los quiere usar”, dice sobre un incumplimiento que ya es una tradición en Mar del Plata. Estibadores sin protección y nadie que labre las actas de infracción. Después, para compungirse ante un accidente evitable, son los primeros.

El Millennium ingresó con 350 toneladas de calamar entero, mayormente S y SS, dice el jefe de flota, vestido con un chaleco de color fluorescente que lo distingue de los demás. “El barquito pescó muy bien, en diez días ingresa el Patagonia Blues”, anticipa Alfonso Villegas.

El Millennium tuvo dos días y medio de viaje para llegar a Mar del Plata desde zona de pesca, uno de descarga y otros dos de vuelta. “Siempre operamos en este puerto porque la estiba es eficiente y disponemos de contenedores y un servicio muy bueno de reparaciones. El barco cumple 50 años la zafra que viene y siempre hay que hacerle cosas”, dijo el representante del armador.

Mientras los estibadores descargaban las 350 toneladas en menos de doce horas, electricistas repasaban las máquinas poteras y los compresores de frío. “Si descargáramos en el sur no podemos sacar más de 200 toneladas por día, ahí ya descontás uno de los días del viaje, es un poco más cara y no siempre hay prioridad en la descarga. Y acá nos sentimos como en casa, se trabaja muy bien”, valora la tarea de los estibadores que van y vienen sin parar.

“Si Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires, en la pesca el ejemplo vale para Mar del Plata. Está en todos lados pero atiende acá; acá tenés todo lo que necesitás, mecánicos, electricistas, torneros, soldadores; todos los rubros como para resolver los problemas rápido y volver a pescar”, dice Villegas, que vigila que los tamaños S y SS vayan al contenedor que corresponde.

Sobre la marcha de la temporada sostiene que la faena es irregular, con noches de buenas capturas y otras con muy poco, y un período de mal tiempo que los obligó a guarecerse en Bahía Camarones.

“El calamar es un poquito más grande que el del año pasado, dentro de los mismos tamaños pero un poquito más grande”, dice, aunque reconoce no saber de qué stock proviene, si del desovante de verano o el subpatagónico. “Háblame de fierros, no de capturas”, dice como pidiendo clemencia, antes de soltar la risa.