29/01/2020
No hubo acuerdo paritario y se abre un interrogante en la zafra de calamar

CAPA ofrece un 80% de actualización para la tonelada de calamar entero producida, pero el SOMU se mantiene firme y solicita un aumento del 250%. Lunes 3, nueva y última reunión antes de que venza la conciliación obligatoria.

Revista Puerto - Calamar
Por Roberto Garrone

Se mantiene en vilo la continuidad de la zafra de calamar al sur del 44° S luego que fracasara ayer una nueva audiencia entre representantes de CAPA y el SOMU para intentar llegar a un acuerdo y cerrar la negociación salarial para los tripulantes de la flota potera.

“Sigue todo como esta”, reconoció Juan Redini, presidente de la cámara empresaria que agrupa a más de 60 barcos de la flota nacional que está pescando desde el 10 de enero a partir de una conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, período donde las partes mantienen la paz social pero que vence el próximo 3 de febrero.

El SOMU solicita una actualización para la producción que lleve la tonelada de entero de $ 100 a $ 350 porque consideran que es un valor que ha estado atrasado en la gestión que encabezó Omar Suárez y necesita ser recuperado.

Desde CAPA estiraron la oferta y ayer reiteraron la intención de incrementarlo en un 80%, y comenzar a pagar $ 180, más un incremento en los básicos de manera escalonada para pasar de los 12 mil pesos actuales a los 19.200 pesos en el mes de abril. En el SOMU piden un básico de 30 mil pesos.

En zona de pesca las capturas se mantienen en niveles irregulares, con noches de buena pesca y otras donde el recurso brilla por su ausencia. “El año pasado a esta altura ya había completado hace una semana y ahora me falta un poco”, contó un armador que participa de la temporada.

Ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo las partes pasaron a un cuarto intermedio hasta el 3 de febrero. Ese día vence el plazo extendido de la conciliación obligatoria y si no se llegase a aunar posiciones el SOMU quedaría facultado para determinar el paro de actividades y los buques quedarían amarrados a muelle a medida que completan la marea.

“Ellos mantienen la misma propuesta que cuando comenzó la negociación. Ya les dijimos que el momento de negociar es este. Si quedamos liberados a tomar una medida de fuerza, los valores que tendrán que pagar para volver al mar son los que pedimos ahora”, confió un allegado a la conducción que participó de la audiencia.

Ayer al mediodía comenzó a circular el rumor de que algunos armadores, para evitar esta medida y ante la posibilidad que el SOMU decrete una medida de acción directa, decidirían entrar a descargar aunque tengan la mitad de la bodega completa.

“No sé qué hará el resto, nosotros creo que vamos a seguir en zona de pesca”, advirtió la misma fuente consultada.

En el SOMU ya mandaron una comitiva de delegados a los puertos patagónicos para recibir a los marineros embarcados en los buques que ingresen de manera anticipatoria para informarlos de los pasos dados y cómo sigue la negociación colectiva.

El lunes 3 de febrero a las 17 horas vence la conciliación obligatoria. Ese día y a esa hora se conocerá el futuro de una temporada dominada por la discordia y la escasez del recurso.