30/01/2020
Pina Pesca no reconoce certificados médicos de sus trabajadores

El SOIP pidió audiencia en el Ministerio de Trabajo a partir de la decisión de la empresa de Juan Di Costanzo de descontar los días que faltan los obreros por problemas de salud. Amenaza a la delegada y orden de restricción.

Revista Puerto - Pina Pesca - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Pina Pesca, empresa ubicada en Edison 941 de Mar del Plata, que procesa materia prima de origen pesquero, principalmente merluza y variado costero que se comercializa en la cadena de pescaderías Di Costanzo, no reconoce los certificados médicos que entregan los trabajadores y procede a descontar los días no trabajados de las quincenas.

Ante la reiteración de casos desde el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado elevaron una nota al Ministerio de Trabajo de la Provincia, delegación Mar del Plata, en que resumieron el caso y solicitaron una audiencia para persuadir a la empresa de que desista de tales procedimientos.

En Pina Pesca trabajan 45 personas, entre fileteros, envasadoras y peones. Un grupo está efectivo bajo el convenio 161/75 y otro tiene arreglos particulares con Juan Di Costanzo, el empresario que maneja el frigorífico y cadena de pescaderías en Mar del Plata y Pinamar.

El caso que desencadenó la protesta del gremio se vincula a una envasadora que sufrió un esguince de tobillo y pese a que presentó el certificado, la empresa descontó los días que estuvo convaleciente. En otro caso similar, otra envasadora se descompensó con un pico de presión y tras el traslado de la ambulancia, se le indicó guardar reposo.

“Pina Pesca no le abona los certificados”; sostienen en el SOIP. En la carpeta de Pina Pesca tienen una colección de denuncias por malos tratos. Incluso el de la delegada, cuyo nombre no trascendió, quien hizo una denuncia en la justicia por amenazas contra Andrés Di Costanzo, hermano de Juan. “Tiene una orden de restricción para con la compañera”, avisaron en la sede gremial.

No es la primera vez que el gremio expone los malos tratos y la mala manera de liquidar los salarios que tiene la empresa a instancias del Ministerio, donde Pina Pesca envía a su letrado, Mariano Colovi.

“Hace lo que quiere. Con los fileteros tiene un acuerdo por el que paga lo mínimo en blanco y todo lo demás en negro por ventanilla en el banco”, recordó un allegado a Cristina Ledesma.

La relación de Di Costanzo no es mala con todos sus obreros. A aquellos con los que se lleva mejor les suma otras funciones. Hay fileteros que manejan alguno de los camiones de reparto y hasta atienden la pescadería.