14/02/2020
«Cambio un barco de 8 mil cajones por uno de 5 mil para seguir dando trabajo»

Pedro Baldino defendió la importación del buque chileno usado con el que pretende reemplazar al Sirius III aunque aclaró que si no lo aprueban no tendrá problemas en llevarlo a Chile de regreso. Alega imposibilidad de construirlo acá y habla del futuro del desguace del Harengus.

Revista Puerto - Pedro Baldino
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Pedro Baldino defendió ayer su idea de importar desde Chile un buque pesquero usado, botado en 1982, para reemplazar al Sirius III, que le compró a la familia Di Leva de “El Marisco”, en tanto subrayó que no se puede construir en el país y que representa una rebaja en el esfuerzo pesquero, además de la continuidad laboral de 20 familias de tripulantes.

“El Sirius III tiene 8 mil cajones y no sirve más, al igual que el Sirius II. Yo estoy trayendo un barco de 5 mil cajones para reemplazarlo y que de ese modo puedan seguir trabajando los 20 marineros que se embarcaban y hoy no saben si seguirán trabajando”, dijo el armador ante la consulta de REVISTA PUERTO.

Baldino aclaró que si bien el buque fue botado en 1982, “tiene certificaciones del 90, es un barco mucho más moderno que el Sirius, nada que ver”, en tanto aseguró no poder hacerlo en gradas nacionales. “Donde querés que lo haga, dónde lo construyo. ¿En Sanym? Ahí se hicieron los ‘Cabos’ chicos, los grandes se importaron”, indicó el empresario, que en la división societaria con sus hermanos y sobrinos, de la abultada lista de fresqueros, solo se quedó con el buque Marcala.

Tiempo atrás había reconocido ante este cronista que estaba buscando otro fresquero. Ahora el armador no aportó cifras ni de la compra del Sirius III con su permiso y cupo de merluza ni del casco del Friosur VIII, que ya está amarrado en el muelle 7 del puerto de Mar del Plata.

“Si Industria lo quiere autorizar, bien; y si no, también, a esta altura de mi vida cambié de filosofía, no me hago mala sangre. Así como lo traje lo llevo de vuelta. Confío porque este gobierno dijo que venía a poner al país de pie, a recuperarlo. Y yo no estoy sacando un barco de 1500 cajones, cambio uno de 8 mil por uno de 5 mil cajones y estoy dando trabajo, generando actividad”, argumentó Baldino.

El armador que quiere importar el barco usado todavía no sacó el Harengus, abandonado desde hace cinco años en el muelle 3. “Un día me agarra la loca y lo desguazo yo”, dice Baldino y reitera que tiene muchas ofertas para desguazarlo pero le cobran muy caro.

“Vino la gente de La Pasteca, la de Lusejo, otro quiso llevarlo para hundirlo y hacer un parque submarino, pero siempre hay un problema. Eso del varadero de la Base viene muy lento y ni sé si podría subir. Yo le voy sacando cosas pero hay que cortarlo”, reconoció.

10