07/02/2020
El ministro Basterra nombró a su amigo Oscar Padin en el INIDEP

Ayer asumió como nuevo Director. Su designación la realizó directamente el titular de Agroindustria que ayer lo acompañó en la presentación formal realizada en la institución. Advierten que los recursos económicos serán escasos.

Revista Puerto - Oscar Padin asume en el INIDEP - 02
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

Oscar Padin, el biólogo que durante 12 años ocupó un lugar en el Consejo Federal Pesquero en representación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y que en los últimos seis años dirigió el Instituto de Biología Marina Almirante Storni de San Antonio Oeste, asumió ayer como director del INIDEP. Padin es uno de los pocos funcionarios que ha podido elegir Luis Basterra en la estructura del Ministerio. Esa relación de confianza quedó clara ayer en la ceremonia de asunción, cuando contó el nacimiento de su amistad forjada en la preparación de la ley de designación como Área Marina Protegida Banco Burdwood-Namuncurá, postura ambientalista que algunos empresarios miran con desconfianza.  El único anuncio que formularon también generó cierta desconfianza entre los biólogos dado que dijeron se buscará trabajar en forma conjunta con el CONICET para optimizar los recursos que, ya advirtieron, serán escasos.

“La responsabilidad que me toca asumir como director de esta institución me llena de orgullo pero me presenta un desafío para cumplir con las expectativas del equipo de gestión que encabeza el ingeniero Luis Basterra, que nos ha fijado una vara muy alta para cumplir con los objetivos de la productividad, austeridad y eficiencia establecida por nuestro presidente”, dijo el nuevo director del INIDEP.

Dirigiéndose a los investigadores señaló que las puertas de la Dirección estarán abiertas “respetando la estructura institucional que esperamos consolidar en breve impulsando los concursos pendientes”, tarea prometida por la gestión anterior en la intervención a cargo de Lobbosco que no se cumplió. También anunció que se fortalecerán los mecanismos institucionales de interconsulta participativa para mejorar los procesos.

Previendo posibles conflictos, abogó por el diálogo para no volver a interrumpir la labor científica. Refiriéndose a la gestión anterior, señaló que ha tomado conocimiento “de algunos problemas administrativos y financieros, algunos insalvables sobre todo en relación con los buque de investigación”, que dijo buscarán resolver pronto para alterar lo menos posible las campañas.

Oscar Padin es el hombre de confianza del Ministro en lo que hace a la pesca; eso quedó claro en el discurso del titular de la cartera de Agroindustria.

“Oscar deja estela, una estela que no se diluye, que queda”, dijo Basterra. En todo momento destacó su relación de amistad, forjada tiempo antes de convertirse en diputado por la provincia de Formosa bajo el ala de Gildo Insfrán.

Ya como legislador lo convocó para formar parte de su equipo de asesores. A propuesta de Oscar Padin trabajaron junto al diputado mendocino Carmona, en el proyecto de Ley de Área Marina Protegida Banco Burdwood-Namunucurá, que lograría aprobación en 2013.

“Yo soy generación Malvinas” dijo Basterra relacionando el AMP con la disputa por la soberanía. “Esa causa estuvo, está y estará presente hasta el último de mis días y para mi significó una posibilidad reivindicatoria”. Luego elogió la ampliación del área protegida del Banco y la creación de la segunda Área Marina protegida Yaganes, impulsada por la anterior gestión.

“Ahí es donde uno aprende que se pueden superar las grietas porque el proyecto era del oficialismo y nos convocaron y logramos hacer todas las modificaciones que eran necesarias para que se apruebe la segunda Área Marina Protegida de Argentina y esto para mí es el camino que tenemos que transitar para superar la grieta, con objetivos que son trascendentes, con objetivos estratégicos”, señaló Basterra y varios empresarios se miraron entre sí, inquietos ante lo que entendieron como un apoyo a la ampliación de las áreas protegidas en el mar.

“El mar a mí me interesa y me interesa mucho”, dijo Basterra y tras referirse al desafío de preservar los recursos y de la importancia de conocerlos al detalle; de la importancia del capital intelectual que existe en el INIDEP, abrió el paraguas sobre el escaso presupuesto con el que contará el Instituto para cumplir con los objetivos de investigación.

“Estamos en un momento complejo, la verdad es que la situación del peso, de la macroeconomía, el desequilibrio económico, la deuda externa y su negociación, impiden que podamos soñar con una gran disponibilidad de recursos; pero sí vamos a tener como objetivo la priorización de la aplicación de los recursos”, dijo el Ministro y cerró el tema diciendo que se realizarán tareas coordinadas con el CONICET para hacer uso “de los pocos recursos que eventualmente vamos a tener”.

La ponderación de las mujeres y hombres de ciencia presentes en el mensaje de ambos oradores es un reconocimiento merecido y la valoración de la importancia de conocer cabalmente la situación de todos los recursos pesqueros, es una buena noticia. Pero sin presupuesto para realizar las campañas, para robustecer el programa de observadores y sin un sistema de vigilancia y control efectivo que garantice el cumplimiento de las recomendaciones biológicas, los objetivos planteados serán letra muerta de floridos discursos. Los nuevos funcionarios dicen contar con esas aptitudes necesarias para lograrlos de todas formas.