11/03/2020
En Mar del Plata el servicio de asistencia a víctimas del mar está en riesgo

A fines de marzo vence el contrato de los tres miembros del Centro de Asistencia Psicosocial, Prevención y Seguridad a familiares de víctimas de naufragios o accidentes. Los coordinadores no cobran desde octubre. Hoy brindan asistencia en el caso Nuevo Viento.

Revista Puerto - Servicio de Asistencia a las Victimas del Mar - Claudio Cepeda
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El Centro de Asistencia Psicosocial, Prevención y Seguridad (CAPPS) fue inaugurado en junio de 2019, como respuesta del Estado a una de las iniciativas planteadas por el colectivo “Ningún Hundimiento Más”, ante las necesidades existentes en torno al acompañamiento a familiares de tripulantes fallecidos o desaparecidos en naufragios.

Luego del naufragio del Repunte, en julio de 2017, los familiares se encontraron buscando datos e información de los tripulantes en la puerta de Prefectura sin ningún tipo de contención. La misma llegaría, con suerte, varios meses después. Esas primeras horas después de la tragedia debió ser de una contención mutua.

El hundimiento del Rigel en junio de 2018 apuró las gestiones y el compromiso de las autoridades para que el centro de asistencia funcione dentro de la jurisdicción portuaria.

El CAPPS se formó con el grupo de profesionales especializados en emergencia surgida de la Universidad Nacional de Mar del Plata, coordinado por Claudio Cepeda y Julieta Arbizu. En el edificio, frente a Prefectura Naval, se brinda asistencia de lunes a sábado, en un turno de tres horas diarias.

En ese espacio, profesionales y estudiantes avanzados en psicología brindan asistencia psicosocial a víctimas directas e indirectas de accidentes, emergencias o desastres, a la vez que busca fortalecer las estrategias de prevención y seguridad en todas las actividades que desarrollan los trabajadores dentro de la terminal portuaria y las tripulaciones con asiento en Mar del Plata.

Toda esta estructura de asistencia está en riesgo. “A fin de mes vencen los contratos del equipo técnico con el Consorcio. La administración portuaria se hizo cargo de los salarios cuando desde Producción bonaerense avisan que no tenían presupuesto para sostener la iniciativa”, informó Cepeda, ante REVISTA PUERTO.

El CAPPS se inauguró en junio y luego de la derrota en las PASO la Provincia avisó que no tenía el presupuesto, por lo que el Consorcio debió hacerse cargo del salario del personal. Los coordinadores no tuvieron mejor suerte. “Nosotros estábamos ligados a Agroindustria pero nos pagaron octubre y ya después no pagaron más”, dice Cepeda.

El grupo de psicólogos en emergencia se quedó hasta las 2 de la mañana del lunes a la espera de que terminara la reunión de los tripulantes del Nuevo Viento con los familiares de Matias Luri, que habían llegado de Santa Fe.

“Fue en la propia Prefectura, luego que prestaran declaración por el sumario. Estaba la mamá de Lucas, su hermana y una sobrina. Fue muy contenedora, en un buen ámbito, más humano de lo que han pasado los familiares de otros náufragos. Se mostraron tranquilas, les sirvió conocer detalles de cómo habían sido las últimas horas de Lucas a bordo”.

Es lunes a la tarde y el psicólogo se prepara para recibir a los tripulantes del Nuevo Viento. “Les ofrecimos un espacio donde canalicen todo lo vivido, trabajar para que se desahoguen, liberen tensiones”, cuenta Cepeda. “La idea es que puedan contar qué pasó, para armar la historia, qué pensaron cuando ocurrió y luego qué sintieron; que puedan poner en palabras la angustia que atravesaron porque muchas veces estos hechos dejan secuelas que les imposibilitan seguir trabajando”, explica el profesional.

Del Jefe de Máquinas desaparecido no hubo novedades salvo que Prefectura desactivó la búsqueda aérea a menos de 48 horas de su caída al agua el sábado a la noche, por cuestiones presupuestarias; y tuvo que intervenir el SICONARA y los familiares que conforman Ningún Hundimiento Más, para que mantengan los guardacostas en zona. El operativo se seguirá activo mientras lo disponga Bernardo Bibel, juez Federal de Necochea que entiende en la causa.

Si se garantiza el financiamiento para lo que queda del 2020, uno de los objetivos del CAPPS es seguir capacitando a sus integrantes. “Estamos preparados para la emergencia pero en esta temática en particular tuvimos que aprender a trabajar en el duelo sin el cuerpo. Las familias lo esperan, es un anhelo reencontrarse con el ser querido y sabemos que eso muchas veces es imposible, lamentablemente”, sostiene Cepeda.

Entre los familiares de las víctimas del Repunte y el Rigel hay casos de intentos de suicidio. Esta situación ha generado que los profesionales del CAPPS desplieguen alternativas para abordar esta problemática, así como charlas y talleres con los sindicatos de gremios marítimos en el manejo del estrés en situaciones de emergencia.

Emergencia que se dibuja en el horizonte del propio CAPPS.