12/03/2020
Piden que continúe la búsqueda de Matías Luri

El jefe de máquinas del barco Nuevo Viento desapareció el sábado 7 de marzo a 45 millas de Necochea. Familiares y compañeros solicitan que siga el rastrillaje hasta hallar el cuerpo; ante el tiempo transcurrido las esperanzas de sobrevida se han perdido.

Revista Puerto - Marcha por tripulante del Nuevo Viento desaparecido - 02
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

La noche del 7 de marzo, el primer pescador del Nuevo Viento,  el segundo de máquinas y el jefe de máquinas Matías Luri, se encontraban en cubierta disfrutando de un momento de descanso antes de la cena, en una noche calurosa y calma. Pronto el cocinero avisó que la comida estaba lista, los compañeros de Luri bajaron pero él prefirió quedarse a terminar el cigarrillo que acababa de encender: ahora voy, vayan ustedes que ya bajo, les dijo.

Todos estaban sentados a la mesa y les extrañó que Matías no hubiera bajado. “Qué raro que no baje, si nunca se pierde una comida, dijo mi papá”, cuenta Claudio Aguayo, que repite el relato del padre: él en ese momento se encontraba durmiendo en su camarote.

“Mi papá y Claudio, el segundo de máquinas, lo fueron a buscar y no estaba en la cubierta, bajaron a máquinas pensando que habría ido a revisar algo pero tampoco estaba, siguieron buscando abajo, pensado que habría ido a buscar un balde de agua, no sé, cualquier cosa, puede pasar, pero no. Fueron al camarote a ver si se había acostado y tampoco estaba, ahí ya comenzaron a desesperarse”, cuenta Gerardo Aguayo, compañero de Luri e hijo del primer pescador, que fue uno de los dos últimos hombres que vieron con vida a Matías.

En ese momento Gerardo y todos sus compañeros salieron a cubierta a gritar el nombre de Matías, esperando recibir una respuesta que no llegó. Al mismo tiempo le avisaron al capitán para que calculando el tiempo desde la última vez que habían tenido contacto con Luri, pudieran calcular el lugar donde podría haber caído al agua. Lo calcularon en dos millas y volvieron en su búsqueda: “hasta las redes tiramos para poder encontrarlo pero nada…”, cuenta Gerardo.

Otros barcos los ayudaron, pero ellos debieron regresar pronto a puerto porque la Prefectura no les permitía seguir navegando sin el jefe de máquinas, el título del segundo de máquinas no era suficiente para cubrir el cargo. “Por eso nos tuvimos que volver, si no, hoy todavía estábamos ahí, buscándolo”, se lamenta Gerardo.

Los compañeros del joven Matías Luri acompañaron ayer a la familia frente a las dependencias de la Prefectura de Mar del Plata donde reclamaban que la búsqueda no se detenga.

Desde el sindicato que representa a los maquinistas, SICONARA, Daniel Flores informó que han acompañado a la familia desde el primer momento y que los psicólogos del Centro de Asistencia Psicosocial, Prevención y Seguridad (CAPPS) han hecho un gran trabajo conteniendo a los familiares de Matías, especialmente a la madre.

“La familia tuvo razón en reclamar ante la posible suspensión de la búsqueda a las 48 horas y los hemos acompañado en el reclamo, la búsqueda no se ha suspendido, se sigue por vía aérea tratando de encontrar el cuerpo, siguiendo la deriva del mar. De todas formas les hemos explicado que la situación es diferente a la de un naufragio, donde existen otros elementos que pueden aparecer en la búsqueda que faciliten la localización”, indicó el dirigente.

A su vez confirmó que el prefecto de la Prefectura Mar del Plata se comprometió a dar un parte todos los días a las 17 cuando la luz comienza a disminuir y se dificultan las tareas de rastreo. “La búsqueda continuará hasta que el juez lo determine”, finalizó Flores en referencia a Bernardo Bibel, juez Federal de Necochea, que entiende en la causa.