23/03/2020
Se acentúa la parálisis en Mar del Plata y tampoco se descargan buques congeladores

Los gremios ahora le piden un protocolo al Consejo Federal Pesquero. Ya rechazaron el del Ministerio de Transporte, el acordado con la patronal y no acatan la decisión gubernamental de declarar a la industria como actividad esencial.

Revista Puerto - Puerto de Mar del Plata - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

A una semana de la interrupción de zarpadas de la flota pesquera en Mar del Plata a partir de la decisión de los gremios marítimos de sumarse a la cuarentena dispuesta por el gobierno nacional, y más allá de haberse declarado a la industria dentro de las actividades esenciales por el decreto del presidente Alberto Fernández el jueves por la noche, los muelles de la terminal marítima se van patinando de una parálisis generalizada.

El artículo 2 de la Resolución 297 del Ministerio de Trabajo establece que los trabajadores que presten servicios en estas industrias son considerados “personal esencial”. La continuidad de tales actividades en estas circunstancias constituye una “exigencia excepcional” de la economía nacional, según señala el texto oficial.

Los gremios marítimos, que habían pedido el protocolo sanitario para evitar contagios de Covid-19 y cuando estaba acordado y solo faltaba la rubricación por autoridades nacionales solicitaron cambiar condiciones para poder quedar a la orden y cobrar en caso de que eligieran no salir a pescar, desconocen la normativa oficial y mantienen retenidas todas las zarpadas.

En tierra, los trabajadores del pescado recibieron un permiso especial y pudieron transitar y superar los retenes de control dispuestos por las fuerzas de seguridad para monitorear el cumplimiento del aislamiento social obligatorio dispuesto por el Gobierno.

El viernes después del mediodía desde el SUPA emitieron un comunicado a través del cual anunciaron la parálisis de la descarga de buques congeladores hasta el 31 de marzo. Hasta ese momento se venían descargando buques poteros principalmente, aunque no se los dejaba volver a zona de pesca por la falta de protocolo sanitario que exigen los gremios marítimos.

“Si la situación se prolonga exigiremos que la autoridad sanitaria competente formule un protocolo de protección para los trabajadores que deben realizar tareas de estiba”, dice el comunicado del SUPA.

Determinar quién es la autoridad sanitaria ya es todo un desafío en Mar del Plata. Existe en el puerto una delegación de Sanidad de Frontera y hasta no hace mucho su responsable era Nazareno De Giovanni. El médico pidió licencia y nadie atiende los teléfonos fijos.

La flota demanda la renovación de certificados de fumigación y sanitización y la autoridad competente es Sanidad de Frontera. Nadie sabe cómo renovarlos en este contexto, cuando se reanude la actividad.

Como si no quedara claro todavía que los gremios marítimos no tienen ninguna intención de salir a pescar, al menos hasta el 31 de marzo, ahora el último pedido que formularon es que el Consejo Federal Pesquero redacte un protocolo sanitario como para poder destrabar la situación.

Es curioso porque Daniel Flores, secretario General del SICONARA, advierte en redes sociales situaciones que parecen imposibles de resolverse con un protocolo. El dirigente refiere a los pocos baños existentes para los tripulantes y las condiciones de habitabilidad de algunos buques pesqueros. Eso no se resuelve con un documento.

La estiba garantizó la descarga de buques fresqueros con estibadores menores de 60 años, sumando los recaudos necesarios y menos integrantes en las cuadrillas. El viernes reapareció el Consorcio Portuario de la cuarentena y recorrió el muelle donde relevó la temperatura de los trabajadores de la descarga.

Fuentes del propio Consorcio informaron que se incorporó más personal sanitario que durante las 24 horas realizará controles de temperatura a todos los trabajadores portuarios. El Consorcio ya había elaborado un protocolo el 27 de febrero por el Covid-19. No, los gremios marítimos quieren uno del Consejo Federal Pesquero.

Durante las últimas horas llegaron a puerto los pesqueros Madre Margarita, Nono Pascual, Don Raimundo, Santa Bárbara, Sfida, Promac, Mellino VI, Estefany, Gaucho Grande, Sagrado Corazón y Don Turi.

Desde el SUPA garantizaron la descarga aunque será un proceso más lento. Otros poteros, como los Shi Xi Ji 92 y 91, ya estaban amarrados y varios otros, llegando a Mar del Plata.

Mientras se acumulan buques amarrados en muelle y comienza a haber problemas de espacio para acomodarlos a todos, recordemos que hay una larga lista de barcos inactivos que ocupan áreas operativas vitales, comienza a crecer el descontento de los tripulantes que solo embarcan como relevos.

Según pudo saber este medio los trabajadores se están agrupando y en las próximas horas le solicitarían al SIMAPE que reclame la bajada de subsidios para hacer frente a esta parálisis. Creen que cuando la flota se ponga en marcha, primero saldrán los efectivos y no habrá tantos lugares a bordo para ellos.