08/05/2020
Epílogo de la mejor temporada de calamar de los últimos cuatro años

Se llevan desembarcadas casi 100 mil toneladas al 29 de abril y se esperan redondear un 20 por ciento más en estos días. La flota ahora bajó los rendimientos tras el mal tiempo. Mar del Plata, epicentro de las descargas.

Revista Puerto - Calamar - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

En medio de la pandemia del Covid-19 el stock bonaerense norpatagónico, que venía fallando en los últimos años, mostró una abundancia sorpresiva que no solo equilibró los números flacos de lo faenado al sur del 44°Sur, sino que con las capturas del norte, la temporada terminará siendo de las mejores en los últimos tiempos.

La estadística oficial marca que hasta el 29 de abril se declararon descargas por casi 97 mil toneladas, lo mismo que se había pescado en todo el año pasado. Y todavía falta contabilizar varios barcos que por estos días mantuvieron activo el servicio de estiba en Mar del Plata, puerto que con 52 mil toneladas encabeza el ranking de descargas, cuando el año pasado habían sido solo 34 mil toneladas.

Ayer por ejemplo estaban descargando el Tae Baek en la sección novena y el Lu Qing Yuan Yu 288 y otro más en la Escollera Norte, que en promedio llegaron con 700 toneladas, que eran descargadas por los estibadores de Pequeña Marina y Producción.

“Estamos haciendo en promedio cuatro turnos de tres horas por día desde principios de marzo”, cuenta un estibador eventual, convocado por Pequeña Marina. “Para nosotros es la salvación porque nos permite hacer una diferencia. El calamar casi que nos salvó el año”, reconoce. Por cada turno de trabajo cobran entre 2 mil y 3 mil pesos. “Los efectivos de la empresa cobran más que los eventuales por el mismo trabajo. Así es el gremio que tenemos”, contó el estibador.

Carlos Mezzamico, el secretario General del SUPA andaba por la punta del muelle, en la octava, viendo la descarga del Géminis, que también trajo calamar entero y merluza congelada. Completó las 626 toneladas en 32 días. Ahí descarga La Nueva Unión y el trabajo se prolongará hasta mañana.

Un grupo de correntinos apuraba el paso con bolsos al hombro para embarcarse en uno de los poteros de Fénix, el armador chino más importante con los Xin Shi Ji. Son 23 tripulantes que llegaron en la combi “El Trébol”.

Los choferes aseguran que el problema con el micro que detuvieron la semana pasada es que la empresa no había sacado el permiso para circular, y muestran todos los papeles que sacaron ellos. Están esperando que salgan doce pasajeros para devolverlos al litoral.

“Mar del Plata está picante”, refieren por el celo en los controles de acceso. “Llegamos el martes y los mandaron a un hotel para hacerle los hisopados. Los embarcaron con los resultados negativos”, dice como un experto.

Fénix aportó buena parte de las 18.517 toneladas que se exportaron desde el puerto local en el primer cuatrimestre. La cifra representa un 29 por ciento menos en relación al mismo período del año pasado. Sin calamar el fracaso hubiese sido más estrepitoso.

“Ellos decidieron operar todos los barcos desde Mar del Plata y exportar desde acá; eso explica en parte el crecimiento que tuvimos en los desembarques”, cuenta Emilio Bustamante, operador de TC2. “Faltan vacíos en todos lados pero este pico de actividad hace que acá se note más. Muchas empresas nos están pidiendo vacíos pero no hay para todos. Los poteros tienen ventaja si exportan por acá y por eso exigen contenedores a Maersk para exportar por Mar del Plata. Allí es donde quedan afuera algunos locales porque Maersk se los da a Fénix, Patagonia Fishing, etc. Si logramos que todos exporten por acá como los poteros lograremos que vengan más navieras”, dice el empresario de logística.

En abril se exportaron 5.600 toneladas, que se cargaron en una sola escala del buque Arsos. El año pasado habían sido 6.600 toneladas, pero en cinco escalas. A esa altura estaba el buque de MSC. Esos números pálidos llevaron a la naviera a cancelar la visita a Mar del Plata.

El Informe 14 del INIDEP detalla la evolución de la pesquería de calamar hasta mediados del mes pasado. Entre el 1 y el 14 de abril, 44 poteros capturaron 13 mil toneladas, con rendimientos promedios de 35 toneladas por día, operando sobre la plataforma externa entre el 41°S y 45°S. Un 92 por ciento de las capturas se lograron en el rectángulo 4157.

“La situación cambió mucho ahora. En los últimos tres días la flota está pescando entre cero y 15 toneladas por noche”, cuenta Juan Redini, presidente de CAPA. “Algunos estaban sobre el 42° S y otros sobre el 41° S pero los rendimientos han bajado mucho. No creo que se prolongue por mucho más tiempo”, reconoció el armador.

Redini consideró que la flota que todavía está en zona de pesca puede aportar entre 15 y 20 mil toneladas más a la estadística oficial. “Fue una grata sorpresa lo del norte pero ahora tenemos el problema de vender. Está todo parado, principalmente España e Italia”, especificó el dirigente.