06/05/2020
Pesquera Angelito: despedidos en medio de la pandemia

Son dieciocho trabajadores que procesaban pescado para Ángel Caballero en la planta ubicada en el puerto marplatense. Luego de acampar frente a Comercial INAL, acordaron un arreglo por una cuarta parte de lo que les correspondía.

Revista Puerto - Pesquera Angelito - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

La cuarentena por la emergencia sanitaria que provoca el covid-19 no impide, lamentablemente, que la cadena que emplea a obreros del pescado en la industria pesquera marplatense siga perdiendo eslabones.

Dieciocho trabajadores de Pesquera Angelito fueron despedidos de la fasonera ubicada en San Salvador al 4450, donde funcionaban bajo la figura de Cooperativa Poseidón, cortando pescado principalmente para dos frigoríficos: el de Vicente Domingo y para Comercial INAL, que a su vez tiene su propia estructura productiva en el Parque Industrial General Savio.

En Angelito trabajaban treinta y ocho obreros del pescado. A principios de año hubo un reclamo por el despido de un filetero, que generó la movilización del SOIP y también de efectivos de la Comisaría Tercera, quienes reprimieron a los manifestantes para permitir liberar un camión con materia prima. Horas más tarde un grupo de obreros fue reprimido también en el acceso a Comercial INAL cuando había ido a reclamar por lo acontecido en la fasonera.

Al inicio de la cuarentena, Caballero avisó, mediante un mensaje de audio a los obreros, que no pagaría más el garantizado y tampoco levantaría de nuevo la persiana porque a raíz de los hechos con INAL la empresa había dejado de mandarle pescado.

El grupo de despedidos llegó a un acuerdo con Comercial INAL y Vicente Domingo, aunque centralizaron el reclamo en la empresa radicada en el Parque Industrial. Después de tres días de acampar frente a sus instalaciones, en plena cuarentena, y ante la amenaza de bloquear la salida y el ingreso de camiones, lograron una mejora en el monto combinado.

“Queríamos un poco más de la oferta inicial que era muy baja; nos decían que si no arreglábamos eso, no íbamos a cobrar más, que ellos tenían manera de agilizar la firma del acuerdo y la homologación, que después quedaría todo trabado”, contó Karina, una filetera de Pesquera Angelito, con más de diez años trabajando en la planta.

“Nos correspondía el doble por el despido, más los años en negro. Para ellos seguro no es mucho pero para nosotros sí. Por eso queríamos llegar a la mitad de una indemnización y nos plantamos para conseguirlo. Gracias al esfuerzo que hicimos de pasar tres noches ahí afuera, mejoraron la oferta y lo arreglamos”, señaló la filetera.

Los despedidos firmaron la desvinculación con Domingo y con INAL la semana pasada en el gremio y recibieron una pequeña suma de dinero como anticipo, que sirvió para solucionar algunas urgencias entre los trabajadores que hacía más de dos semanas que no tenían ningún ingreso.

Falta ahora la homologación en el Ministerio de Trabajo y terminar de cobrar la suma arreglada, la cual se pagará en tres cuotas. El resto del plantel de Pesquera Angelito fue absorbido por Vicente Domingo y es posible que sigan trabajando, de forma precarizada, en la fasonera de calle San Salvador.