12/05/2020
Registró a su personal en febrero y ya tuvo que despedir a cinco por ausentismo

Es RRFAMAA, una pyme de Mar del Plata que blanqueó a 30 trabajadores pero con la emergencia sanitaria del Covid-19, un grupo dejó de ir a trabajar sin justificación. Ahora lo amenazan con ir a protestar a sus clientes.

Revista Puerto - RRFAMAA despide trabajadores por ausentismo
Por Roberto Garrone Foto aportada por RRFAMAA

RRFAMAA es una planta de procesamiento de pescado que funciona en San Salvador entre Don Orione y Lanzilotta en Mar del Plata, en la que trabaja una treintena de obreros del pescado, básicamente merluza y variado costero para mercado interno y también exportación.

Luego de mantener durante siete años a su personal precarizado, Andrés y Fabián Usay, los responsables del establecimiento, decidieron en febrero pasado registrarlos bajo el Anexo Pyme del Convenio 161/75 del SOIP.

El nombre singular de la razón social de la empresa obedece a la primera letra de los nombres de sus padres y demás hermanos. Quisieron iniciar una nueva etapa en la industria y el primer paso fue la registración en un contexto donde varias empresas bajaban la persiana como Arte Pesca y otros desaparecían como José Luis “Chuli” Gómez.

Conversaron con los trabajadores, incluso con la presencia de dirigentes del propio sindicato, sobre que el nuevo sistema implicaba no solo percibir menores ingresos que cuando estaban en negro, sino que, sobre todo, implicaba mayores beneficios y nuevas obligaciones, como cumplir un horario y no faltar sin una causa justificada.

Un mes después de la nueva relación laboral llegó el Covid-19 y la emergencia sanitaria que dispuso el aislamiento social obligatorio y a la industria pesquera como una de las actividades exceptuadas. También llegaron los problemas. Así como hubo trabajadores comprendidos entre los exceptuados que quisieron ir a trabajar y los mandaron a sus casas, también hubo obreros que faltaron sin causa y solo fueron a la fábrica a cobrar los vales.

“No nos quedó otra alternativa que despedirlos con causa”, dice Fabián, ante la consulta de REVISTA PUERTO. Este grupo, una media docena de trabajadores, comenzó la semana pasada a manifestarse frente al frigorífico solicitando arreglar los años que estuvieron en negro.

“Hoy la prioridad es pagarles a los que cumplieron y no faltaron, o faltaron y trajeron el justificativo. Pero nos amenazan que van a ir a reclamar a nuestros clientes. Ya pusieron una carpa en inmediaciones de Coomarpes y amenazan con quemar gomas, ahí y también en INAL Es sumamente injusto. Quisimos hacer las cosas bien y estas cosas nos sacan todas las ganas”, explica Usay.

El plantel original registrado no solo se redujo con los que no volvieron a trabajar sino que a partir de que el gobierno nacional dispuso el ingreso de emergencia, mandaron la carta de renuncia. RRFAMAA compra su materia prima pero también trabaja para terceros. “Hemos perdido algunos clientes por no tener a todo el personal disponible para cumplir el pedido”, lamenta el empresario.

Desde la firma mantienen un canal abierto de diálogo con el SOIP para intentar resolver la situación.