17/06/2020
El virus disparó acusaciones cruzadas en la pesca

La escalada de casos de coronavirus en los puertos de Chubut sigue generando polémica entre autoridades portuarias, municipales y provinciales. Sindicatos apuntan al Gobierno y afloraron internas. Awstin reconoció “errores” en el manejo de la situación.

Revista Puerto - Efectos de la pandemia en Chubut - 02
Por Nelson Saldivia

“Nos abocamos a estar muy preparados para recibir a tripulantes de otras provincias y no a los tripulantes de nuestra provincia. Esto debo admitirlo como error”. La frase pertenece al secretario de Pesca de Chubut, Adrián Awstin, tras las fuertes críticas de parte de sectores sindicales hacia el gobierno provincial por los escasos controles ejercidos desde el inicio de la pandemia y que tiene como epicentro de todas las miradas tras la propagación geométrica de casos a partir de la tripulación de un pesquero.

Fricciones comodorenses

En el comienzo de semana, el intendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque, no ocultó su malestar con el titular de la Administración Portuaria de esa ciudad, Favio Cambareri, con quien polemizó respecto a si había o no ‘circulación comunitaria’ del virus, y sobre las teorías acerca de si el COVID-19 se expandió desde Comodoro o fue introducido por los marineros que bajaron del barco, fueron a Trelew y Rawson, y luego volvieron a embarcarse y fracasaron los controles.

Por otro lado, desde el SiCoNaRA y el SOMU no ahorraron críticas hacia el gobierno de Chubut, tanto para la cartera de Pesca como la de Salud, por haber demorado la implementación de un protocolo más estricto en la operatoria de los barcos a fin de minimizar riesgos, aunque todos admiten que no hay protocolo que pueda garantizar que no haya contagiados por la enfermedad.

Piden cabezas sindicales

En las últimas horas hubo una presentación a la conducción nacional del SOMU, que conduce Raúl Durdos, para que eche y sancione a los delegados de Rawson y Comodoro, Ramón Vera y Osvaldo Garay, por el comportamiento y abordaje de la situación de los contagios masivos en el barco Santorini; hasta sindican a sindicalista de responsabilizar a las víctimas de la enfermedad por no tomar los recaudos pertinentes y haberse movido entre ciudades, lo cual habría quedado expuesto en audios de WhatsApp que por estos días circulan de a miles.

“No hacen más que poner en tela de juicio el accionar de toda la familia de pesca en especial la de los marineros, quienes se vieron afectados en su salud, al mismo tiempo que toda su familia se encuentra en estado de pánico por todas las versiones falsas que circularon, recordemos que atrás de cada marinero, hay una familia, hijos menores, padres y además familiares que sufren por esto”, argumenta el denunciante que pide la cabeza de los delegados del SOMU, en lo que representa una impensada interna como resultado de la pandemia.

Prueba y error

El secretario de Pesca, Adrián Awstin, reconoció que se deben ajustar detalles y protocolos, porque a la luz de los acontecimientos algo falló, pero no es menos cierto que además de la rigurosidad estatal en la implementación de procedimientos, se requiere necesariamente de responsabilidades sociales individuales.

“Lamentablemente, estamos peleando contra un enemigo invisible. Podemos tener fallas. Cuando salieron se hizo chequeo a toda la tripulación en mayo cuando salió de Rawson. Llega a Comodoro; iba, pescaba y volvía una vez cada 24 a 36 horas”, detalló sobre la actividad que tuvo el buque Santorini. Pero el 4 de junio, ante una situación de temporal, cuatro de los tripulantes bajaron del barco y viajaron a Rawson y Trelew, y una semana después regresaron tres a Comodoro, a excepción del maquinista que optó por quedarse ante algunos síntomas, que más tarde confirmarían positivo de coronavirus. Entre el 4 y el 9 de junio parte de la tripulación del Santorini tuvo múltiples contactos con personas de Trelew, Rawson, Puerto Madryn y al regreso también con gente de Comodoro Rivadavia; varios de los cuales han sido ahora diagnosticados con la enfermedad.

Finalmente, Awstin aseguró que “estamos atentos a todo lo que hay que modificar en los protocolos, pero es necesario que se cumplan. Nos abocamos a estar muy preparados para recibir a tripulantes de otras provincias y no a los tripulantes de nuestra provincia. Esto debo admitirlo como error”.

Temporada depende de un estornudo

La prospección de langostino en aguas nacionales comenzó el mismo día que Chubut ordenó cerrar por catorce días todos sus puertos, prohibiéndose el ingreso de buques pesqueros.

Ayer, hubo en Rawson una reunión entre el gobierno, empresas pesqueras, flota amarilla, empresas de estibajes, sindicatos y autoridades sanitarias, para consensuar nuevas medidas para “reabrir” los puertos lo antes posible.

El ministro de Salud de Chubut, Fabián Puratich, defendió la decisión de suspender la actividad portuaria y no se mostró muy interesado en flexibilizar en lo inmediato esa medida, porque es el momento del pico más alto de contagios y crecimiento de la curva de la pandemia en la provincia.

“La actividad se suspenderá durante el tiempo que sea necesario, el decreto dice por catorce días, pero veremos cómo evoluciona todo”, ratificó al sostener que los puertos no estarán operativos al menos hasta el 29 de junio, pero dijo que se deberá evaluar qué se hace con los barcos que están en aguas nacionales y son de Chubut.

La situación es de extrema fragilidad, al punto de que las empresas y armadores, que participan de la prospección con barcos fresqueros de altura, admiten con preocupación que es incierto lo que está ocurriendo, y temen que ante el menor síntoma que tenga un trabajador del barco, la tripulación se “rebele” y deban retornar a puerto, aunque en un episodio de esas características es impreciso saber qué puerto los admitirá.