11/06/2020
Jueza autorizó venta del Sirius a Baldino

En el marco de la quiebra de Loba Pesquera, la oferta aceptada fue la de ABH Pesquera por más de 2 millones de dólares. Solimeno desistió a pesar de que el año pasado depositara una seña por una oferta total de 1,3 millones. Pero la empresa fallida puede comprar la quiebra y recuperar sus bienes.

Index e interior
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

La jueza Mariana Lucía Tonto de Bessone, titular del Juzgado 10 en lo Civil y Comercial, firmó ayer la autorización de la venta del buque pesquero Sirius a la firma ABH Pesquera, propiedad de Pedro Baldino.

Hace seis meses la empresa había presentado la oferta por 2.002.000 dólares de los cuales ya aportó 400 mil. Según pudo saber este medio luego de consultar fuentes judiciales, Baldino y Solimeno estuvieron pujando por el principal activo de Loba Pesquera a lo largo de varios meses.

El año pasado se conoció que Solimeno había dado una seña por el barco al depositar 100 mil dólares en una cuenta que habilitó el Juzgado para que los fondos queden en reserva.

La operación total alcanzaba 1,3 millones de dólares. Medio millón por el buque de casi 60 metros de eslora que ha llegado al fin de su vida útil, 800 mil por el permiso de pesca y la CITC.

Cuando se conoció esa información Baldino avisó que también había hecho una oferta por el buque. Con posterioridad la magistrada convocó a ambos interesados para que formalicen la compulsa luego que cada uno subiera el monto de oferta en distintas presentaciones. Baldino hizo esa última oferta por más de dos millones de dólares y el lunes pasado Solimeno desistió de seguir participando.

De todas formas la adquisición del barco no está firme más allá de la decisión de la Jueza. “Tengo la sospecha de que Loba se opondrá a la venta, comprará la quiebra y recuperará los bienes”, reconoció el propio Baldino ayer por la tarde ante la consulta de REVISTA PUERTO.

El armador sospecha que Solimeno pueda contribuir al aporte de esos fondos, se cree que son unos 120 millones de pesos, para poder quedarse con el buque, al que piensa reemplazar con uno nuevo y hasta había consultado condiciones en los astilleros SPI y Contessi.

“En los próximos días se vencen los plazos; veremos cómo termina la historia”, dijo Baldino no muy convencido de ser el nuevo propietario del Sirius. Al menos pudo comprar el Sirius III, de El Marisco, el cual dijo haber vendido a Leandro Ciccolella.

Loba Pesquera se presentó en concurso preventivo en agosto de 2018. Dos meses antes había despedido a 97 trabajadores efectivos del pescado y también a los tripulantes del buque. Se sumaron al reclamo los obreros que cortaban materia prima en varias fasoneras.

Si bien salieron en estos tiempos despachos de pronto pago a los trabajadores, la oferta no alcanzaba ni a una tercera parte de la deuda contraída por la empresa. Muchos aceptaron y otros siguen aguardando a que la misma sea mejorada.

El Sirius es uno de los barcos inactivos sobre el muelle 3 del puerto de Mar del Plata que conforman esa lista de más de cincuenta que no salen a pescar al menos desde hace más de un año.

El buque posee una CITC de 1,0376% de la captura máxima permisible determinada para la especie merluza hubbsi. Si finalmente queda en poder de Baldino, Loba debe realizar todas las presentaciones que sean necesarias en el marco legal establecido para justificar la inactividad comercial del buque.

Sea quien sea el futuro dueño del Sirius, el CFP no debería aprobar el proyecto de transferencia al buque nuevo, si antes no existe un plan de desguace aprobado por Prefectura. Como para evitar que se siga ampliando el cementerio flotante en los muelles 2 y 3 del puerto local.