12/06/2020
Paritaria en flota fresquera: negociarán recién en agosto

En un contexto de pandemia, baja de precios internacionales y demanda de mercados externos, gremios marítimos y cámaras armadoras se toman un tiempo para acordar la actualización salarial de los básicos en pesos. La temporada de langostino no corre riesgos para los fresqueros.

Revista Puerto - Fresqueros marplatenses - 02
Por Roberto Garrone

Las negociaciones paritarias de gremios marítimos con las cámaras armadoras para actualizar valores de los convenios que regulan la actividad en la flota fresquera de altura caminan de manera lenta. Cuando a esta altura del año que pasado las partes ya habían firmado en el Ministerio de Trabajo el acta con un incremento del 35% en dos cuotas, ahora son más las dudas que las certezas.

El lunes se pondrá en marcha la prospección de langostino con una veintena de buques colorados de Mar del Plata y a diferencia de lo que creían distintos armadores, no habrá planteo sindical alguno para ajustar valores antes de zarpar a zona de pesca.

“Hemos decidido salir, ver cómo viene la temporada y discutir en agosto. Está difícil la situación”, reconoció Daniel Flores, secretario General de los conductores y maquinistas navales. “Estamos charlando y no habrá ninguna modificación al convenio pero no sé cuándo firmaremos”, aportó Pablo Ochagavia, secretario General del SOMU. Desde el SIMAPE, aseguran que el gremio había solicitado una actualización del 20% para los básicos, retroactiva a marzo.

El aumento del año pasado comenzó a correr en mayo, mitad remunerativo y mitad no remunerativo, que se incorporó recién en febrero pasado al recibo. Para los meses de marzo y abril hubo una bonificación extraordinaria del 35%. Ese acuerdo no puso en riesgo la temporada de langostino en aguas nacionales.

Ahora no habrá acuerdo pero la operatividad fue garantizada. Para la producción los convenios establecen tarifas dolarizadas que nadie ha pedido que se reduzcan, como ocurre con las cámaras congeladoras patagónicas que agrupan a la flota tangonera.

La cuenta que se saca por estas horas con el langostino, con un valor de referencia de 1.40 por cajón, es de 90 pesos, ya deducido el 7% del derecho de exportación. Ese valor se multiplica por la cantidad de cajones que tiene el buque y se le aplica el puntaje según la categoría del tripulante.

Los que no liquidan bajo convenio y lo hacen a precio del cajón e incluyen en ese valor, francos y vacaciones, muestran discrepancias. Están los que mantienen los 23 pesos de la temporada pasada y otros que avisaron que lo subirán casi hasta los 30 pesos para la marinería. Entre los oficiales de máquinas y de puente hay tantos arreglos como barcos salen a pescar.

Del lado armatorial reina un silencio de estampa. Nadie quiere aventurarse a una declaración, para describir la evolución de las negociaciones, ni siquiera en off. Aseguran que la situación no está ni para evaluar aumentos.

En despachos patronales entienden que la evolución del precio del dólar ha permitido mantener el poder adquisitivo de los marítimos y no hay apuro por firmar actas de actualización, al menos por ahora.