17/07/2020
Hay un caso de Covid-19 en harinera Coomarpes y se multiplican los de la pesquera clandestina

En la cooperativa marplatense de pescadores dio positivo un obrero de mantenimiento que ya está aislado junto a otros diez operarios. En la planta de Alejandro Korn hubo otros trece casos de contactos estrechos. Desde el SAME piden extremar la responsabilidad comunitaria.

Revista Puerto - Covid-19 - Harinera Coomarpes - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

El caso positivo de un trabajador del área de mantenimiento de Harinera Coomarpes confirma que el Covid-19 desembarcó en la industria pesquera marplatense y ya circula en eslabones ligados al reprocesamiento en plantas frigoríficas y fasoneras del Barrio Puerto.

La noticia fue confirmada primero desde el SOIP y luego desde la propia harinera, una de las dos que funcionan dentro de la jurisdicción de la terminal marítima local. “Presentó síntomas, lo mandamos a su casa y fue hisopado”, contó Rubén Burkaard, gerente de Coomarpes.  Tras el resultado positivo la harinera también aisló a diez compañeros del grupo de trabajo.

En este grupo se encuentran trabajadores del lavadero de cajones y también algunos camioneros que tomaron contacto al llevar cajones con restos de residuos.

Desde el SAME hicieron un fuerte llamado a la comunidad portuaria, sobre todo exhortando a respetar períodos de aislamiento durante la cuarentena y también las medidas de distanciamiento social. En especial a partir de que se supiera que uno de los contactos estrechos de la planta clandestina de Alejandro Korn, antes de haber sido detectado como positivo junto con otras nueve personas, había compartido un asado con familiares y amigos durante el pasado fin de semana.

Esa falta de cuidado y compromiso ciudadano comenzó a notarse en las estadísticas. En el caso de la pesquera ya son 37 las personas contagiadas a partir del primer caso, entre trabajadores, familiares y contactos estrechos.

Sobre el origen del caso cero que generó el brote se cree que es el propietario del establecimiento. Se llama Enrique Ulloa y sospechan que se habría contagiado luego de viajar a Buenos Aires a realizar tareas de cobranza, según refirieron en el Sindicato.

En los últimos días desde la Municipalidad denunciaron a la pesquera clandestina por no cumplir con los protocolos sanitarios y contribuir a la propagación del virus. Según la denuncia, elevada a la Fiscalía General por el subsecretario Legal y Técnico, Franklin Llan de Rosos, la falta de cumplimiento de la normativa vigente dictada por los gobiernos nacional, provincial y municipal en el marco de la emergencia sanitaria “no solo pone en peligro a los trabajadores que realizan sus actividades en dicha planta clandestina, sino a toda la población”.

Es curioso porque la Municipalidad debería haberse denunciado a sí misma. El área de Inspección General debe controlar el funcionamiento y habilitación de todas las plantas de procesamiento que funcionan en el puerto. Si hubiese hecho de manera eficaz su tarea, “Alejandro Korn” no hubiese funcionado.

Hay muchas “Alejandro Korn” en la industria, con trabajadores que van saltando de una planta a otra en busca de la changa del día y si el virus avanza en las calles del puerto será muy difícil detenerlo.

De acuerdo con datos que maneja el propio SOIP, hay más de veinte trabajadores aislados en el sector, de casi una media docena de empresas pesqueras, a la espera de que aparezcan síntomas compatibles con Covid-19 para realizar los hisopados correspondientes.