03/08/2020
Final feliz para los contagiados de Covid-19 en el Echizen Maru

Los sesenta y un tripulantes fueron dados de alta el viernes pasado y parte de la tripulación ya regresó a sus hogares. El 11 de julio ingresaron al puerto de Ushuaia todos contagiados, habiendo sido contacto estrecho de un infectado en el vuelo que los trajo de Buenos Aires. No hubo autocrítica de las autoridades.

Revista Puerto - Tripulantes del BP Echizen Maru - 02
Por Karina Fernández

Tras veinte días de aislamiento en el buque, en un hotel y en el hospital, dependiendo del estado de salud, los sesenta y un tripulantes del buque Echizen Maru del Grupo Newsan fueron dados de alta clínica y epidemiológica. Algunos ya pudieron regresar a sus hogares y este lunes abordarán un vuelo otros treinta y dos trabajadores, mientras que los veintiséis restantes realizarán tareas en el buque mientras se organiza su regreso. Las autoridades sanitarias de Tierra del Fuego destacaron el trabajo realizado por las distintas instituciones intervinientes pero no hubo autocrítica sobre el manejo del caso del artesano que falleció por Covid-19 y compartió vuelo con treinta y cuatro de los tripulantes, lo que habría ocasionado el contagio masivo.

Desde el 11 de julio cuando el buque llegó al puerto de Ushuaia, los trabajadores fueron tratados dependiendo la sintomatología y condiciones generales de salud. Algunos que habían regresado negativizados fueron alojados en un hotel; otros por condiciones de riesgo en el hospital y la gran mayoría, sin síntomas o con síntomas leves, cumplió el aislamiento a bordo del barco.

El viernes por la tarde con un operativo de Prefectura desembarcaron veintiocho tripulantes del Echizen Maru, que se unirán a sus compañeros en el hotel y esperarán al lunes para regresar a sus hogares, como ya pudieron hacerlo tres tripulantes la semana pasada. Hasta la fecha han desembarcados cuarenta y dos tripulantes y diecinueve restantes aguardarán a bordo del buque que se organice el regreso a sus lugares de residencia, dado que todos han sido dados de alta médica e epidemiológica.

El alta de los sesenta y un tripulantes fue confirmada el Ministerio de Salud de la Provincia de Tierra del Fuego a través de su portal oficial. El subsecretario de Salud Ocupacional y Fiscalización Sanitaria, Germán Thompson, fue el encargado de relatar los pasos seguidos a media que mejoraba la situación epidemiológica y destacó el trabajo coordinado con las autoridades nacionales para que el buque se transforme en una unidad de aislamiento.

En el comunicado se destaca el trabajo conjunto con las diversas áreas de gobierno, como Protección Civil; la Dirección Provincial de Puertos, además del Hospital Regional Ushuaia; Sanidad de Frontera; Prefectura Naval Argentina y la empresa.  “A medida que íbamos implementando una nueva logística o ante alguna situación que surgía, siempre tuvimos el apoyo necesario para llevar adelante cualquier acción”, señaló Thompson.

El funcionario, orgulloso por el resultado positivo, señaló que “fue producto de la logística y trabajo del Comité Operativo de Emergencia y el Ministerio de Salud coordinado con todas las áreas intervinientes; la labor de todos los profesionales y el trabajo posterior de investigación permitieron determinar las hipótesis de cómo se produjo el contagio del virus en el buque”.

Lo que omitió mencionar Thompson fue el error en el que habrían incurrido a la hora de permitir la zarpada del buque sin realizar un tercer hisopado a pesar de habérseles solicitado, según surge de las investigaciones del nexo epidemiológico. Siguiendo el protocolo de la Nación, no realizaron un nuevo hisopado porque eran asintomáticos. Al barco se le permitió zarpar cuando ya se tenía conocimiento de que treinta y cuatro tripulantes habían compartido el mismo vuelo con un hombre de ochenta años diagnosticado positivo de Covid-19, quien lamentablemente luego falleció.

En ese punto todas las instituciones que nombra el Subsecretario fallaron. El haber autorizado a la empresa a realizar un nuevo hisopado es muy probable que hubiera evitado esta situación, estresante y peligrosa. Asumir los errores permite no repetirlos y esperemos que a pesar de la falta de autocrítica, en la práctica se vean los avances. Afortunadamente la historia tienen un final feliz, el viernes pasado todos los tripulantes resultaron negativos y el próximo destino es sus hogares.