27/08/2020
Liberman prometió una prospección para que los estibadores levantaran el corte de ruta

El Subsecretario de Pesca intercedió en el conflicto que mantienen los estibadores de Santa Cruz con las empresas pesqueras y logró desarticular el corte de ruta que mantenían desde el martes. Lo curioso es que para lograrlo les prometió hacer una prospección de langostino al sur.

Revista Puerto - Subsecretario de Pesca Carlos Liberman - 02

El subsecretario Liberman junto a Oscar Padin, director del INIDEP.

Los estibadores afiliados al SUEPP llevaron a cabo en 48 horas dos medidas de fuerza que implican delitos federales: amenazaron con obstaculizar las exportaciones y cortaron una ruta. En el primer caso una conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo frenó lo que podría haber derivado en una denuncia penal. En el caso del corte de ruta, la justicia no actuó de oficio como esperaban los empresarios y se decidió hacer una presentación pero antes de  que se expidiera el juez, tomó intervención el Subsecretario de Pesca, Carlos Liberman, y desarticuló la protesta. Lo curioso es que no lo logró mediante diálogo persuasivo ni utilizó las herramientas legales con las que cuenta la justicia para impedir que se obstruya el libre tránsito, sino que recurrió a una medida creada para administrar responsablemente los recursos pesqueros. Les prometió hacer una prospección en el sector sur.

Nadie sabe si hay concentración de langostino en esa zona; de hecho, se acaba de habilitar un área de pesca en el sector norte donde los barcos han encontrado una buena marca del recurso. Liberman especula con que si hay langostino al sur, algunos barcos podrán operar desde allá y descargar como esperan los estibadores y las autoridades provinciales, en los puertos de Santa Cruz.

Utilizar una medida de administración pensada para manejar los recursos resulta un despropósito, incluso aunque sopesáramos las buenas intenciones del funcionario. Mantener ocho buques pescando durante cinco días sobre un área donde puede haber juveniles de langostino o un nivel elevado de bycatch, puede ser contraproducente para el recurso; es por ello que las prospecciones requieren aprobación del INIDEP.

La prospección debe ser aprobada primero por el Instituto y luego por el Consejo Federal Pesquero y se necesita un mínimo de barcos y observadores para poder darle viabilidad. Cuántos barcos con observador estarán dispuestos a abandonar un área de alta productividad para cumplir las promesas de Liberman, es una incógnita.

Si se realiza finalmente la prospección y se encuentra langostino sin alta presencia de merluza, todos estarán contentos y por un tiempo se habrá terminado el problema con el SUEPP. Pero ello no justificará la utilización de medidas de manejo biológico para la dimisión de conflictos gremiales. Nada se aleja más de un manejo responsable de los recursos que lo que ocurrió ayer en Santa Cruz.

Por otra parte, si no hay langostino en el sur, la pugna continuará y no se habrá dado ninguna solución a los estibadores ni a los empresarios. Solo se habrá postergado un conflicto y los problemas para mantener las fuentes de empleo que enfrentan los puertos santacruceños (ver Pedido de desalojo, denuncias penales por corte de ruta y amenazas).