06/08/2020
No hubo acuerdo con el STIA y la CAPIP denuncia aprietes

Las negociaciones no prosperaron y a pesar de que se prorrogó la conciliación obligatoria hubo piquetes en diferentes plantas pesqueras de Chubut. Conarpesa firmó un acuerdo y le levantaron el bloqueo. Desde Altamare advirtieron maniobras intimidatorias para que firmen. El STIA apostó a acuerdos por empresas.

Revista Puerto - Conflicto STIA-CAPIP - 02
Por Nelson Saldivia

Las tratativas de actualización salarial que mantenían la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) y el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) no prosperaron tras semanas de negociaciones.

En la noche del martes se acordó pasar a un cuarto intermedio hasta ayer, al tiempo que la Secretaría de Trabajo dictaba una prórroga de la conciliación obligatoria. Las negociaciones se vieron interrumpidas a partir de que determinadas empresas advertían por la presencia de personas en los accesos a las plantas con quema de cubiertas y en algunos casos con ingreso de extraños a dependencias administrativas y gerenciales en las que los directivos eran coaccionados para que accedan a los términos de las demandas planteadas por el sindicato.

Al concurrir la Secretaría de Trabajo constataba que se trataba de personas ajenas a las plantas, y la quema de cubiertas se levantaba temporalmente hasta que se iban, pero desde las empresas señalaban que con esas prácticas se los amedrentaba para que firmaran, sin que el STIA formalizara el reinicio de una huelga.

Prácticas intimidatorias

Altamare fue una de las compañías que accedieron a los requerimientos sindicales, pero hacia el interior de la cámara se notificó que fue en medio de un acto coercitivo. “Estimados, les comento que se presentaron dentro de nuestras oficinas más de 10 personas del sindicato y palabras textuales: ‘si no firman les rompemos la cabeza a todos’. Consulté con los directivos y me dijeron que firme para preservar la integridad física de la gente administrativa. Lamentablemente es la primera vez en más de 20 años que me pasa una cosa de estas”, se lamentó un jerárquico de la empresa al transmitir lo acontecido al resto de las firmas.

Desde CAPIP condenaron esas prácticas de amenazas y aprietes por desvirtuar cualquier negociación paritaria, más teniendo en cuenta que en los dos últimos años las partes pudieron llegar a un acuerdo consensuado sin necesidad de llegar a la instancia de conflictividad.

Conarpesa firmó primero

Por otro lado, Conarpesa fue la primera en sellar un acuerdo con el STIA, tras lo cual le liberaron los accesos a la planta de procesamiento en Puerto Madryn.

El acuerdo suscripto rige hasta el 31 de mayo de 2021 «y resultan ser en su mecánica similares a las acordadas en años anteriores». Primero se pautó un «incremento salarial de carácter inicial no remunerativo». «Teniendo en cuenta que el incremento salarial mínimo y uniforme dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional mediante decreto 14/2020 forma parte de esta negociación, las partes convienen mantener la vigencia de los $ 4.000 hasta su absorción en noviembre de 2020, momento en que pasará a integrar los básicos del convenio», cita uno de los artículos.

Las partes acordaron además «un incremento salarial de carácter no remunerativo para todo el personal alcanzado por el CCT 372/04, equivalente a la suma de $ 10.000, en forma mensual, para el personal liquidado bajo tal modalidad, que será abonado conjuntamente con la segunda quincena de cada mes, para los mensualizados y de $ 5.000 cada quincena para los jornalizados».

«En ambos casos, el pago se inicia a partir del mes de junio del año en curso. Los trabajadores eventuales percibirán el incremento de manera proporcional al tiempo efectivamente trabajado a razón de $ 454 por día».

En tanto, también se acordó un «bono anual de fidelidad mutua». Las partes «mantienen el entendimiento que durante el plazo de vigencia del presente acuerdo; el adicional por Fidelidad Laboral se mantendrá en las mismas condiciones de otorgamiento que convenios suscriptos en los años pasados. El monto anual del bono para este periodo será de $ 16.000, que se liquidará en dos pagos», señala el acuerdo suscrito en otro de sus apartados.

Con todo, la experiencia indica sobre situaciones de conflictividad similares que una vez que algunas empresas aceptan acordar con el sindicato, con el correr de las horas el resto también lo termina haciendo en términos similares para no perder días de productividad.