28/09/2020
El INIDEP evaluó un área sensible para la vieira

La Unidad de Manejo B se encuentra cerrada desde diciembre del año pasado por disminución de la biomasa total y comercial pero también para proteger los reclutamientos exitosos observados en los últimos tres años. El sector empresario pide pescar en zonas no evaluadas.

Revista Puerto - INIDEP - BIP Victor Angelescu
Por Karina Fernández Gentileza INIDEP

La Unidad de Manejo (UM) B es la más importante de la pesquería de vieira patagónica y una de las pocas en donde se han registrado áreas de reclutamiento en los últimos años. El año pasado, durante la campaña realizada en agosto se observó que la proporción de ejemplares de talla comercial (55 milímetros) era menor al 50% y que no se alcanzaba la densidad de ejemplares comerciales superior a 10 toneladas por kilómetro cuadrado. Siendo estos objetivos que determinan si puede o no autorizarse la pesca, desde el INIDEP recomendaron el cierre, al igual que lo habían hecho en 2018 sin ser escuchados. Recientemente se realizó una nueva campaña en la que se incorporaron áreas que no fueron exploradas anteriormente. El sector empresario pretende pescar en esas zonas y una de las dos empresas que operan sobre el recurso ya ha solicitado autorización.

En la campaña realizada en agosto de 2019 las investigadoras del Programa Bentónicos utilizaron, para realizar los cálculos de densidad, el coeficiente de eficiencia de la rastra de 0,67 que utiliza actualmente la flota y el de 0,50 que por solicitud de empresarios del sector requirió el Consejo Federal Pesquero; con ambos métodos el resultado fue similar. Desde el INIDEP solicitaron que se extremen las medidas precautorias para preservar los reclutamientos que podrían incorporarse a la pesquería en el mediano plazo.

Las investigadoras vienen observando una tendencia decreciente en la biomasa total y comercial desde el año 2014 y durante la campaña de 2019 detectaron mayoría de lances con importante presencia de ejemplares de edad 0 y 1, evento que no se registraba desde el año 2001.

Con el coeficiente de 0,67 la estimación de biomasa de vieira total para esta UM fue de 128 toneladas, mientras que la correspondiente a talla comercial fue de poco menos de 82 toneladas; mientras que con el de 0,50, la estimación de la biomasa total fue de casi 174 mil toneladas y la de talla comercial 110 mil toneladas.

“Del análisis de distribución espacial de la estructura poblacional por tamaños en combinación con las densidades comerciales, se evidencia que son muy escasos los lances que habilitarían a la pesca, y dada su posición geográfica dispersa, no es factible definir áreas de hacia las cuales orientar la actividad extractiva, ya sea que se considere una eficiencia de 0,67 o 0,50”, concluyeron las responsables del Programa.

“Tanto si se emplea un valor de eficiencia de 0,67 como de 0,50, el número de lances que cumplen con las dos condiciones que habilitan la pesca es muy reducido: 7 y 8 lances respectivamente, los cuales por su posición geográfica dispersa, no permiten definir áreas de pesca”, indica el informe.  Por otra parte destaca que se ha comprobado la eficiencia de las áreas de veda, dado que en dichas estaciones ha sido donde se han registrado las mayores densidades de vieira total y comercial.

En el informe sobre la campaña, las investigadoras habían señalado que si bien la presencia de ejemplares de edad 0 y 1 supone un éxito relativo en cuanto al reclutamiento al fondo de las cohortes 2017-2018 y 2018-2019,  la pesquería sigue registrando “una reducción en las biomasas de captura y una limitación de las áreas factibles de pesca”. En cuanto al reclutamiento observado en 2019 han aclarado que debe ser considerado como excepcional, tal como aconteció con los registrados durante los años 2000 y 2001.

En conclusión, señalaron que se observa una tendencia decreciente tanto en la biomasa total como comercial media y que el ligero incremento de la biomasa de ejemplares de talla sub-legal no impacta en la biomasa de vieira total y que no mejorará las capturas en lo inmediato sino en el mediano plazo, si las tallas evolucionan.

Los datos de la campaña realizada recientemente con el buque Angelescu permitirán saber qué ocurrió con esos reclutamientos, si el hecho de que el Consejo Federal Pesquero no acatara la recomendación de la UM B en 2018 y dilatada hasta diciembre de 2019 perjudicó su fijación al fondo o si han evolucionado favorablemente.

Desde hace unos años y especialmente desde que el INIDEP sugiere medidas restrictivas para preservar el recurso de una posible sobreexplotación, el sector empresario tiene una visión crítica de los modelos de evaluación. En la última reunión de Comisión, insistieron nuevamente con el índice de selectividad y solicitaron que se les permita, con al menos un barco por empresa, pescar en zonas de la Unidad de Manejo B que no han sido evaluadas al oeste de las unidades de manejo A y B.

Sobre la modificación del coeficiente de eficiencia de la rastra, las investigadoras anticiparon que han “elaborado un informe sobre la eficiencia de captura del arte de pesca utilizada en campañas de investigación y la estimación de la abundancia total, que está actualmente sujeto a la aprobación de la DNI, y aclaró que la revisión indicó que el estudio estaba bien realizado, aunque señaló algunos errores que están siendo corregidos”, según refleja el acta de comisión.

En cuanto a la posibilidad de explorar áreas no evaluadas, se manifestaron de acuerdo, recordando que fue precisamente de esa forma como se generó la pesquería, aunque aclararon que solo puede hacerse con observadores a bordo. La semana pasada la empresa Wanchese, una de las dos firmas que operan sobre el recurso, ingresó una nota al CFP solicitando autorización para comenzar con las tareas de pesca y el INIDEP deberá indicar en qué condiciones.

Durante 18 años no hubo reclutamientos exitosos de vieira. El manejo prudente de esta unidad es crucial para garantizar la sustentabilidad del recurso y por lo tanto, el respeto de las recomendaciones que se realicen desde el INIDEP a partir de lo observado en esta nueva campaña de evaluación, será clave para el futuro de la pesquería.