25/09/2020
El sector pide que se extienda la temporada de langostino

Lo manifestaron durante las reuniones de Comisión de Langostino y de Bycatch de Merluza, solicitando que se mantenga abierta el área de veda por lo menos hasta fines de octubre. Desde el INIDEP respondieron que la pesca incidental aumenta considerablemente a fines de septiembre. Algunas cámaras cuestionaron la robustez de la información.

Revista Puerto - Langostino - 02
Por Karina Fernández

La solicitud de los empresarios tangoneros de prolongar la temporada de pesca de langostino más allá del 1 de octubre como recomienda el INIDEP, llegó al Consejo Federal Pesquero. Las cámaras del sector y empresas independientes presentaron una nota exponiendo la situación del sector congelador en la temporada 2020 y solicitaron “continuar con la pesquería de langostino en la zona de veda por lo menos hasta fin de octubre, atendiendo al impacto socioeconómico que genera el acotado tiempo de operatoria”.  Hubo reclamos por la baja cobertura de observadores, lo que consideran atenta contra la calidad de la información que se tiene a la hora de tomar decisiones.

Durante las reuniones de Comisión, tanto de Langostino como de Bycatch, celebradas el miércoles 23 de septiembre, la Dirección de Planificación Pesquera presentó la evolución de los desembarques y exportaciones, comparándola con años anteriores. En este año se llevan capturadas 118 mil toneladas, mientras que para el mismo período del año pasado ya se estaba cerca de las 160 mil toneladas. Las ventas hasta julio cayeron en comparación con 2019 un 30% (ver Desembarques y exportaciones en la estadística oficial).

Luego el Programa de Langostino del INIDEP expuso los resultados de la última campaña en la que se observó poca variación en cuanto al número de individuos y la densidad, al mismo tiempo que se comprobó un mayor porcentaje de ejemplares chicos que confirman el desplazamiento temporal del proceso reproductivo del recurso (ver Resultados de la campaña de langostino del INIDEP).

Quedó claro que muchas áreas quedaron cerradas ante la presencia de ejemplares juveniles y que gracias a ello, la pesquería se sostuvo con langostino de tallas comerciales superiores a L3. También se expuso que la mayoría de los cierres de áreas se produjeron por una alta presencia de merluza en las capturas.

A su turno el Programa Meluza del INIDEP expuso el análisis realizado sobre el recurso en la temporada 2019 y destacaron que a partir de la información recolectada por los observadores, se confirmó “el incremento de la relación merluza/langostino en septiembre de cada año”. En relación al bycatch de merluza estimado en la flota tangonera durante este año, informaron que se han registrado 15.000 toneladas, mientras que para la misma fecha del año pasado se habían contabilizado 26.600 toneladas.

Según consta en el acta, tras la exposición se consultó al INIDEP sobre el estado general del recurso merluza “y se informó que se viene observando una tendencia creciente de sus biomasas que, según los modelos de evaluación utilizados, no parecen estar siendo afectadas por el bycatch estimado”, dejaron asentado textualmente.

Las cámaras y las empresas independientes plasmaron en el acta de Comisión sus requerimientos, sus propuestas y también sus dudas.  Desde CAPIP expresaron “preocupación por la escasa cantidad de datos para efectuar recomendaciones” sobre el manejo de la pesquería de langostino en función del bycatch de merluza.

“Los datos resultaron suficientes para hacer el análisis, y la variabilidad de los datos se tiene en cuenta”, fue lo que respondieron las investigadoras del INIDEP respecto de la robustez de la información que manejan.

El cuestionamiento apuntó a la escasa cobertura de observadores a bordo que tiene la flota tangonera, que en este año contó solo con cuatro observadores del INIDEP, más la colaboración de algunos provinciales. Si bien desde hace tiempo tanto el Programa de Langostino como el de Merluza vienen requiriendo ampliar significativamente el número, por falta de presupuesto destinado a la investigación, esto no se concreta.

Desde CAPECA propusieron volver a un sistema de áreas más grandes de pesca, aumentando el tamaño de las cuadrículas para evitar una gran concentración de buques. También solicitaron que se considere el volumen total de bycatch de merluza al final de la temporada en lugar de mantener el límite del 20% de pesca incidental.

Teniendo en cuenta que según los datos suministrados por el INIDEP hoy se encuentran por debajo de lo registrado el año pasado y que los índices de años anteriores no parecen afectar la biomasa de merluza, consideran que este año podría aspirarse a cerrar la pesquería cuando se llegue a un tope en volumen total.

Desde el sector empresario sostienen que la reducida cantidad de observadores ha llevado a tomar decisiones sobre cierre de áreas que no fueron acertadas, a juzgar por lo que ellos han observado en sus barcos. En ese sentido una de las subáreas que se pidió volver a prospectar es la número 6, ubicada entre los paralelos de 44° y 45° Sur y entre los meridianos de 62°30´y 63°30´ Oeste.

Los referentes de la cámara de buques congeladores solicitaron además que se tengan en cuenta, a la hora de tomar una decisión sobre el cierre de la temporada, los factores sociales y económicos de las empresas que operan en la pesquería, dado que llevan solo 45 días de pesca efectiva.

En el mismo sentido el referente de la firma Conarpesa solicitó que “se extienda la temporada el mayor tiempo posible ante el incremento de gastos fijos de este año y la disminución del tiempo de operación respecto de años anteriores”.

Por último, desde ALFA, la asociación que nuclea a tangoneros fresqueros, dijeron estar preocupados por “la cobertura geográfica de las áreas prospectadas” y ofrecieron su apoyo para ayudar al INIDEP a “aumentar los muestreos y reducir el porcentaje de azarosidad”. No quedó aclarado si se referían a financiación o a gestionar una mayor predisposición en el embarque de observadores por parte de la flota fresquera.

La reunión terminó sin que se llegara a una conclusión respecto de las posibilidades de extender la temporada y tampoco se realizó al INIDEP una consulta técnica concreta sobre ese tema ni se solicitó la presentación de alternativas para manejar la pesquería de langostino dentro de la veda mientras se produce el ciclo reproductivo de la merluza. La decisión, que según informaron participantes del encuentro, se tomará en función de las exposiciones realizadas tanto de los biólogos como de los empresarios, ha quedado en manos de los funcionarios que integran el Consejo Federal Pesquero.