08/09/2020
La burocracia judicial deja al desamparo a deudos del Repunte

La esposa e hijos de Marcelo Islas quedaron en la calle. Debieron abandonar la casa en que vivían luego que ella perdiera su trabajo. La Justicia Federal de la Seguridad Social aún no dictó la presunción de fallecimiento de los desaparecidos y eso imposibilita el cobro de la pensión.

Revista Puerto - Repunte - Esposa e hijos de Marcelo Islas - 02
Por Nelson Saldivia

Indignación ha causado la delicada situación que atraviesa la familia de unos de los tripulantes desaparecidos del barco pesquero Repunte, al conocerse que se quedaron en la calle, no pudiendo aun cobrar la pensión que les corresponde como consecuencia de las inexplicables dilaciones judiciales que dicten la presunción de fallecimiento.

La viuda y los tres hijos de Marcelo Islas debieron abandonar la vivienda donde vivían porque hace 39 meses que el Juzgado Federal de Primera Instancia de la Seguridad Social Nº 10 no decreta la presunción de fallecimiento del marinero desaparecido en 2017, lo que les ha imposibilitado tramitar ante la Anses para acceder a la respectiva pensión, al tiempo que tampoco pueden disponer del dinero ya depositado por la ART.

Las familias de las víctimas del Repunte hicieron pública esta delicada situación con el objetivo de ayudar a Silvia de la Hoz, viuda de Marcelo Islas, y para que se aceleren los expedientes judiciales en trámite.

“El día sábado 5 de septiembre tuvo que abandonar con tres de sus hijos más chicos la casa en la que vivió 21 años”, explicaron. “La razón es que hace 39 meses que está esperando la presunción de fallecimiento y así empezar a cobrar la pensión que le corresponde al juzgado Federal Nº10 Exp. Nº 26285/2018. Además está esperando que el juez del Exp.Nº FMP 39018/2017 la autorice a usar el dinero que depositó la ART Federación Patronal”, expresaron en los familiares del Repunte impulsando la visibilización de caso, circunstancias por las que también atraviesan otras familias.

“Actualmente, Silvia no tiene trabajo, debido a la pandemia, se encuentra viviendo con un familiar que la acogió en su hogar y es ayudada económicamente por sus hijas mayores”, describieron.

“Esta familia perdió su sostén, como tantas otras, y no deberían estar pasando por esta situación siendo que solo se necesita la presunción de fallecimiento. Esta es solo una historia de tantas familias que necesitan un papel para poder tener un sustento económico”, hicieron saber.

Desde el colectivo “Ningún Hundimiento Más” expresaron su solidaridad con Silvia de la Hoz y cuestionaron el accionar judicial. “Sus hijas más grandes ayudan con lo poco que ganan, Sil se quedó sin trabajo por la pandemia, y subsisten como pueden. Alguien tiene que escucharla”, reclamaron. “Alguien tiene que hacer algo. Esta familia perdió su sostén y encima tienen que pasar por todo esto”, reflexionaron.