28/09/2020
Ottulich: “Si paran la flota por la deuda del FAP habrá un caos social”

Cuestionó el reclamo del Gobierno de Chubut por la deuda de más de 200 millones de pesos de la flota amarilla de Rawson por el canon pesquero. Sostiene que los barcos no son los generadores de pasivo ambiental, y que el impuesto debe ser afrontado por las plantas. Duras críticas a la clase política.

Revista Puerto - Chubut - FAP - Jan Carlos Ottulich - 02
Por Nelson Saldivia

El Fondo Ambiental Provincial (FAP) sigue siendo una piedra en el zapato para las flotas fresqueras que operan sobre el langostino y desembarcan sus capturas en los puertos de Chubut. Hubo fallidas presentaciones judiciales que pedían la declaratoria de inconstitucionalidad, tampoco prosperó un proyecto de ley que propiciaba su eliminación, ergo la ley tiene plena vigencia y el Ministerio de Ambiente como agente recaudador sigue girando las intimaciones de pago y publica en el Boletín Oficial las certificaciones de deuda de cada uno de los barcos que no han pagado el canon.

El capitán Juan Carlos Ottulich, propietario del BP Bagual, reiteró su reclamo a la clase política de Chubut para que revean la instrumentación de lo que considera un “impuesto confiscatorio”, insistiendo en que los barcos no son los generadores del pasivo ambiental que procura remediar la ley, sino que los desechos son producidos por las plantas de procesamiento, a quienes estima debe ir dirigido el impuesto.

Deuda, intimaciones y reacción

“Culpa de esta situación venimos con permisos de pesca prorrogados, sin poder hacer la renovación porque todos arrastran la deuda del FAP, y no hay ‘libre deuda’ para hacer la renovación formal de los permisos. Sigo sosteniendo que este es un impuesto mal aplicado, no debe ser cobrado a los barcos sino a los que generan los residuos”, razonó el empresario chubutense en declaraciones a REVISTA PUERTO.

“Y ahora que el gobierno provincial sale a reclamar 200 millones, yo pregunto qué van a hacer si no pagamos. Si nos paran los barcos van a provocar un caos social, porque si la flota no puede arrancar la temporada de langostino, se para toda la cadena productiva, y las plantas quedan desabastecidas, la estiba sin trabajo”, advirtió.

“Bajar el gasto político”

Ottulich reclama una salida política a la situación y sostiene que es una deuda ilegítima que los barcos no deben abonar. “Si nos paran los barcos porque no pagamos, no habrá pescado en las plantas para trabajar. Es irracional que se mantenga este doble impuesto y la clase política de Chubut no haga nada para corregirlo. En vez de cobrar más impuestos deberían bajar el gasto político desmedido que hay en el Estado”, reprochó ante la extrema situación financiera que afronta la provincia. La semana pasada la administración de Mariano Arcioni elevó un informe al Gobierno nacional sobre el estado de sus cuentas y entre otros datos se menciona la deuda no cobrada por el canon pesquero.

Cámara en crisis

Por otra parte, el propietario del Bagual admitió que hay diferencias de abordaje de la situación en el seno de los empresarios del sector. “El tema del FAP fue uno de los detonantes para la desintegración de la Cámara de la Flota Amarilla porque no hubo una estrategia conjunta para defender nuestros intereses. Renuncie a la CAFACh y también se fueron los empresarios Roberto Valle, Ramos, hasta el abogado Salem, y otros más”, ventiló sobre las fricciones internas.

“Cuando debimos plantarnos y parar la flota, la CAFACh no quiso para apoyar al gobierno de Arcioni, para proteger al gobierno, y no tuvimos ningún resultado, fue una pésima estrategia y eso terminó debilitando a la cámara”, opinó.

Temporada en ciernes

“Ahora desde el Gobierno sale Touriñán a reclamarnos el pago de la deuda. Que no venga a vender pescado podrido, el Gobierno se había comprometido a sacar el FAP, y no cumplieron. La Provincia ahora tiene un terrible déficit y buscan cobrar más impuestos”, criticó con vehemencia el empresario comodorense.

“Insisto en que no hay que dar el brazo a torcer, y el gobierno debe sacar este impuesto a los barcos fresqueros. La ley me esta cobrado por algo que yo no hago, el pescado el barco lo entrega entero, y el desecho se produce en la planta; esto es lo que hay que corregir”, exigió.

Ante este escenario se prevé que en menos de un mes comience la temporada de langostino en aguas de Chubut “y qué van a hacer si no pagamos el FAP, me pregunto. ¿Nos van a parar los barcos, no nos va a renovar los permisos de pesca? Si paran los barcos, van a parar todas las plantas y va a ser un caos social”, alertó. “Gabriel Aguilar que ahora está al frente de la Secretaría de Pesca qué tiene para decir de esto”, planteó.

“Es un canon irracional”

No obstante, Juan Carlos Ottulich insiste en que la flota debe gestionar una salida al problema. “Este impuesto lo hicieron un grupo de diputados trasnochados para sacarnos plata porque la provincia no tiene como cubrir su déficit. Y ahora no saben ni como pagar los sueldos y salen a decir que debemos 200 millones”, refutó.

“Yo le pregunto al Gobierno de Chubut si va a parar toda la flota pesquera para cobrarnos este impuesto. Tenemos todos los impuestos al día, toda la gente en blanco, y lo único que se debe es el FAP que es un canon irracional y una aberración, y por eso, no nos quieren renovar los permisos de pesca”, reiteró entre sus fundamentos.

“Ha sido una vil mentira de los diputados decir que los barcos fresqueros somos los que provocamos los desperdicios de la pesca, y sobre ese fundamento falso aprobaron una ley, que el gobierno no lo ha corregido, y ahora les agarra el apuro en querer cobrarnos”, cuestionó. “Además, los jueces que dicen que está ley no es inconstitucional, que me expliquen si el barco genera los desechos. Los desechos lo generan las plantas, entonces, el impuesto está mal aplicado, y esto es lo que debe entenderse de una vez por todas”, concluyó.